Félix Pinero. Periodista y escritor.

Calixto Payán y Vargas (Badajoz, 14/10/1779; Plasencia, 31/12/1864), segundo marqués de la Constancia y fundador en la ciudad de un colegio de huérfanos para niños, siguiendo el ejemplo del Marqués de Mirabel, que había fundado otro para niñas llamado «San José», era hijo de Felipe Payán Rubio (Torrecilla de Gamero, Logroño) y de María de la Candelaria de Vargas y Laguna, de familia placentina, aunque nacida en Badajoz, quienes tuvieron otros seis hijos: María Teresa, Dolores, Francisca de Paula, Agustina, José y Antonio María de la Concepción.
A los 16 años, Calixto Payán ingresó en el Ejército como cadete en el Regimiento de Caballería de Carabineros de la reina María Luisa. En 1796 es nombrado portaestandarte; en 1797 participa en la batalla del Cabo de San Vicente contra los ingleses. El 14 de agosto de 1800 asciende a alférez. El 20 de mayo de 1801 participó en la Guerra de las Naranjas contra Portugal, en la que se ganaron las plazas de Olivenza y Arroches. El 18 de marzo de 1808 es nombrado teniente de la II Compañía del Regimiento de Caballería de Húsares de María Luisa. El 2 de junio de 1808 asciende a capitán. El 16 de septiembre del mismo año, cuando tenía 29 años, es nombrado teniente coronel de Caballería del II Regimiento de Húsares de Extremadura. En marzo de 1809 derrotó a un escuadrón francés del X Regimiento de Cazadores en Miajadas. El 27 de marzo de 1809 se enfrentó a los franceses en Medellín, batalla perdida por los españoles. El 28 de julio de 1809 participó en la batalla de Talavera de la Reina, en la cual, tras varios enfrentamientos, la victoria fue de las tropas españolas. El 8 de agosto de 1809 participó en la defensa del Puente del Arzobispo. En 1811 llega a Badajoz y participa en la defensa de la plaza. Cae enfermo y, cuando se hallaba en el hospital, tiene lugar la rendición de Badajoz a los franceses el 10 de marzo de 1812. Fue hecho prisionero hasta el 4 de mayo del mismo año, en que se pasa al contingente español acantonado en Valencia de Alcántara. El teniente coronel pide al marqués de Monsalud que se realizase un expediente de depuración a su favor, en el que se certificara que había sido un buen patriota, que le fue entregado el 20 de marzo de 1814. No obstante, tuvo que pasar otro en 1824, que le fue entregado el 7 de octubre de 1826. Su retirada del Ejército se produce a los 38 años por problemas de salud.
Al retirarse del servicio activo se marcha a Madrid, donde reside hasta 1830, año en el que vuelve a Plasencia. Durante su estancia en Madrid vive de la mísera pensión de militar retirado y de la que le pasó su tío Antonio Vargas y Laguna, embajador de España ante la Santa Sede, marqués de la Constancia por su fidelidad al rey Fernando VII. Durante su estancia en Madrid conoce a Soledad Peroni Ortega, que será su ama de llaves y, durante sus últimos días, su esposa. Fallecida el 9 de marzo de 1864, nueve meses antes que su marido, estuvo casada dos veces antes de conocer al marqués.
Ya en Plasencia, don Calixto hereda el título de marqués de la Constancia a la muerte de su tío, así como sus bienes. El 15 de octubre de 1836 hace testamento, dejando herederas a sus hermanas y a su mujer. Al fallecer sus hermanas antes que él, modifica el testamento con un codicilio, que no pudo firmar, y ordena que se cree una fundación igual que la del Marqués de Mirabel, la suya para niños huérfanos. Su fallecimiento, a los 85 años, se produjo el 31 de diciembre de 1864 a consecuencia de una apoplejía sanguínea.
El colegio se fundó en la casa del marqués de la Constancia, en la calle del Rey. Abrió sus puertas el 1 de octubre de 1869 con veinte alumnos. El capital de la Fundación estaba formado por los bienes que constituían los mayorazgos y vínculos de la Casa de los Vargas y los que legó la esposa del marqués. En 1870, las rentas de la Fundación eran de 612.464 pesetas con 19 céntimos. En 1943 se hicieron cargo de la labor docente los Hermanos Maristas, con 37 niños huérfanos.