Con un espectacular aumento en cuanto a participación y casi la totalidad de las inscripciones cubiertas para esta edición, mañana arrancará en Cabezuela del Valle la etapa prólogo con la que comienza la cuarta edición de Picota Bike Race by Neumáticos Plasencia.

Casi trescientos deportistas, un centenar más que en 2019, acompañados de familiares y amigos o incluso compañeros de ruta, irán llegando desde hoy al Valle del Jerte donde mañana echará a rodar este evento deportivo. Como dato reseñable de la participación destacar el aumento del 100% en la categoría por equipos con respecto al año pasado, de 30 parejas se ha pasado nada menos que a 60.

CONTRARRELOJ DE 3,7 KILÓMETROS POR CABEZUELA DEL VALLE

Los primeros kilómetros de PBR transcurrirán en su totalidad por Cabezuela del Valle y habrá terreno para todos los gustos.La Plaza de Extremadura será epicentro de esta etapa prólogo, donde estará ubicada salida y llegada.

El primer tramo discurre por el barrio de La Judería para subir hasta la parte alta de la población, pasando por el nuevo ayuntamiento y abandonar el casco urbano por el sureste, en dirección al Camino Viejo de Los Llanos. Desde ese punto los corredores afrontarán un tramo exigente de subida de algo más de un kilómetro con desniveles que llegan al 16% antes de afrontar un descenso técnico que les llevará de nuevo a Cabezuela por la Calleja del Prao Serrano, un antiguo camino de caballería empedrado.

Uno de los puntos más bonitos del día será el paso de los ciclistas por el Mirador de la Ermita de San Felipe, desde donde se puede divisar una espectacular panorámica del Valle del Jerte. Atravesando una zona de cerezos se regresará de nuevo a la Plaza de Extremadura, donde antes de finalizar los algo más de 3 kilómetros y medio del recorrido los ciclistas deberán bajar primero por la popular Calle del Hondón para posteriormente encarar una última rampa del 20% antes de cruzar la línea de meta. Una vez finalizada la etapa, en torno a las 20:00 horas habrá un menú típico Jerteño para todos los asistentes por gentileza de las diferentes asociaciones vecinales de Cabezuela del Valle, consistente en unas patatas revolconas y otros productos típicos de la comarca.