El Consejo de Gobierno inicia el trámite para modificar la Ley de Prevención y Lucha contra los Incendios Forestales

El Consejo de Gobierno de la Junta de Extremadura ha dado el visto bueno, en su sesión de este martes, a un proyecto de ley de modificación de la Ley de Prevención y Lucha contra los Incendios Forestales, aprobada en 2004.

Este cambio normativo, según ha explicado la portavoz del Ejecutivo, Isabel Gil Rosiña, permitirá a la Administración acceder a montes privados mediante una declaración de interés general en las zonas de alto riesgo de incendio para llevar a cabo “planes de prevención y de defensa urgentes”.

Hasta ahora la Administración, ha señalado la portavoz, “tenía que entrar en montes privados a través de ejecución subsidiaria, en muchos casos con autorización judicial”, motivo por el que se ha decidido modificar la Ley de 2004 para facilitar la labor de la Administracion en esta materia, ya que, ha dicho Gil Rosiña, “el fuego no entiende de si un monte es público o privado”.

En este sentido, la portavoz ha pedido a los dueños de esos terrenos “que permitan a la Administración acceder a ellos para poder establecer cortafuegos, pistas y puntos de agua para intentar prevenir los incendios”.

Por otra parte, y en relación con un posible conflicto entre este cambio normativo y el derecho a la propiedad privada, la portavoz ha manifestado que esta posibilidad ya está contemplada en la Ley de Montes de ámbito nacional.

Además, ha subrayado que esta modificación de la Ley de 2004 ha sido avalada por el Consejo Asesor de Medio Ambiente, donde están representadas la Administración, las asociaciones agrarias y las asociaciones ecologistas, y ha recordado que la medida ya fue anunciada en la comisión parlamentaria que investigó los incendios de Sierra de Gata del año 2015.

Pincha aquí para saber más

Gil Rosiña anunció que la intención del Ejecutivo es que este proyecto de ley se pueda tramitar por vía de urgencia y lectura única en la Asamblea de Extremadura, previo debate con los grupos parlamentarios, y confió en que la modificación “puntual” de la Ley de 2004 no encuentre “ningún obstáculo”.

En relación con este asunto, la portavoz ha destacado la importancia de la declaración de peligro medio de incendios que publica hoy el Diario Oficial de Extremadura, lo que significa que el 100 por cien de los efectivos dedicados a la extinción de incendios deben estar exclusivamente dedicados a “apagar fuegos” y no a otras tareas que realizan durante el resto del año.

También ha informado de que los incendios que aún permanecen activos en los términos municipales de Jerte y Tornavacas tienen una evolución “muy favorable” y podrían pasar a estar controlados a lo largo del día de hoy.

REGENERACIÓN DE DEHESAS

También dentro del ámbito de la Consejería de Medio Ambiente y Rural, el Consejo de Gobierno ha aprobado un decreto por el que se regula el régimen de subvenciones destinadas a apoyar la regeneración de terrenos adehesados mediante inversiones que permitan reforzar el sistema de dehesa de alto valor natural de la Comunidad Autónoma de Extremadura.

Esta medida, para cuya convocatoria se prevé una dotación económica de 8 millones de euros, tiene como finalidad impulsar el desarrollo sostenible junto con la preservación y mejora del que es, ha dicho, “uno de nuestros sistemas característicos”.

Gil Rosiña ha destacado el valor de estas ayudas por la generación de “mano de obra y de puestos de trabajo” que conlleva, y ha cifrado en unos 50.000 el número de jornales que pueden ser necesarios.

La portavoz ha insistido en la necesidad de crear “empleo digno” como medio para vertebrar la región.

Otro de los asuntos destacados de la reunión del Ejecutivo es la autorización de la convocatoria de ayudas destinadas a mejorar las condiciones de producción y comercialización de los productos de la apicultura, con una dotación de 2.209.954,41 euros, cofinanciada en un 50 por ciento por el Fondo Europeo Agrícola de Garantía (FEAGA).

La portavoz del Ejecutivo ha recordado el elevado coste de producción que le supone a los apicultores extremeños la necesidad de realizar una “trashumancia continua” de sus colmenas debido a las altas temperaturas de la región.

Con estas ayudas se pretende reducir esos costes a los apicultores extremeños de las comarcas de Siberia, Hurdes, Sierra de Gata y Villuercas-Ibores.