Ceremonia de entrega de los

Premios Princesa de Asturias 2017

Teatro Campoamor. Oviedo

​Su Majestad el Rey, que estará acompañado por Su Majestad la Reina, presidirá el acto de entrega de los galardones, que distinguen en esta edición a William Kentridge, Les Luthiers, Hispanic Society of America, “All Blacks”, Karen Armstrong, Adam Zagajewski, Rainer Weiss, Kip S. Thorne, Barry C. Barish y la Colaboración Científica LIGO, y la Unión Europea.

Pincha en el anuncio para conocer las ofertas del día.

S​u Majestad el Rey, acompañado por Su Majestad la Reina, presidirá la ceremonia de entrega de los Premios Princesa de Asturias 2017, la principal actividad que desarrolla la Fundación Princesa de Asturias, una institución privada sin ánimo de lucro, cuyos objetivos son contribuir a la exaltación y promoción de cuantos valores científicos, culturales y humanísticos son patrimonio universal y consolidar los vínculos existentes entre el Principado de Asturias y el título que tradicionalmente ostentan los herederos de la Corona de España. Su Majestad el Rey ha sido Presidente de Honor de la Fundación desde su creación en 1980. Tras su proclamación como Rey de España el 19 de junio de 2014, Su Alteza Real la Princesa de Asturias ostenta la Presidencia de Honor de esta institución.Destinados a distinguir la labor científica, técnica, cultural, social y humanitaria realizada por personas, instituciones, grupos de personas o de instituciones en el ámbito internacional, estos galardones se conceden en ocho categorías: Artes, Letras, Ciencias Sociales, Comunicación y Humanidades, Investigación Científica y Técnica, Cooperación Internacional, Concordia y Deportes.

La ceremonia que se celebra tradicionalmente en el Teatro Campoamor de Oviedo está considerada como uno de los actos culturales más importantes de la agenda internacional. A lo largo de su historia, estos galardones han recibido distintos reconocimientos, como la declaración extraordinaria que la UNESCO realizó en 2004 por su excepcional aportación al patrimonio cultural de la Humanidad.

Descarga el discurso de Su Majestad el Rey en los Pemios Princesa de Asturias.

En esta edición serán distinguidos:

Premio Princesa de Asturias de las Artes: William Kentridge, uno de los artistas más completos e innovadores del panorama internacional. De nacionalidad sudafricana, ha expresado en su obra emociones y metáforas relacionadas con la historia y la realidad de su país, que trascienden, sin embargo, estas últimas, y plantean cuestiones esenciales de la condición humana, combinando temas en que predomina la investigación puramente poética y estética con los de contenido sociopolítico. Se trata, por tanto, de un artista profundamente comprometido con la realidad. Creador meticuloso y profundo, ha utilizado el dibujo, siguiendo la mejor tradición, como principal instrumento de expresión artística, a través no solo de las obras sobre papel, el collage, el grabado y la escultura, sino también del videoarte, las películas animadas, las instalaciones y la escenografía, tanto en teatro como en ópera. En la última década ha recibido el reconocimiento de grandes museos como el Louvre y el Museo de Arte Moderno de Nueva York, con exposiciones celebradas en ellos sobre el conjunto de su obra, que representa la contribución más destacada del continente africano a la creación artística contemporánea con proyección mundial.

Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades: Les Luthiers, uno de los principales comunicadores de la cultura iberoamericana desde la creación artística y el humor, nacido hace medio siglo en el ámbito universitario. Su original tratamiento del lenguaje, de los instrumentos musicales y de la acción escénica atrae a cientos de miles de espectadores de todas las generaciones, que han convertido a Les Luthiers en un espejo crítico y en un referente de libertad en la sociedad contemporánea.

