La pasada semana el INE publicó los datos de actividad industrial y de servicios. Son ventas totales y para compararlos con el PIB hay que restar los bienes intermedios usados para producir esas ventas. Pero aún así, son dos indicadores sintéticos de coyuntura muy relevantes. Las ventas industriales en mayo crecieron con fuerza y anticipan un fuerte crecimiento de este sector en el PIB del 2tr17. El mayor crecimiento es en bienes de equipo, lo cual anticipa que el ciclo de inversión en España y, sobre todo en Europa, donde se concentra la mayor de nuestras ventas por exportación se está acelerando. Detrás de un ciclo de inversión viene un ciclo de empleo y de consumo privado.
El sector servicios, eliminando efecto estacional, estuvo casi estancado en mayo. Pero venía de un dato de abril muy intenso. En promedio de los tres últimos meses crece a tasas del 5% anualizado. En el 1tr17 el crecimiento fue mucho más intenso. Por lo tanto, el sector que explica dos tercios del PIB da señales de desaceleración, aunque sigue creciendo a tasas elevadas.
Las ventas de viviendas en mayo aumentaron un 10% anual, versus un promedio en lo que va de año del 20%. Por lo tanto, también dan señal de moderación. No obstante, hay un cambio significativo en la composición. Las ventas de viviendas nuevas que continuaban cayendo crecieron un 12% anual. La causa debe ser que el stock de viviendas disponible para la venta en determinadas ciudades con presión de demanda comienza a agotarse. La escasez provoca subida de precios y eso activa que los promotores comiencen a construir nuevas viviendas. La restricción de crédito para los promotores sigue siendo intensa y las casas se venden sobre plano. Por lo tanto, esto anticipa que la construcción de viviendas en el segundo semestre y en 2018 será mayor. Esto ayuda a explicar que el empleo en la construcción en junio creciera un 9% según las afiliaciones a la Seguridad Social.
Aún estamos lejos de niveles de burbuja pero, como anticipó Mario Draghi, la compra de deuda aumentaría el empleo y sacaría a la Eurozona del riesgo de deflación, pero generaría inflación de activos. En varias comunidades donde cae la población, los precios de la vivienda siguen estancados o disminuyendo. Mayor problema hay en los precios de alquiler. Los salarios precarios de jóvenes y la restricción de crédito ha aumentado la demanda de alquiler, en muchas ocasiones en pisos compartidos. El alquiler turístico en el centro de las grandes ciudades es más rentable, crece con fuerza y reduce la oferta de pisos en alquiler convencional. Y al haber más escasez, los precios de los alquileres crecen con mucha intensidad. Los salarios no crecen y, por lo tanto, la accesibilidad a la vivienda de nuestros jóvenes vuelve a ser un problema social.
El IGAE publicó sus datos de ejecución presupuestaria de mayo. En lo que va de año, los ingresos crecen por encima de lo previsto, algo que no sucedía desde que Rajoy llegó a la Moncloa ya que siempre había inflado artificialmente los ingresos previstos para maquillar la previsión de déficit. En los gastos destaca el desplome de la inversión pública del ministerio de Fomento, que vuelve a caer un 35% por segundo año consecutivo. Entre enero y mayo de 2011 la inversión fue de 1.800 mill. En los mismos meses de 2017 ha sido de 500 mill. O sea, Rajoy ha recortado la inversión pública desde 2011 un 70% y en I+D+i un 50%. Esto contribuye a la precariedad de los empleos creados. Siempre que gobierna el PP, la productividad se estanca y no es por casualidad. Como nos enseñó Einstein “Dios no juega a los dados con la naturaleza”
Eurostat publicó datos de comercio exterior europeo en mayo. Las exportaciones, eliminando el efecto estacional, están prácticamente estancadas desde diciembre, después de un fuerte crecimiento en el segundo semestre de 2016. Por eso las tasas interanuales crecen con fuerza pero realmente el comercio ha vuelto a frenar su intensidad. No obstante, la producción industrial creció con fuerza en mayo, lo cual anticipa un mayor crecimiento de las exportaciones en el 3tr17. Especialmente en bienes de equipo, igual que sucede en España.
Destaca el crecimiento de exportaciones de Portugal y Grecia, próximo al 25% en ambos casos liderado por ventas fuera de la UE. El principal problema de ambas economías era su escasa competitividad lo cual les limitaba su potencial de crecimiento dentro del euro. Por lo tanto, este crecimiento es la mejor noticia que podía llegar de ambas economías, aunque debe continuar durante un tiempo prolongado para reducir su elevada deuda externa, su principal vulnerabilidad, que les hace muy dependientes de las condiciones en los mercados financieros internacionales. Entre los cuatro grandes países, España lidera el crecimiento con un 11% anual entre enero y mayo.

* Es economista de Macroeconomía en la Universidad de Alcalá, donde actualmente trabaja como profesor e investigador. Fue también economista Jefe de la sociedad de valores Intermoney. Es tertuliano en numerosos medios de comunicación como las emisoras de radio Onda Cero y Cadena SER o la cadena de televisión laSexta, y es columnista en el diario El País. Ha publicado dos libros “Hay vida después de la crisis” y “La economía no da la felicidad: pero ayuda a conseguirla”. http://www.jcdiez.com