Navalmoral de la Mata, a 18 de octubre de 2021.

La presentación, celebrada en Navalmoral de la Mata (Cáceres), ha destacado la importancia de implicar a los visitantes en la conservación de los restos

Acto de presentación del trabajo a los medios de comunicación y al público interesado, esta tarde en Navalmoral de la Mata.

Los técnicos de la Dirección General de Bellas Artes han detallado en el acto las intervenciones en la zona, centradas en mejorar la conservación del dolmen, recuperar vestigios arqueológicos y aumentar el conocimiento de la comarca de Campo Arañuelo

El Ministerio de Cultura y Deporte ha presentado hoy, en un acto abierto al público, las actuaciones de conservación y documentación llevadas a cabo en el embalse de Valdecañas (Cáceres) durante el pasado verano, con el objetivo de implicar a los visitantes en la conservación de los restos arqueológicos y concienciar sobre el papel de la ciudadanía en la salvaguarda del patrimonio.

En la presentación, los técnicos de la Dirección General de Bellas Artes han detallado los trabajos realizados en el Dolmen de Guadalperal, en la zona del valle de Los Santos-Alarza, El Roncadero y en el yacimiento de Agustóbriga (Talaverilla). Además, se ha puesto de manifiesto que la campaña, realizada en colaboración con la Junta de Extremadura, ha supuesto un ejemplo de cooperación entre administraciones y organismos, y de buenas prácticas en la protección y salvaguarda del patrimonio arqueológico.

Durante el acto, al que asistieron la subdirectora del Instituto de Patrimonio Cultural de España (IPCE), Ana Cabrera, y el director general de Bibliotecas, Archivos y Patrimonio Cultural de la Junta de Extremadura, Francisco Pérez Urbán, se comunicaron los diferentes trabajos de restauración y consolidación, traslado de elementos patrimoniales y prospecciones e intervenciones de carácter arqueológico que se llevaron a cabo en la zona entre junio y septiembre, aprovechando la bajada del nivel de las aguas del embalse.

Según explicaron los técnicos, en el caso del Dolmen de Guadalperal, la intervención se centró en tareas de conservación, para evitar la erosión del sustrato sobre el que se asientan los bloques de piedra (ortostatos). La afluencia masiva de público y las corrientes de agua del pantano son dos de los factores más dañinos para la estructura megalítica. Por eso, y para frenar su deterioro, se consolidó el subsuelo con áridos y gravilla de la zona y se colocó una malla para conseguir una mayor fijación.

Recuperación de bienes

Por otra parte, gracias a una prospección arqueológica, se han podido recuperar distintos bienes culturales en la zona: una inscripción romana en el yacimiento de Augustóbriga, que ha sido trasladada al Museo de Cáceres, igual que el hito con grabados recuperado de la zona de El Roncadero; y una de las pocas esculturas de verraco geminadas que se conocen en la Península Ibérica, localizada en la zona de Arroyo del Hocico. La pieza ha sido trasladada a la sede del IPCE para su estudio en profundidad.

Asimismo, las distintas actuaciones han permitido documentar estructuras relacionadas con la producción del aceite en la época tardoantigua en el valle de Los Santos-Alarza o el trazado original de la ciudad romana de Agustóbriga. Todo ello contribuirá, según los expertos, a ampliar el conocimiento sobre la comarca extremeña de Campo Arañuelo.