Afirmaba Václav Havel en El poder de los sin poder que “la vida en la verdad es un explosivo e incalculable poder político” y reiteraba que “la vida en la verdad no tiene solo una dimensión existencial, no ética o moral, sino que también tiene una evidente dimensión política”.
Aunque la verdad, para muchos filósofos, es una entelequia, es distinto en el razonamiento científico. Es cierto que la ciencia es un conocimiento empírico y, por tanto, siempre ha utilizado el ensayo, la demostración, la observación y la verificación y aún así no ha podido despejar dudas sobre las teorías, pero esas dudas deben ser razonables porque es imposible rechazar una teoría con dudas infundadas. Lo mismo ocurre en los posicionamientos políticos.
La insensatez es la que ha puesto en práctica el alcalde del PP de Casares de las Hurdes con la celebración del Carnaval Hurdano, es una verdad incuestionable que el Carnaval Hurdano debe celebrarse todos los años el sábado de carnaval, pero por intereses, que vienen contundentemente explicados en la petición de change.org, ha preferido celebrarlo en San Blas el 3 de febrero.
Es una constante en los políticos del PP poner en duda hechos incuestionables, con el único objetivo de engañar a la ciudadanía, para conseguir rédito electoral. Los numerosos casos de corrupción y cuestionadas e investigadas conductas como las del alcalde de Almendralejo o el de Casas del Monte lo evidencian a diario.
Lo mismo que en su justificación para votar en contra de los presupuestos de la Junta de Extremadura para 2018, unos presupuestos que aumentan el gasto en educación, sanidad y dependencia, que van a consolidar las políticas sociales y el bienestar de las extremeñas y extremeños tras sufrir los recortes, con cierre de urgencias y supresión de rutas escolares, que llevó a cabo el PP en la pasada legislatura.
Un PP que se ha quedado solo en la Asamblea, que ha dado un giro a la derecha fruto de su pánico electoral y su incapacidad para reconocer las mentiras de su gestión, sus errores y su complicidad continua con el gobierno de Rajoy, que sigue maltratando a Extremadura, olvidando nuestras demandas, al igual que olvidó ayudar a los pueblos de la Sierra de Gata tras los incendios de agosto de 2015.
El Budismo tiene como símbolo el famoso árbol Bodhi (Ficus religiosa) bajo el cual alcanzó Buda la Iluminación, que representa la meditación y la verdad. Puede que el PP necesite más de 40 días de meditación para aclarar, tanto el alcalde de Casares de las Hurdes como el PP regional, por qué quieren engañar a la ciudadanía que lo único que pide a los políticos es que resuelvan problemas, defiendan sus intereses y mejoren sus vidas, no al contrario que los creen donde no los hay, defiendan los intereses de Rajoy en lugar de los de Extremadura y empeoren sus vidas recortando en derechos, libertades y servicios públicos.
Los presupuestos regionales aprobados el pasado martes día 16 de enero con el único voto en contra del PP, evidencian que las políticas de la Junta de Extremadura seguirán apostando por poner en el centro de las preocupaciones los problemas de los extremeños y extremeñas y seguirán afanándose en mejorar los servicios públicos, la sanidad, la educación, el empleo…, a pesar del olvido de Rajoy y del PP de Extremadura.