El presidente de la Junta aboga por un modelo educativo incluyente e inclusivo

El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha abogado por un modelo educativo incluyente e inclusivo y que los escolares puedan ser educados en los centros extremeños independientemente de sus capacidades, coincidiendo con el lema de este año para conmemorar este día “por una educación inclusiva”, pues en una sociedad hay que mirar, además de las cifras macroeconómicas, las cifras de igualdad.

 

 

Fernández Vara ha efectuado estas declaraciones en el acto con motivo del XX Día Mundial de la Salud Mental, que se ha celebrado este miércoles en el Teatro López de Ayala de Badajoz, organizado por FEAFES y al que ha asistido también el consejero de Sanidad y Políticas Sociales, José María Vergeles.

El presidente ha puesto en valor el trabajo de la asociación organizadora y ha realizado un recorrido por las diferentes medidas puestas en marcha en la región en materia de salud mental, proceso que se inició en el año 1995 cuando nació el primer programa de salud mental de Extremadura.

Además, ha añadido que “en ese momento no sabíamos muy bien qué hacer pero lo que sí sabíamos era lo que no había que hacer”, en referencia al cierre de hospitales psiquiátricos sin que hubiera una alternativa que se había dado en otras regiones de España.

Ha matizado que queda “camino por recorrer” y ha subrayado la importancia que los movimientos asociativos tienen puesto que se trata de un elemento de unión y de reivindicación, ante lo cual “prefiero las reivindicaciones y no las palmas”, ha aseverado.

Fernández Vara ha afirmado que la sanidad necesita más dinero ya que si “queremos tener una sanidad de primera, no podemos hacerlo con un presupuesto de segunda” y de esta manera “poder dar respuesta a las demandas que la sociedad tiene”.

Por último, el jefe del Ejecutivo regional ha reivindicado la importancia que tienen las familias en los pacientes con salud mental, calificándolos como “insustituibles”, ya que, además de la solución terapéutica que pone un médico, tiene que haber alguien que haga el seguimiento y eso, en la gran mayoría de las situaciones, “lo hace un padre, un hijo o un hermano”; en resumen, “es realizado por parte de la familia”.

 

Pincha y conoce el programa

 

Galería de imágenes