Blanca Martín destaca la importancia del conocimiento de la Historia “para el futuro de este país”

La presidenta de la Asamblea clausuró el Curso de Verano “Diego Muñoz Torrero y su tiempo”, que contó con la intervención de Rodríguez Ibarra, José Antonio Monago, Juan José Laborda y José Álvarez Junco entre otros

La presidenta de la Asamblea de Extremadura, Blanca Martín, destacó hoy la importancia del conocimiento de la Historia para el futuro de este país, “saber a dónde vamos conociendo de dónde venimos”, dijo.

încha aquí para saber más…

Martín se expresó así durante la clausura del Curso de Verano “Diego Muñoz Torrero y su tiempo”, organizado por la Universidad de Extremadura y la Fundación Centro de Estudios “Presidente Rodríguez Ibarra”, en Cabeza del Buey, localidad natal del constitucionalista extremeño y que ha contado con la colaboración de la Asamblea de Extremadura.

“Es muy importante conocer el pasado para no cometer errores”, declaró Martín tras poner en valor las palabras de los ponentes del curso, que se ha reanudado hoy, entre los que se encontraban políticos e historiadores de prestigio que analizaron la figura y aportación a la historia y al constitucionalismo español del extremeño Diego Muñoz Torrero, padre de la Constitución de 1812.

Blanca Martín recalcó la importancia de que los jóvenes “escuchemos a quienes saben”, en alusión a los ponentes del curso “y que sus reflexiones y soluciones sean escuchadas y tenidas en cuenta porque es posible que ahí esté la solución a lo que estamos viviendo”. Así, se refirió a las aportaciones de los historiadores y también a las de los ex presidentes José Antonio Monago, que también intervino en el curso y Juan Carlos Rodríguez Ibarra, de quien dijo haber aprendido “a defender la política con la palabra, con honradez y con valentía”.

https://hervaspiel.com/es/

El curso comenzó en el día de hoy con la intervención del político e historiador, ex presidente del Senado y miembro del Consejo de Estado, Juan José Laborda, que ofreció una visión teológica y política de Diego Muñoz Torrero, del que dijo sentirse “fascinado”. Laborda  destacó el papel revolucionario del político y sacerdote extremeño en el primer discurso de las Cortes Generales de Cádiz, en 1810, en donde defendió que la soberanía residía en las Cortes y la separación de poderes. Pero también puso de relieve la relación y paralelismos entre el constitucionalista extremeño y el Papa Pio VII, “ambos coincidentes en su pulsión reformadora y en fuertes y sólidas creencias católicas”  Así se muestra, dijo, en la defensa que Muñoz Torrero hizo del artículo 12 de la Constitución “defendiendo la religión católica  y romana como única y verdadera”.

Por su parte, el ex presidente de la Junta, José Antonio Monago, pronunció una ponencia bajo el título “Del liberalismo de 1812 al liberalismo actual: enlaces y pasarelas” en la que estableció paralelismos entre la Constitución de Cádiz y la de 1978 “habiendo hechos extrapolables a la vida pública entre aquella y la de ahora” basados en tres conceptos como son, dijo, el concepto de buena administración, el concepto de ciudadanía y el de competencia y responsabilidad “de quienes nos dedicamos  a cuestiones públicas”.

Para Monago las reformas de la Constitución de 1812 “fueron vanguardia de consideraciones y postulados fundamentales de la actual” y señaló a Muñoz Torrero como artífice “de los pilares maestros de nuestro sistema constitucional”.

A continuación tuvo lugar la exposición del ex presidente Juan Carlos Rodríguez Ibarra, quien declaró que “la mayor parte de los problemas que se encontraron los padres de la Constitución de 1812 están superados en la actualidad, pero hay un asunto enquistado que no se ha solucionado nunca como es el tema del conflicto territorial”. Ibarra destacó la importancia del consenso y el diálogo para la redacción de la Constitución de 1978, “juntamos a los que ganaron la Guerra Civil y a los que perdieron y llegamos a un acuerdo gracias a un proceso de exigencias y renuncias, la única vía para llegar a acuerdos”.

El ex presidente de la Junta dijo que en la actualidad “se está imponiendo el espíritu del nacionalismo en partidos de ámbito estatal” y también “se está contribuyendo al redimensionamiento a la baja del Estado”. “Vivimos un proceso de secesión en el que sólo se entrevista a los secesionistas”, puso como ejemplo.

Ibarra declaró que “quienes nos oponemos al referéndum tenemos la batalla perdida, pues votar es un derecho constitucional, pero es que hay cuestiones que no se pueden preguntar”. “Creo que debería llegar la cordura”, añadió “ustedes que quieren la independencia plásmenla en el Estatuto” a lo que añadió que una vez realizado eso habría que tratar de “meterlo” en la Constitución, “que no puede ser aprobada por las Cortes, sino en referéndum y entonces habremos hecho otro pacto constitucional. Si no, -dijo-, ustedes tendrán que admitir lo que diga la mayoría de los españoles”.

Cerró el turno de intervenciones el catedrático de Historia del Pensamiento y  Movimientos Políticos y Sociales, José Álvarez Junco, quien destacó el peso del concepto de la Nación en las Cortes de Cádiz “en las que son abrumadoras las alusiones a la misma”. Para Álvarez Junco, lo interesante de los constitucionalistas gaditanos “no fue la invasión de competencias, lo verdaderamente rupturista fue que deciden asumir esas competencias en nombre de un ente antes desconocido que es la Nación”.

“Los diputados de Cádiz lo que hacen es que la Nación asuma competencias soberanas que antes pertenecían al monarca”, declaró.

Cerraron el curso la alcaldesa de Cabeza del Buey, Ana Belén Valls, que mostró su agradecimiento a todas las personas que lo han hecho posible y han participado y quien declaró que “este es sólo el comienzo de un proyecto para continuar trabajando e investigando la figura de Muñoz Torrero”. Por su parte, el director del curso, Miguel Ángel Melón, se mostró igualmente agradecido y destacó la importancia de la altura de miras y el consenso para buscar salidas.