Cordero: “Fuera de las leyes no hay cimientos para construir una casa común en la que vivir en paz”

 

La presidenta pide cooperación y solidaridad entre territorios en su discurso de la Festividad de San Pedro de Alcántara, durante el acto homenaje a los 24 trabajadores jubilados de la Diputación.

La Diputación de Cáceres ha celebrado este jueves la Festividad de su patrón San Pedro de Alcántara, y lo ha hecho con un acto homenaje a los 24 trabajadores y trabajadoras de la Institución provincial que se jubilan este año, a los que la presidenta de la Diputación, Rosario Cordero, ha agradecido su trabajo por el bien de la provincia, su dedicación y desvelos por el territorio.

Precisamente, en el acto institucional, al que han acudido representantes políticos, militares y sociales de la región, la presidenta ha reivindicado la necesidad, ahora más que nunca, de “impulsar un proyecto común: el del progreso, el de la solidaridad, el de la igualdad, el de la tolerancia; un proyecto sustentado en la igualdad de las leyes que a lo largo de estos años de Democracia nos hemos dado,  porque -ha añadido- fuera de las leyes no hay fundamentos, no hay cimientos para construir la casa común en la que todos podamos habitar en paz”. Y ha querido terminar esta referencia al conflicto actual en Cataluña, reivindicando la palabra de España “como la palabra que nos cobija a todos, que nos protege a todos y a todas y que nos impulsa a un proyecto común”.

En este sentido, ha destacado el proyecto común por el que trabajan la Diputación, los ayuntamientos y los agentes sociales y económicos de la provincia, como también el proyecto solidario que la Institución lleva a cabo a través del Fondo Extremeño Local de Cooperación al Desarrollo (FELCODE) en lugares como Santo Tomé y Príncipe, en la República Dominicana o en Haití, entre otros muchos destinos. “Esto pone de relieve -ha apuntado- la voluntad solidaria de toda la Administración Local extremeña”, que, del mismo modo, se ve reflejado en iniciativas como el Plan Extraordinario Diputación Integra, puesto a disposición de los ayuntamientos para la contratación de personas con alguna discapacidad.

Cordero ha hecho un repaso por todos y cada uno de los áreas de la Diputación, destacando el trabajo realizado por los trabajadores y trabajadoras de cada uno de ellos, “que es lo que permite, en definitiva, la puesta en marcha de programas como Diputación Emplea, que con nueve millones de euros propiciará la creación de casi un millar de puestos de trabajo en los pueblos”. De este esfuerzo -ha añadido- se ha logrado “una administración más ágil, más cercana al ciudadano”, tanto con las nuevas tecnologías como  con las infraestructuras que se hacen en cada municipio, con la cultura que llega a todos los rincones de la provincia, con los planes de desarrollo territorial que se llevan a cabo gracias a la colaboración entre administraciones y ciudadanía o en el ámbito de la igualdad, “que debe ser nuestro primer compromiso”.

Por último, la presidenta ha querido insistir en la necesidad de unión de todos y todas para reivindicar “un tren digno para Extremadura. Sin ese tren habremos perdido el tren del futuro, y nadie lo queremos perder”.

A lo largo del acto, que ha sido amenizado por los Tamborileros de la Asociación Cultural “Norte de Extremadura Béjar” y la pareja de Bailes Regionales del Coro “Extremeño”, los 24 trabajadores que se jubilan este año han recibido, de manos de la presidenta y de los portavoces de los grupos, el tradicional reloj.

DISCURSO DE LA PRESIDENTA

FESTIVIDAD DE SAN PEDRO DE ALCÁNTARA 2017

Bienvenidos un año más a esta festividad de San Pedro de Alcántara 2017, ya el tercer año en el que tengo el honor y el inmenso placer de dirigirme a vosotros y vosotras como presidenta de la Diputación de Cáceres. Las palabras de este día reflejan siempre un estado de ánimo, las ilusiones, los proyectos de futuro, las energías que esta Presidencia y este Equipo de Gobierno quiere transmitiros para continuar acrecentando la positiva experiencia de estos años compartidos.

He dicho bienvenidos y no he dicho bienvenidas, algo que no ha sido gratuito, algo que estamos viviendo muchísimos días, en muchísimas ocasiones y en muchísimos momentos, os estoy hablando del micromachismo, algo que tenemos que combatir.

La política, las instituciones tenemos que estar siempre alerta frente a aquello que de una forma u otra acude a la desigualdad, porque ese tiene que ser y es nuestro primer compromiso: el de la Igualdad.

