“España es un ejemplo de como se puede

ejercer la libertad de expresión”

 

Jorge RIVERA GARCÍA █ DIRECTOR ADJUNTO DE INFORMACIÓN DEL DIARIO EL PAÍS

Jorge Rivera García, director adjunto de Información, del Diario El País.

 

Por: Marciano Martín Castellano, Sandra Martín Martín y Pepe Blanco Blázquez  ■ Sede del diario EL PAÍS   –   MADRID

“Los periódicos siguen teniendo un poder y una capacidad de influencia en la sociedad muy notable, es verdad que ahora está compartida con otras nuevas formas de expresión de la gente”

“El País siempre ha defendido los principios democráticos, la libertad de expresión y las libertades desde todos los puntos de vista, nuestras informaciones siguen siendo bastante notables”

Jorge Rivera García es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense. Inició su carrera profesional en 1986 con un contrato de prácticas en el periódico Cinco Días, del que ha sido director durante más de diez años. En este periódico también desarrolló su primer trabajo como redactor de plantilla. Posteriormente formó parte del equipo fundador de La Gaceta de los Negocios y, tras pasar por el diario El Sol, se incorporó como redactor a la sección de Economía de El País. En noviembre de 2000 se incorporó a Cinco Días para responsabilizarse de las páginas de Empresas y fue nombrado subdirector en 2003. En junio de 2005 se hizo cargo de la dirección del periódico. Desde hace un año es director adjunto de Informaciones del diario El País.

Pincha aquí para saber más…

–¿Tienen los periódicos actuales el mismo poder que tenían hace unos años?
— Yo creo que los periódicos siguen teniendo un poder y una capacidad de influencia en la sociedad muy notable, es verdad que ahora está compartido con otras nuevas formas de expresión de la gente, es decir, redes sociales y demás, pero yo creo que la influencia de los grandes periódicos entre los que evidentemente se encuentra El País sigue siendo bastante notable y eso se sigue notando día a día cuando hacemos una editorial o una información exclusiva, la repercusión que tienen nuestros artículos sigue siendo bastante notable.

–¿Cree usted que hay suficiente pluralismo en la prensa española en estos momentos?
— Yo creo que sí. Si me permites, me gustaría hablar de lo que es el conjunto de la comunicación. Yo creo que hay bastante pluralismo, date cuenta que hemos pasado de tener menos cabeceras tradicionales de las que había hace unos años, pero se han ampliado muchísimo el espectro con las cabeceras digitales, y sobre todo además del pluralismo hay una gran libertad, cosa que a lo mejor en otros tiempos no había y que en otros países no lo hay tanto, pero yo creo que ahora mismo, España es un ejemplo de cómo se puede ejercer la libertad de expresión. Es verdad que eso a veces provoca una serie de excesos que evidentemente habría que corregir, pero que también son consecuencia lógica de esta nueva apertura de la información y de la opinión a todo el mundo, pero yo creo que sí hay pluralismo de opiniones y sobre todo libertad de expresión.

–Le voy a hacer una pregunta comprometida, ¿Cuál es la ideología que defiende El País?
— El País siempre ha tenido, desde su momento fundacional, una idea clara de respetar, valorar y defender la democracia desde unos principios de libertad absoluta, son los principios fundacionales de El País, los que hemos mantenido siempre, los que mantenemos ahora y los que vamos a mantener para siempre en la vida de El País.

–El lector dice que el periódico es socialdemocrata, ¿Qué me dice?
— Yo no estoy muy de acuerdo con eso, yo creo que siempre hemos defendido los principios democráticos, la libertad de expresión, y la libertad en todos los puntos de vista. Si eso la gente lo interpreta como más a la izquierda o más a la derecha, a lo mejor lo que sí ha cambiado son los polos de lo que representa la izquierda y lo que representa la derecha. A lo mejor el tema es que el conjunto de la sociedad, en un momento determinado ha identificado una serie de valores con una cosa y ahora la está identificando con la otra. Lo que si me gustaría preguntar a la gente es ¿qué es la izquierda y qué es la derecha?. Eso ha evolucionado o ha cambiado muchísimo a lo largo de los últimos años. Hace unos años, ser de izquierdas era defender la libre enseñanza, el sistema universal de sanidad, el sistema universal de pensiones, etc… Ahora esos valores, ¿son de izquierdas?, ¿son de derechas?, están tan asumidos por la sociedad que parece que no son valores ya… También ha variado muchísimo lo que se considera que es derecha o izquierda, lo que sí sigue firme es la defensa de la democracia que es el punto central de la ideología de El País.

