La tradición cuenta que en 1450 la Virgen del Castañar se les apareció a dos vecinos de La Garganta para curar a sus familias de la grave peste que en aquellos años hacía mella entre los vecinos.

 

La romería de “Los Paporros” es uno de los de convivencia más antiguos de Extremadura, los inicios de este acto se remonta al año 1450 cuando la Virgen del Castañar se les apareció a dos pastores de la población cacereña de La Garganta.
Los vecinos de esta población cacereña, con motivo de sus fiestas patronales, se acercarán a Béjar en su ‘Romería de los Paporros’. Una peregrinación que lleva a cientos de personas al Santuario de la Virgen del Castañar en Béjar (Salamanca), una tradición que cuenta con más de 550 años de antigüedad.

 

Pinche aquí para saber más.


Por la mañana, y como manda la tradición a las doce de la mañana, fueron recibidos, en la curva de la Herradura, por los paporros,  el alcalde de Béjar, Alejo Riñones Rico, los concejales y concejalas junto a el Cura y Abad del monasterio.
Gran parte de los participantes llegados de La Garganta, fueron a lomos de sus caballos.
Seguidamente se procedía al tradicional cambio de varas entre los alcaldes bejarano y paporro. Una vez realizado el traspaso de poderes se encaminan al templo donde se celebró la misa en honor a la Patrona de ambas localidades.
La tradición cuenta que, en el siglo XV, dos pastores y sus familiares estaban enfermos de peste. La Virgen se les apareció y les curó. Desde entonces, este pueblo honra a la Virgen por el milagro.
Tras los actos religiosos ambas comunidades de vecinos se reunieron a comer las típicas calderetas de cabrito, la leche frita y algunas que otras viandas, todas preparadas para esta gran ocasión.