Hoy es un día para reivindicar el trabajo de tantos y tantas que, con esfuerzo, dais vida a una Institución que considero imprescindible en el proyecto democrático de nuestra sociedad.

Y ahí, en este esfuerzo, en ese trabajo, habéis estado los que hoy os jubiláis: Esperanza, Pilar, Pedro, José Joaquín, Teodora, Juan Antonio, Pedro, Manuela, Francisco, Alejandro, Concepción, Luis María, Manuel y todos los demás que hoy no han podido estar con nosotros; trabajadores de la administración del organismo de recaudación, del SEPEI, conductores, personal de imprenta, de recursos humanos…  Gracias de todo corazón, y me uno a ese júbilo que, seguro, hoy sentís junto a vuestras familias.

Recibid la gratitud de esta presidenta y de su equipo de gobierno. Os deseamos todo lo mejor para la nueva etapa que comenzáis, llena de nuevos sueños y de nuevos retos.

Y frente al adiós, siempre la bienvenida. Y es la bienvenida una necesidad que tiene esta Institución. Necesitamos renovar y reforzar la plantilla de esta Diputación para seguir acometiendo los objetivos que nos planteamos.

Necesitamos que se nos permita hacer convocatorias públicas que creen empleo de calidad en aquellas áreas que demanden un esfuerzo en la contratación. Sin duda, los equipos técnicos están necesitados de ese esfuerzo del que os hablo. Mientras tanto, vaya desde aquí mi agradecimiento al esfuerzo de los equipos actuales.

Bien sabéis todos vosotros que trabajamos con exigencia porque nuestra sociedad en la provincia así nos lo requiere. Más carreteras, obras urbanas y equipamientos, más servicios locales, más oportunidades de empleo y desarrollo, más actividades culturales, mejor acceso a las redes de información y comunicación, mayor atención desde la Diputación a todos y cada uno de los pueblos.

La fiesta de San Pedro de Alcántara, nuestra fiesta, es un día que nos ha de invitar a la felicitación pero también a la exigencia, y ahí, en la exigencia, esta presidenta y su Equipo de Gobierno han de ser el primer objetivo.

También quiero felicitar a toda la Corporación, a todos los diputados y diputadas que nos acompañan en el liderazgo diario de los procesos, en las comisiones informativas y en las sesiones plenarias. Felicidades en vuestra fiesta y gracias una vez más por estar ahí.

Estamos viviendo días difíciles en España, y he dicho España, porque creo que es una palabra que nos cobija a todos, que nos protege a todos y a todas, y que nos impulsa a un proyecto común: el del progreso, el de la solidaridad, el de la igualdad, el de la tolerancia…

Un proyecto sin duda sustentado en la igualdad frente a las leyes que a lo largo de estos años de Democracia nos hemos dado. Fuera de las leyes no hay fundamentos, no hay cimientos para construir la casa común en la que todos podamos habitar en paz.

Cooperemos sobre la base de la construcción continua de la Democracia, con las mejores perspectivas para nuestros pueblos, para nuestra provincia y para Extremadura. Y como siento que ahí estamos todos, reitero el agradecimiento a la Corporación por compartir, ante todo, este espacio provincial de convivencia.

 

Y cierro este capítulo de felicitaciones con las felicitaciones que quiero hacer llegar a todos los pueblos y ayuntamientos de la provincia, a sus alcaldes y alcaldesas que saben, sin duda, hasta qué punto nuestro pensamiento y nuestros desvelos están con ellos diariamente. Hasta qué punto intentamos mejorar nuestra eficiencia para darles la mejor respuesta y el mejor apoyo a sus iniciativas. Felicidades a todos y a todas.

En esta tercera ocasión que tengo como presidenta de dirigirme a vosotros en la festividad de la Diputación quiero dedicar mis palabras a las personas que menos tienen, a las que sufren por pobreza, malnutrición, dificultades de acceso a la educación y tantos otros problemas con los que algunos grupos de población crecen y conviven por el simple hecho de haber nacido donde lo han hecho. Me pregunto, a veces, cuán incapaces somos de resolver problemas mundialmente conocidos debido a esta postura tan occidental de estar permanentemente mirándonos el ombligo.

Durante los últimos meses, como presidenta de FELCODE, he tenido la oportunidad de evaluar nuestra cooperación al desarrollo en Santo Tomé, en República Dominicana y en Haití. Debo poner de relieve la voluntad solidaria de toda la administración local extremeña que sigue, año a año, invirtiendo en pueblos a los que siente cerca y con los que busca una relación justa, social, política y profesional al tiempo que colabora en la disminución de dificultades básicas para un correcto desarrollo. Sin embargo, la realidad todavía nos muestra niños sin escuela, jóvenes sin empleo, generaciones sin esperanza. Este año no puedo celebrar nuestra fiesta sin decirles que les recuerdo y que no les olvido y que redoblaremos nuestros esfuerzos allí donde podamos. Estamos cambiando el municipio de Mé-Zóchi en Santo Tomé, haciendo que sus ciudadanos sepan gestionar sus residuos, aprovechando el paraje en el que viven, un paraje con grandes potencialidades turísticas y productivas.