Sandra Martín, Jorge Rivera, Pepe Blanco y Marciano Martín, tras la entrevista al director adjunto del diario El País, en Madrid.

“La información tiene que ser creíble y contrastada”

–¿Cuál es el trabajo del director de información de El País?
— Yo soy el director adjunto responsable de información… Pues hacer la mejor y más profunda información que sea posible en todos los ámbitos, desde la información internacional, donde estamos teniendo un ejemplo muy claro con el terremoto de México, que además nos ha afectado directamente porque nuestra redacción en México ha tenido que cerrar porque se ha visto afectada, y nuestros periodistas están en casas particulares haciendo su trabajo fantásticamente. Nosotros queremos dar la mejor y la mayor información en todos los ámbitos que haya: internacional, nacional, cultura, deportes, …

–La crisis actual que hemos pasado, según nos comenta nuestro amigo, el economista José Carlos Díez, ¿ha afectado mucho a la redacción, a la plantilla?
— Sí, hemos acometido varios ajustes de plantilla, que a la vez se ha convertido en una renovación de talento. Aquí lo que está sucediendo son dos cosas en paralelo, está la reacción ante de la crisis económica y la reacción ante el nuevo modelo al que se enfrentan los medios de comunicación. Hace unos años había solamente una salida en papel de la cabecera de El País, ahora tenemos múltiples salidas, tenemos la salida en papel, la digital, toda nuestra puesta en video, teniendo un montón de apuestas que son multidisciplinares, y eso tiene que ver con un cambio en el funcionamiento y también del perfil de los periodistas que trabajan en El País, unos se están acomodando y otros son perfiles totalmente nuevos. Por ejemplo, hace unos años no teníamos responsables de redes sociales, o responsables de métrica, todas esas personas que antes no existían ahora están ya incorporadas a El País. La crisis sí ha afectado a la estructura laboral del periódico, pero cuando te pones a analizarla, no solo es la crisis, sino también las nuevas necesidades lo que han hecho que la plantilla de El País sea bastante distinta a la que había hace siete o diez años.

–¿Ha sido difícil todos estos cambios con la crisis y se puede sacar algo bueno?
— Sí, han sido complicados, pero insisto, hay dos crisis, la económica y la crisis de modelo. La económica la vas campeando como puedes, pero la crisis de modelo es la importante, de pasar de ser solo una publicación de papel, a ser una publicación prioritariamente digital con otras salidas, cambia absolutamente el escenario, y eso evidentemente es complicado y está siendo duro, estamos sacando muchas lecciones, pero sobre todo una, y es que no somos los únicos, lo que nos está pasando a nosotros como medio de comunicación, como sector, como negocio, como colectivo, está pasando exactamente igual en todas las actividades sociales y económicas. Por ejemplo, la banca, la banca no es la misma que hay ahora, por diversos factores, mala gestión en algunos casos, pero otros por acondicionamiento a las nuevas necesidades del entorno. Allá donde pones un poco la vista ves que se ha producido una transformación absolutamente radical que todos estamos intentando afrontar con mayor o menor éxito, y que es el gran reto que tenemos hacia adelante, porque ni mucho menos estamos adaptados al nuevo mundo digital.
–¿Qué es lo que exigen a los redactores hoy en día?
— Siempre exigimos una cosa, que es la básica, buena información, que sea creíble y contrastada. El medio de comunicación que tenga eso, y nosotros lo tenemos, sobrevivirá siempre, porque la buena información es una materia prima imprescindible para el funcionamiento de la sociedad, y la buena información te la va a reclamar siempre la sociedad, si tú tienes eso tendrás el éxito asegurado.

–¿Cuáles son los principios éticos de un redactor?
— Sí, hacer una información creíble, contrastada, hablar con todas las fuentes, es decir, lo que es el periodismo puro y tradicional.

–¿Tiene algún tipo de indicaciones de la cúpula de el grupo a la hora de redactar las editoriales o los titulares de las portadas?
— La verdad es que El País es un periódico absolutamente independiente en eso, hay un comité editorial que es el que decide tanto los editoriales que se hacen cada día como la línea editorial, y es el director el que tiene la libertad absoluta para hacerlo. De hecho, veras que a veces hay planteamientos distintos entre distintos medios del grupo, pues a veces hay enfoques distintos. Lo cual es una de las máximas que tenemos dentro del grupo es que cada director de cada medio es el responsable de su línea editorial y de su información.

