nullNo se sabe de dónde procede la tradición, pero los ancianos de Piornal (Cáceres) suelen contar que Jarramplas era un ladrón de ganado del que un día se vengaron todos los vecinos del municipio lanzando contra él montones de verduras. Pero hay quien dice que esta festividad deriva de la mitología y el castigo que infligió Hércules a Caco, mientras que otros vecinos defienden que el Jarramplas fue traído de las tradiciones de los indios en América. Lo que nadie tiene dudas, es que es una de las fiestas más míticas de Extremadura

Todos los años, los días 19 y 20 de enero, por la festividad de San Sebastián, el pueblo cacereño de Piornal celebra la fiesta de Jarramplas. Una fiesta que está catalogada por el Estado como Fiesta de Interés Turístico Nacional, desde 2015.
Un hombre vestido de demonio con un traje repleto de cintas multicolores y que esconde su cara tras una máscara cónica de enorme nariz, cuernos y crines de caballo, recorre las calles del pueblo más alto del Valle del Jerte y de Extremadura (se alza a 1175 metros de altitud, sobre el altiplano de la Sierra de Tormantos, en las estribaciones de la Sierra de Gredos.
Su altitud media es de 1.200 metros sobre el nivel del mar, la más elevada del valle) tocando un tamboril que días antes ha confeccionado él, mientras los vecinos y curiosos de Piornal le acribillan a golpes, lanzándole nabos a modo de castigo.
No se sabe de dónde procede la tradición, pero los ancianos de Piornal suelen contar que Jarramplas era un ladrón de ganado del que un día se vengaron todos los habitantes del pueblo lanzando contra él montones de verduras.


Pero hay quien dice que esta festividad deriva de la mitología y el castigo que infligió Hércules a Caco, mientras que otros vecinos defienden que el Jarramplas fue traído de las tradiciones de los indios en América. Sus origenes son todavia confusos.
De la era cristiana se desprende la creencia de que Jarramplas sería San Sebastián, un guerrero cristiano al que sus propios compañeros despreciaban por haberse convertido en espía y andar siempre rodeado de infieles. La historia termina con la muerte del santo.
Este año lo encarnó los piornalejos Miguel Moreno Iglesias (padre) y Adrián Moreno Serrano (hijo), que con 19 años es la persona que ha encarnado a Jarramplas más joven de la historia documentada , sus mayordomos son Ángel Sánchez Calle, José Luis Serrano y Simeón Fernández.
Sea como fuere, Jarramplas sale cada año a las calles de Piornal hasta que el cuerpo no le da para más. Sólo entonces acabará la fiesta, “lo importente es aguantar y soportar los golpes y hacer disfrutar a los vecinos y turistas de esta ya gran fiesta”, afirma Miguel Morano (padre) al quitarse la mascara tras dar por finalizados unos pequeños entrenamientos para conocimiento de La Aldaba.
Uno de los puntos álgidos de la fiesta, además de la primera salida de Jarramplas, en la que le llueve la mayor cantidad de nabos, la llegada de este personaje ante la cruz la madrugada del 19 al 20 de enero. Jarramplas se arrodilla y golpea su tambor mientras suenan las 12 campanadas de la torre del reloj. Entonces, como si surgieran de la oscuridad de la noche, empiezan a sonar las alborás, y más tarde las rondas… Y la procesión comienza, dice Miguel Moreno.

Escanea el código y conoce más del Museo

Una de las múltiples coplas dice: “Salga usted Jarramplas no tenga miedo, que cuando salga todos corremos”


Y así hasta el día siguiente, en que tras “el regocijo” y la Misa Mayor, la fiesta llegó a su fin con una invitación a comer migas en casa de los mayordomos. El acompañamiento -chorizos, quesos, vino…- se saca de los productos ofrecidos por los amigos de Jarramplas y de los mayordomos en las peticiones de ofrendas para el santo que se han ido realizando.
Es por este motivo que los padres apuntan a sus hijos desde que son pequeños, para que puedan ser Jarramplas unos años después. La lista de espera para ser Jarramplas oscila alrededor de unos 23 años, por ejemplo en la actualidad, se conocen ya los nombres de quienes serán los próximos Jarramplas hasta 2041. Ese año lo encarnará Iván Prieto Iglesias y sus mayordomos.
En 2019 los protagonistas son un padre y su hijo de 19 años, Miguel Moreno Iglesias y
Adrián Moreno Serrano. Para 2020 los Jarramplas serán Luis Miguel Serrano Calle y Juan Carlos Fernández Sánchez, que los acompañarán los mayordomos Elisabeth Serrano Calle y Tamara Fernández Calle. Y así hasta 2041.
Pero para conocer la historia de primera mano, lo mejor es vivirla, arrodillarse frente a San Sebastián, degustar las exquisitas migas de la región, lanzarle nabos al ladrón, cantar las alborás… sólo así sabrás cómo se siente un piornalego en el día de su fiesta grande, explica Adrían Moreno Serrano, la persona más joven que ha encarnado a Jarramplas en la historia documentada.

EL LIBRO DE JARRAMPLAS
El Libro de Jarramplas, que se encuentra en el Ayuntamiento de Piornal, recoge la “Lista de Jarramplas y Mayordomos de las ediciones pasadas y venideras, así como los presentes Estatutos de Jarramplas.