Gestionar los residuos en muchos países de África es una piedra angular que devolverá a su medio natural y a sus poblaciones a sendas normalizadas de desarrollo. Un recuerdo muy especial a uno de nuestros trabajadores, Manuel Sánchez que ha aceptado trabajar allí, deslocalizado y retrasando su jubilación para hacer un último servicio profesional y solidario.

También, hemos realizado un trabajo de gran valor en República Dominicana de maneraque ya podamos contar con empresas e iniciativas de ecoturismo que ya pueden competir en mercados internacionales. Estamos asistiendo a una buena recuperación de territorios que han sido hasta ahora territorios de cooperación. No podemos hablar así, con el mismo grado de esperanza, de la situación de Haití, donde la cooperación no llega mientras la corrupción maltrata a la población tanto como los riesgos naturales a los que se ve expuesta con una periodicidad trágicamente corta. Durante mi visita a una de estas poblaciones, la simple aportación de material escolar hizo posible el comienzo del curso aún a sabiendas que el aula no tiene ni suelo ni paredes. La Diputación construirá una escuela este año y, simplemente, con una acción tan puntual los niños podrán estar recogidos, al abrigo de enfermedades, y la población tendrá un sitio de reunión, un lugar para hablar y tratar de superar los problemas comunes

Hablar directamente con las personas en dificultades nos despeja mentalmente de los no-problemas que nos embarullan cada día. Nos refuerza los conceptos de solidaridad y el apoyo mutuo que administraciones y territorios debemos prestarnos para construir el progreso. La propia Diputación ha dado un paso adelante firmando convenios con asociaciones especializadas en personas con discapacidad, dejándose asesorar por ellas para iniciar la contratación temporal de nuevos trabajadores. Tenemos la suerte y el honor de tener como nuevos compañeros de trabajo a Carlos y a Consuelo. Bienvenidos a vuestra casa.

Además, el proyecto de solidaridad e igualdad de esta Diputación se ve claramente reflejado en el Plan Extraordinario DIPUTACIÓN INTEGRA que se ha puesto a disposición de todos los ayuntamientos que lo soliciten, un proyecto que generará más de doscientas oportunidades de empleo para personas con otras capacidades que, en el medio rural, se encuentran frecuentemente en desventaja en relación con el mercado de trabajo.

Sí, el empleo, sin duda, uno de los grandes problemas que sufre nuestra sociedad. De ahí, el gran esfuerzo que desde la Diputación estamos realizando. No siempre con la comprensión y el compromiso esperado de algunas instituciones.

En ese esfuerzo, a nuestro Plan Activa Empleo y al Plan de Empleo Social, que compartimos con la Junta de Extremadura y la Diputación de Badajoz, hemos sumado este año el Plan Extraordinario DIPUTACIÓN EMPLEA, que hará llegar una inversión de nueve millones de euros para nuevos empleos en nuestros pueblos. Solo este plan tiene la posibilidad de crear más de 750 nuevas oportunidades de trabajo, con lo que se convierte en una herramienta eficaz para que mujeres y hombres del desempleo rural encuentren una nueva respuesta al reto de fijar población en nuestros pueblos.

Ha sido un año este en el que hemos tenido que hacer frente a desastres naturales llegados del fuego y del agua. Y ahí, siempre han estado nuestros bomberos, el SEPEI.

Tengo que recordar dolorosamente los sucesos en Valverde de la Vera o en el Jerte, en el que lamentablemente hubo daños materiales y pérdidas humanas.

Vaya con todos ellos nuestro recuerdo y solidaridad, solidaridad que también quiero hacer llegar, en nombre de la Corporación, a Galicia, a Asturias y a nuestros vecinos de Portugal.

Mi agradecimiento a todas las personas de esta Diputación que intervienen ya sea en la extinción de incendios, en las inundaciones o en la cooperación tras los terremotos, los huracanes o las grandes sequías en los países en los que actuamos.

En la fiesta de nuestro Patrón quiero poner de relevancia el trabajo de nuestras áreas. Ayer tuve la oportunidad de compartir con todos los responsables de área un programa de radio con motivo de la tercera Semana de Puertas Abiertas de la Diputación. Una forma de hacer llegar a la ciudadanía el trabajo que desde las distintas áreas desarrolláis.