–Ve a El País dentro de dos, tres, cuatro o diez años en papel, o ya nos vamos metiendo más en el tema de las nuevas tecnologías…
— Mira, poner fechas a esto es complicadísimo. Yo, de verdad, sigo viéndolo durante muchísimo tiempo en papel, con mayor peso digital, pero que el papel seguirá subsistiendo bastante tiempo estoy absolutamente convencido.

Pincha aquí para saber más…

–Tenemos una lucha muy clara todos los que vivimos en el mundo de la comunicación, que es Internet, la noticia llega hoy en día muy rápida, pero no es lo mismo que la ponga una persona en Internet a que la redacte un periodista, que la contrastamos y llamamos al protagonista…
— Lo mismo que tú, y lo mismo que te decía antes. Para nosotros un criterio básico es que toda la información que pase por cualquiera de nuestros canales de distribución sea creíble, y yo se lo digo mucho a mis redactores, antes de lanzar una alerta, antes de lanzar una información, confirmémosla, es importante ser los primeros en este mundo digital, ser ágiles, mandar una alerta en primer lugar o muy rápidamente, pero la instrucción que tienen desde la dirección del periódico es, sino esta contrastada no me importa que otro la de antes. Es decir, prefiero llegar el segundo o el tercero, a llegar el primero con una información errónea o no completa.

–¿La línea que marcan en el periódico papel es la misma que marcan en el resto de digitales y plataformas?
— Si, la misma.

–¿Ha sido muy complicado adaptarse?
— Es muy complicado, porque date cuenta que adaptarse al medio digital no solo significa que tienes ahí un canal nuevo que se llama Internet, y que metes información sin más. Hay que acercarse al público de otra manera, los periodistas tienen que cambiar desde sus hábitos de vida hasta sus hábitos profesionales… Te voy a poner un ejemplo muy sencillo: antes la reunión más importante del periódico se hacía alrededor de las seis de la tarde, que era la reunión en la que decidíamos la portada del día siguiente. Ahora la reunión más importante la hacemos a las nueve de la mañana, que es en la que definimos como vamos a hacer el seguimiento de la información durante todo el día, primero con la salida digital que es la prioritaria, y luego es verdad que a media tarde tenemos una reunión específica para montar la portada, pero ya no es la reunión más importante del periódico, la reunión más importante es la de las nueve de la mañana.

–¿Cuánto tiempo dedica a la dirección de El País papel y a la dirección de El País digital?
— Es que no hay una parte de papel y una parte de digital, lo que dedicamos es a dirigir la información, y a raíz de la información vamos valorando y vamos calibrando si esto tiene una salida digital, que tipo de desarrollo tiene, si luego acaba en el papel o no, digamos que a las nueve de la mañana ponemos en marcha todo el proceso, empiezan a elaborarse todos los artículos y vamos poniendo sobre la marcha con que temas vamos apostando en cada momento. Evidentemente, a una determinada hora de la tarde nos volcamos un poco más en la edición de papel porque se acerca el cierre, pero no hay unas horas determinadas solo para digital o solo para papel, están mezcladas.

–¿Qué opinas de las tertulias que ahora están muy de moda en la televisión?
— Bueno, pues hay como todo, hay mejores, hay peores, unas más superficiales y otras menos superficiales.

–Parece ser ahora como otro mercado que ha salido nuevo…
— Sí, lo que hablábamos antes de la pluralidad de medios, esa es otra forma de expresar, de hacer periodismo, de hacer comentarios o de informar a la gente.

–Parece que muchas veces hay tertulianos que van exclusivamente a preparar el sarao en el plató para coger audiencia…
— Bueno, cada uno es muy libre… Yo suelo participar de vez en cuando en alguna tertulia, pero digamos que mi función es más estar en las tripas del periódico.

–De todos modos, ustedes mandáis mucho personal a las tertulias, sobre todo me refiero en televisión.
— De televisión, en las tertulias de carácter político en 24 horas, en Antena 3 estamos en alguna. Tenemos en varios medios, en la Ser tenemos bastante presencia, en Onda Cero también tenemos gente, en Radio Nacional en 24 horas, bueno estamos presentes, pero digamos que nuestra función principal es hacer el periódico día a día.

