Irene de Miguel: “A Podemos no le temblarán las piernas para sancionar a las grandes distribuidoras que vendan a pérdidas”

  • La candidata de la formación, Irene de Miguel, asegura que la Junta no está sancionando a las grandes cadenas de distribución que están vendiendo a pérdidas y que están arruinando al sector primario extremeño
  • De Miguel afirma que Vara “no está comprometido con los agricultores sino con las grandes empresas distribuidoras”

La candidata de Podemos Extremadura a la Junta, Irene de Miguel, ha afirmado este miércoles que el gobierno de Fernández Vara no está haciendo nada para garantizar los precios dignos para el campo. De Miguel ha realizado estas manifestaciones después de mantener un encuentro con agricultores de la comarca de las Vegas Bajas, en el que le han trasladado que su principal problema es el precio que reciben por sus productos.

Irene de Miguel asegura que Vara no ha puesto ninguna sanción por la venta a pérdidas, es decir, por la venta por debajo del coste de producción, a pesar de que tiene competencias para ello. “Esto demuestra que no tiene ningún tipo de compromiso con los agricultores -ha dicho-, sino con las grandes empresas distribuidoras”. La también presidenta del Grupo Parlamentario ha añadido que son, en gran medida, estas grandes distribuidoras las responsables de “la ruina que está sufriendo el campo extremeño”.

Según De Miguel, la Junta de Extremadura solo ha impuesto una sanción por la venta a pérdidas durante esta legislatura, a pesar de que la Agencia de Información y Control Agroalimentario ha trasladado a la Administración regional numerosas denuncias por este tipo de prácticas.  “A nosotros -ha añadido– no nos van a temblar las piernas para imponer las sanciones necesarias para garantizar que los agricultores perciban precios justos por sus productos”.

La cabeza de lista de Podemos en las próximas elecciones ha avanzado además que “Podemos defiende una agricultura con agricultores”, y eso pasa, según De Miguel, por rentabilizar las explotaciones agrarias, garantizar unos precios dignos, ahorrar en los insumos agrícolas, optimizar los canales de distribución, etc. “En definitiva, lo que planteamos es que la actividad agrícola sea un sector rentable y sea una actividad de futuro”.