Bernardino López de Carvajal (Plasencia, 1456; Roma, 1523) fue hijo de Francisco López de Carvajal, señor de Torrejón el Rubio, natural y vecino de Plasencia, y de Aldonza de Sande, hija de Álvaro de Sande, marqués de Valdefuentes. Enrique Flórez afirma, citando a Gil González, que era natural de Cáceres, de la ilustre familia de los Carvajales y Pedro Díaz Cassou también lo da por nacido en Plasencia.
En la Universidad de Salamanca, de la que fue maestro y rector, obtuvo los doctorados en Derecho y Teología. Con el patrocinio del cardenal Mendoza, marchó a Roma donde sirvió como cubiculario (encargado de Cámara) a la órdenes del papa Sixto IV. Ordenado obispo en 1488, lo fue de Astorga (1488-1489) –“poco disfrutó don Bernardino esta Iglesia: pues al año siguiente de la elección pasó a otra. Por su prudencia y letras, fue estimado por los Reyes Cathólicos. Enviaronle por su embajador a Roma: y estando allí le dieron el Obispado de Astorga en 1488. Pero le mantuvo tan poco que, al año siguiente, fue trasladado a Badajoz, donde havía tomado posesión el 5 de noviembre de 1489” , y donde permaneció hasta 1493–; de Cartagena (1493-1495), de Sigüenza (1495-1511) y de Plasencia (1521-1523). Proclamado cardenal por Alejandro VI en 1493, fue cardenal obispo de Ostia y decano del Colegio Cardenalicio de 1521 a 1523. “Como decano, presidió la elección de dos pontífices: Adriano VI y Clemente VII. Y en la elección de este último tuvo muchos votos para el pontificado, como la historia pontifical refiere”. Ostentó igualmente los títulos de cardenal presbítero de los Santos Marcelino y Pedro (1493-1495), cardenal obispo de Albano (año 1507), cardenal obispo de Frascati (1507-1508), cardenal obispo de Palestrina (1508-1509) y cardenal presbítero de la Santa Cruz de Jerusalén (1495-1511). Además, fue patriarca de Jerusalén (1503-1523), dignidad de la que fue excomulgado de 1511 a 1513; y cardenal obispo de Sabina (1509-1521), excomulgado igualmente en el mismo periodo del anterior. Se halla inhumado en la basílica de la Santa Cruz de Jerusalén de Roma, de la que era titular. “Dexó en Torrejón muchas reliquias, y en Cáceres, de donde su madre era natural, una reliquia notable de la Santa Cruz de Cristo. Fundó algunas capellanías y acrecentó la grandeza de su casa.”
Bernardino López de Carvajal ejercía como embajador de los Reyes Católicos en la Curia y confiaba ser elegido papa tras el fallecimiento de Alejandro VI (1503); pero ni entonces, ni un mes más tarde, tras la muerte de Pío III, logró su objetivo. José Luis de Guereñu Polán dice de él que fue un personaje ambicioso y sediento de poder, muy influyente en el papado de Alejandro VI –el papa Borja que le nombró cardenal– como en la vida civil durante el reinado de los Reyes Católicos. “Carvajal –añade– tuvo un protagonismo esencial en la redacción de las bulas alejandrinas que repartieron el mundo entre las monarquías española y la portuguesa; pero su gran ambición de convertirse en papa, no la logró tras perder el apoyo del rey católico. A partir de ahí, tanto las relaciones con la Corona española como con el papa Julio II se deterioran; sin embargo siguió peleando hasta alcanzar un puesto de confianza ante el rey de Francia Luis XII. A la muerte del rey francés, un primo de este, Carlos VIII, recibe la corona y el cardenal español será su nuevo legado en Italia. Más tarde, también lo será del monarca romano germánico Maximiliano I de Habsburgo, en Lombardía. Finalmente, sus propósitos papables se frustran y se pasará al bando contrario. Fue excomulgado por haber tomado parte en el Conciliábulo de Pisa de 1511, de carácter cismático, que, como otros tantos, pretendía reducir la autoridad papal y someter a los pontífices al poder de los reyes y cardenales”. Aunque se retractó ante el papa León X, en 1513, le fueron restituidos sus cargos, excepto el obispado de Sigüenza, que sustituyó por Plasencia.

1 Vid.: Flórez, Enrique: España sagrada, Tomo XVI, Tratado LVI de la Iglesia de Astorga, pág. 278
2 Díaz Cassou, Pedro: Serie de los obispos de Cartagena: sus hechos y su tiempo, págs. 67-69.
3 Vid. Flórez, Enrique, pág. 278.
4 Vid.: Fernández, Alonso: Historia y anales de la ciudad y obispado de Plasencia., libro II, cap. XXIV y XXV, pág. 191.
5 Ibid., pág. 191.
6 Vid.: López de Guereñu Polán, José Luis: El sueño de ser papa, López de Carvajal, en “La perversa ambición de Carvajal”. (Arquehistoria, la actualidad de la Historia, https:/arquehistoria.com.)