–¿Cuál tiene más nivel, el periodismo puro y duro como lo conocemos o el periodismo de tertulia?
— Bueno para gustos hay colores.

–¿Os ha marcado mucho aquella famosa editorial tan fuerte que hicisteis con Pedro Sánchez, que desde mi punto de vista pusisteis el dedo en la llaga?
— Buenos, estamos igual que estamos ahora con el tema catalán con unos editoriales bastante claros, nosotros tenemos unos principios y unas ideas que defendemos por encima de personas y de instituciones y de lo que sea. Nosotros estábamos convencidos de que en ese momento teníamos que decir lo que dijimos porque era lo mejor para el desarrollo de la sociedad y de la democracia, y lo dijimos igual que lo estamos diciendo ahora. Que nos ha causado tensiones, pues evidentemente, como nos causa tensiones cualquier editorial polémico con cualquier otra formación política, persona, …

–Están saliendo todos los años, entre 5000 y 6000 licenciados en periodismo, y cada vez digamos que hay menos medios de comunicación, el sector sigue estando mal…, ¿cómo lo ve el futuro?
— Pues digamos que va a estar durante algunos años bastante complicado que el sector sea generador de empleo de forma masiva, porque el problema está en que no se ha encontrado todavía el modelo negocio, como rentabilizar la apuesta digital que tenemos todos. Está empezando a haber algún repunte de la publicidad, que esto se pueda aprovechar, que se sanee ahí las cuentas de los periódicos y que eso nos vuelva a poner otra vez en posición de generadores de empleo. De todas formas, yo siempre que hablo con gente, con los amigos, con hijos de amigos, o gente próxima en la universidad, les digo siempre lo mismo, estudiar siempre lo que queráis, no estudies con vistas a una salida profesional, estudiar lo que creáis que estáis bien dotados para ello.

–¿Qué futuro les espera a mis hijos, nietos?
— Lo que os decía antes, la gente que está preparada tendrá su futuro siempre, aquí o en Corea del Sur, o en Alemania o en México. Tú como persona que quieres a tu hija, sobrina o a tu entorno, lo que tienes que desearle es lo mejor, y si lo mejor para ellos está en Corea del Sur, que se marche a Corea del Sur.

— ¿Entonces eliminamos las fronteras del mundo?
— El conocimiento ya no tiene fronteras, es que Internet, que es donde nos manejamos ahora no tiene fronteras. Que sería lo mejor que esas personas que se han desarrollado aquí estuvieran aquí con su entorno y familia, pero a lo mejor para su desarrollo es mejor que este en Corea que aquí, aunque le falte el cariño y el entorno familiar, pero de Corea a aquí cuanto se tarda… La persona, si tú la quieres, tienes que dejarla que se desarrolle donde quiera y donde pueda. Fíjate, tiene dos masters y cinco idiomas, ¿por qué quieres que se quede en Béjar?, déjala que vuele libremente, a lo mejor donde es realmente feliz es en Bruselas, pudiendo ejercitar los cinco idiomas y los dos masters, y siendo más útil en la sociedad en un sitio en donde tiene más capacidad para influir. Que le falta eso, bueno a lo mejor lo bueno que tiene es que tiene la capacidad de elegir de irse a Bélgica, a Corea del Sur, a Alemania o de quedarse en Cáceres.

— Todos los países del Norte de Europa están mejor que nosotros porque se gastan más dinero en educación, ¿Por qué aquí no nos gastamos más dinero en educación?
— En la Educación estoy de acuerdo contigo. Es la raíz de todo, un plan de educación, en el que hay un consenso de verdad, un pacto de estado de verdad, que hay una serie de materias que todos conozcamos. Lo que no entiendo es que haya sitios en los que se enseñe prioritariamente cual es el afluente del rio que pasa cerca del lugar donde viven, y no seamos capaces de enseñarles donde está el Danubio, el Rin, o el Yang-Tsé Kian, es absurdo, teniendo en cuenta que además se pueden aprender las dos cosas. Con una buena educación, sólida además, nos evitaríamos muchos problemas.

Jorge Rivera contestando a las preguntas del equipo de La Aldaba.

— Tiene algo más que contar...
— Solamente quiero resaltar la labor que estáis haciendo desde vuestra publicación.