Premio Princesa de Asturias de Cooperación Internacional: Hispanic Society of America, organización fundada en 1904 por Archer Milton Huntington para defender, valorar y potenciar el arte, las tradiciones y la historia de España y Portugal, así como de los países en los que el español y el portugués seguían siendo hablados. El Jurado ha reconocido el papel de la Hispanic Society of America en la promoción de la cultura y valores de lo hispano y lo latino, a través de la creación de un museo, una biblioteca y una institución educativa, de acceso público y gratuito, y destacado la importancia de la labor de la Hispanic Society of America en un momento en el que la cultura hispana, reflejada en millones de personas, está pujando por mantener su presencia y vigor en toda América, con una muy relevante proyección hacia el futuro.

Premio Princesa de Asturias de Deportes: Selección masculina de rugby de Nueva Zelanda, conocida como los “All Blacks”, por haberse convertido en un icono de este deporte en el mundo, gracias a sus extraordinarios éxitos deportivos logrados a lo largo de los años y por reflejar grandes valores como la solidaridad y la deportividad. La selección de Nueva Zelanda es el combinado nacional más laureado de la historia del rugby. El jurado también ha valorado el altísimo porcentaje de victorias que la sitúa entre los equipos más exitosos de cualquier deporte. Esta selección, además, está considerada un ejemplo de integración racial y cultural, que ha contribuido a la unidad de neozelandeses de diferente origen, simbolizado en la haka –danza tribal maorí–, vínculo con sus raíces y su patrimonio ancestral.

Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales: Karen Armstrong, estudiosa de los fenómenos religiosos, es una de las mayores autoridades actuales en el conocimiento de las tres religiones del Libro, Judaísmo, Cristianismo e Islam. Sobresale por la profundidad de sus análisis históricos, por su inmensa labor bibliográfica e investigadora, así como por su compromiso activo con la difusión de un mensaje ético de compasión, paz y solidaridad. La doctora Armstrong participa también activamente en diversas instituciones internacionales encargadas de propiciar el diálogo cívico religioso. Al otorgar este premio, el jurado quiere destacar la relevancia del estudio de las religiones para comprender la sociedad y el mundo contemporáneos.

Premio Princesa de Asturias de las Letras: Adam Zagajewski, poeta y ensayista polaco, su poesía –así como sus reflexiones sobre la creación y su intenso trabajo memorialístico– confirma el sentido ético de la literatura y hace que la tradición occidental se sienta una y diversa en su acento nativo polaco, a la vez que refleja los quebrantos del exilio. El cuidado por la imagen lírica, la vivencia íntima del tiempo y el convencimiento de que tras una obra artística alienta el fulgor, inspiran una de las experiencias poéticas más emocionantes de la Europa heredera de Rilke, Miłosz y Antonio Machado.

Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica: Rainer Weiss, Kip S. Thorne, Barry C. Barish y la Colaboración Científica LIGO, por la detección directa de las ondas gravitacionales, ondulaciones del espacio-tiempo anticipadas por Albert Einstein en su Teoría de la Relatividad General hace ahora un siglo. Este logro responde a uno de los desafíos más importantes de la física en toda su historia. El premio reconoce el talento individual y la obra colectiva de más de mil investigadores de un centenar de instituciones de dieciocho países. El proyecto LIGO supone un reto tecnológico de primera magnitud. La extraordinaria precisión alcanzada por sus instrumentos ha permitido observar colisiones de agujeros negros muy masivos que ocurrieron hace más de mil millones de años. La detección de ondas gravitacionales abre una nueva ventana para el estudio del universo, que permitirá descubrir nuevos fenómenos y alcanzar regiones del espacio-tiempo no accesibles con las técnicas actuales.

Premio Princesa de Asturias de la Concordia: Unión Europea, cuando se cumplen sesenta años de la firma del Tratado de Roma. La Unión Europea ha logrado el más largo período de paz de la Europa moderna, colaborando a la implantación y difusión en el mundo de valores como la libertad, los derechos humanos, y la solidaridad; estos valores de la Unión Europea proyectan esperanza hacia el futuro, en tiempos de incertidumbre, proponiendo un ejemplo de progreso y de bienestar.