Quiero comenzar por el área de Tecnologías de la Información y la Comunicación, porque más que presente, me atrevo a decir, que es futuro. Porque de alguna forma en esta área se concentra y se concentrará aún más mañana la democratización de las instituciones.

Pero ya sabéis que eso de la informática podríamos decir que entra dentro de lo virtual. Así es que, y no lo voy a negar, porque yo también soy alcaldesa, cuando nos hablaban del área de Obras de la Diputación, de que se habían aprobado las obras en nuestra carretera, se nos notaba en la cara. Era algo que resultaba, además de necesario, muy fácil de explicar a nuestros vecinos y vecinas: “Se va a hacer la carretera”.

Y ahí está ahora nuestro Plan Activa bianual, para el 2017-2018, que cuenta con una dotación de 18 millones cada año, y que va directamente para infraestructuras, gastos corrientes y empleo.

En Recursos Humanos quiero destacar el esfuerzo que se ha realizado en aspectos tan importantes y tan esperados por todos como es el de la Carrera Profesional, y todo lo que ella significa en beneficio de los trabajadores y trabajadoras de la Diputación.

Pero me vais a permitir que os diga que si hay un área que desde el primer día supe que había que cuidar y mimar es el área de Cultura. Porque es la Cultura la que nos hace crecer como personas, dando trascendencia a nuestra propia existencia. De ahí que desde el área se hayan desarrollado y se estén desarrollando proyectos que acerquen la cultura a cada uno de nuestros pueblos, de nuestras alquerías, a cada uno de los rincones de la provincia. Y ahí aparecen programas como Provincia Inquieta, Cuentos con valores, Cultura crea Turismo, Enraizarte, entre otros muchos, o los ya clásicos Conciertos de Pedrilla, las Noches de Santa María o los premios literarios que han tenido en 2017 una gala inolvidable.

Desde el área de Economía se ha conseguido dinamizar la administración, agilizarla, que es lo que espera el ciudadano de nosotros. Hoy, Economía es un área más cercana, capaz de transmitir más seguridad. Un año, sin duda, de importantes decisiones con el único y firme objetivo de mejorar la gestión.

Quiero destacar de una forma especial la labor de asesoramiento a los municipios, que está siendo de los servicios mejor valorados por alcaldes y alcaldesas.

Y un área que considero estratégica para nuestra provincia es la de Desarrollo y Turismo Sostenible, por lo que significa para el empleo y la lucha contra el despoblamiento. Una lucha que no podemos acometer nosotros solos, de ahí la importancia que Europa sigue teniendo en nuestra capacidad de desarrollo. Ahí están los proyectos INTERREG, el proyecto EDUSI con financiación FEDER o el proyecto JUVENTAS con financiación del Fondo Social Europeo.

El trabajo cotidiano en esta área se desarrolla en absoluta colaboración con las instituciones que trabajan en el territorio, ya sean grupos de acción local, asociaciones empresariales, organizaciones sociales o nuestras mancomunidades.

Además, seguiremos apostando por nuestra presencia en las grandes muestras del Turismo nacional e internacional y colaborando con nuestras denominaciones de origen, pues cada día están más asociados conceptos como desarrollo, turismo y gastronomía.

Un último apunte sobre mi propio área de presidencia donde agradezco todos los servicios adscritos a mi Secretaría General, al departamento de Igualdad, al de Cooperación al Desarrollo del que ya he hablado o al de relaciones externas que sigue manteniendo una estrecha relación transfronteriza y que recientemente ha abierto la ansiada Oficina Europa como un servicio de apertura a las oportunidades europeas para todos nuestros municipios.

El futuro nos depara mucho trabajo. Tenemos mucho por hacer. Tenemos grandes desafíos de los cuales somos conscientes. Pero cada vez estamos mejor preparados para afrontarlos. Eso será siempre gracias a la cooperación entre la Diputación y los ayuntamientos, al trabajo denodado de diputados y diputadas y a la gran profesionalidad de  trabajadoras y trabajadores de esta casa.

No quisiera terminar sin reivindicar algo en lo que creo que todos estaremos de acuerdo: la necesidad que tenemos de un tren digno para Extremadura. Sin ese tren, os garantizo que habremos perdido el tren del futuro. Yo no lo quiero perder… porque, como decía el poeta:

“un tren no solo moviliza sus hierros

sino sangre soñadora deslumbrada por el viaje,

rostros de tierra, rostros relámpagos,

rostros que hacen música…”

 

Pues eso, hagamos música.

Muchas gracias.