Un día sí y el otro también nos despertamos con algún caso de corrupción. El sacado a la luz el día 8 de julio por la Cadena SER, por la construcción de ocho hospitales públicos y cincuentaisiete centros de salud, construidos por F.C.C., O.H.L., y ACCIONA, concedidos a dedo por la Comunidad Autónoma de Madrid, por supuesto a cambio de una mordida. ¿Dónde ha ido a parar este dinero? ¿Es que ese uno por ciento de comisión no estaría mejor repartido entre tantos sufridos ciudadanos?
Dicho esto, a ver si surge algún político capaz de poner coto a tanta injusticia, que ha invadido nuestro país. Ladrones confesos en libertad, gobernantes obsesos por el único tema de la independencia de Cataluña, eurodiputados acaparando fondos de pensiones que pagamos entre todos, alcaldes y ministros pillados con las manos en la masa…
Y todos haciéndonos creer que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, y dando por sentado que un sueldo de 645,17 euros al mes es suficiente para vivir dignamente. ¡Basta con deshacerse en elogios a la solidaridad de la gente; cuando ellos, según la tan alabada Constitución, son quienes deben preocuparse por el bienestar de todos!
Es una vergüenza que haya tantos niños que no puedan comer lo necesario y que los gobernantes se hayan puesto tan alto el listón de sus propias necesidades.
¡Por favor, no se van a arruinar si equilibran un poco los salarios! Echen una mirada a su alrededor y vean: ¡Cuándo un obrero trabaja cuarenta horas a la semana tiene suerte si llega a cobrar mil euros al mes! ¡Cuándo políticos y alcaldes se llenan los bolsillos! ¡Cuándo políticos europeos, que no saben inglés, están ganando más de cinco mil euros al mes! ¡Cuándo por un lado se pretende estimular el consumo y por otro se asfixia a las familias! ¡Cuándo un futbolista gana más de cincuenta euros por minuto! ¡Cuándo da igual si tienes experiencia y formación, porque ves que otros, menos preparados que tú, están trabajando! ¡Cuándo a un pensionista le suben el 0,25 por ciento y la vida o el IPC el 2 por ciento ; y a este ritmo, cuando pasen diez años, está en la ruina tota! ¡Cuándo ves que individuos, que no tienen ni formación ni experiencia ni educación, se hinchan a ganar dinero vendiendo sus miserias en programas de televisión…!
Por todo esto, algo no se entiende. Quiero dejar clarito que, aunque pocos, conozco a algún político honrado y trabajador, por lo cual no puedo generalizar. Pero las palabras del Padre Ángel las quiero repetir una y mil veces, porque no tienen desperdicio: Muchos políticos están para servirse y situar a los suyos; no para lo contrario, que sería servir. ¿CUÁNDO se seca el pozo de la corrupción, carajo…?