Ante el cierre de 30 oficinas de Liberbank, la presidenta de la Diputación cree que se debería pedir una responsabilidad social a las empresas

Rosario Cordero: “Si siguen quitando servicios a los ciudadanos que viven en nuestros pueblos, nos ponen muy difícil vencer en la lucha contra el despoblamiento”

La presidenta de la Diputación de Cáceres, Rosario Cordero, se ha lamentado del anuncio del cierre en la provincia de Cáceres de más de 30 oficinas de Liberbank, que viene a sumarse a la clausura anterior de oficinas de otras entidades bancarias. “Es un servicio más que se quita a los ciudadanos y ciudadanas que viven en nuestros pueblos, en nuestro medio rural, de este modo cada vez pone más difícil poder vencer en esa batalla en la que la Diputación de Cáceres está dando todo, que es la batalla contra el despoblamiento”.

            Cordero apunta que el cierre de estas sucursales significa que los vecinos tengan que trasladarse a otras localidades para tener ese servicio, “y no olvidemos que muchos de nuestros pueblos cuentan con una población envejecida y en condiciones que dificultan aún más poder trasladarse”.

            A su juicio, “sería necesario exigir a las empresas también que cumplan con una responsabilidad social, debe haber una lucha social de las empresas y sumarse a los esfuerzos que entre todos estamos haciendo para no despoblar nuestro medio rural”.