La Corporación Municipal de Béjar, con su presidente a la cabeza, está haciendo todo lo posible para que la bella ciudad textil deje de perder población – sobre todo, jóvenes – y cambiar el modelo productivo. Ya sabemos la situación por la que atraviesa la industria textil de nuestro querido pueblo; porque en la crisis de los años 60-70 no interesó que el modelo económico cambiara, siendo bien conocido los motivos…
Terminada la guerra “INCIVIL”, que padecimos, hasta la crisis en Béjar se compraban y vendían incluso “las calenturas”. Acudían a nuestra ciudad, para trabajar en sus fábricas, familias enteras de toda la comarca, de pueblos del norte de Cáceres, sur de Ávila; incluso un buen puñado de catalanes. Era una época en que toda la producción estaba vendida, no hacía falta pensar en la competencia…”la vaca daba leche para todos”.
Pero, al llegar la crisis no supimos, o no quisimos, competir con los países asiáticos, norte de África, Portugal… y nos quedamos “sin vaca y sin leche”; y, entonces, se fastidió todo. No se sabe de quién fue la culpa, pero de cerca de 30.000 habitantes entonces se ha pasado a la mitad ahora y quien pierde siempre son los más débiles.
Ya publiqué en su momento un artículo titulado “EL CASINO DE LOS SEÑORES”, donde se daban unas pinceladas que indicaban por dónde fueron las cosas.
En esos años en Villarreal (Castellón) ocurrió algo parecido a lo de Béjar con la crisis de los cítricos, principal fuente de ingresos de esta ciudad. Pero a esta crisis del Levante español la hizo frente una familia de buenos empresarios y cambiaron todo; y, por cierto, no les ha ido nada mal: se trata de los hermanos Roig, uno de ellos el gran jefe de Mercadona.
Lo que intenta en estos momentos tan complicados el Sr. Alejo Riñones y su Corporación es hacer lo posible para que Béjar cambie el modelo productivo y económico. El Consistorio baja las tasas y los impuestos municipales para ayudar a las empresas y emprendedores con el fin de generar puestos de trabajo. El Ayuntamiento, además, cede terrenos durante diez años. ¡Ayudas…, todas las necesarias!
Animo a los buenos empresarios de nuestras zonas limítrofes a que conozcan esta estupenda tierra y comprueben, de primera mano, sus ventajas; porque se puede ganar dinero también fuera de Madrid, Barcelona, Valencia…Béjar ocupa una zona privilegiada en la N-630 y en la Autovía A-66, Gijón-Sevilla.
Espero y deseo que alguna empresa de éstas que están saliendo de Cataluña a toda prisa se instale en Béjar, donde serán muy bien recibidas; porque deben saber que encontrarán gente formada con experiencia en la industria, ya que llevamos más de medio siglo con ella. En este sentido, me llegan felices ”rumores” de que, hoy, un empresario catalán está en proceso de instalarse en Béjar. Si es así, reciba mi más sincera enhorabuena y ¡adelante, amigo!
Todos y cada uno de los bejaranos debemos de aportar algo o, al menos, no poner “palos en las ruedas” y dejar de decir que la culpa siempre la tienen los mismos: el Sr. Alcalde y los que gobiernan. ¡NO,NO,NO…!
Sé de buena fuente que este humilde periódico lo ven en la capital gente que manda y piensa mucho… Pensad , amigos, pensad que, si no arregláis las cosas, algún día, como decía el NÓBEL, GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ: si el dinero no llega a los pobres… los pobres tendrán que ir a por el dinero; y pensad que los seres humanos están por encima de todo, incluido…las IDEAS.