El Alcalde de Béjar, Alejo Riñones, realizó el miércoles, 12 de diciembre, una rueda de prensa para dar a conocer los hechos del derribo de la última pilona del remonte del Canchal Negro de la estación de esquí “Sierra de Béjar – La Covatilla”.

La comunidad de propietarios de la finca “El Tremedal”,derribó sin licencias ni permisos, en la noche del 11 de diciembre, la últimapilona del remonte que permite el acceso a las pistas de la cota alta de laestación.

Conoce la fiesta de Interés Turístico Nacional.

En la mañana del 12 de diciembre se comprobó que la pilona se encontraba en el suelo tras haberse quitado dos de los cuatro pernos que anclaban el poste al suelo, como causa del desplome; no solo la pilona afectada ha tenido daños, sino también ha producido daños, aún sin valorar, al resto del remonte.

Alejo Riñones leyó textualmente la sentencia del Juzgado de Piedrahíta de fecha 16 de febrero de 2016 en el que dice “ambas partes se comprometen a respetar entre sí la delimitación y lindes existentes en la finca y los que, en caso de duda, puedan fijarse de mutuo acuerdo o mediante los técnicos competentes según los títulos de la propiedad, y demás elementos identificadores legales” “El propietario concesionario de la estación de esquí La Covatilla, consiente en el cerramiento de la finca del Tremedal en los límites que proceda según lo expresado en la estipulación anterior.”

El Ayuntamiento de Béjar intentó llegar a un acuerdo con la Comunidad de Propietarios “El Tremedal”, pero la petición, por la cesión del terreno en litigio, era de un precio de 40.000 euros y 24 forfait de temporada, por lo que no se accedió a ello, por resultar excesivo.

El Juzgado de Piedrahíta en fecha 4 de diciembre de 2018 expresa en el último auto (auto que está recurrido), “Por otro lado el demandante, como dice la diligencia de ordenación recurrida, debe contar previamente con las licencias administrativas correspondientes, pero no tiene la obligación de acreditar ante este juzgado el cumplimiento de los requisitos administrativos para el inicio de las obras, siendo la administración competente la que fiscalice el cumplimiento de tales requisitos e impedir que se cumplan las obras careciendo de los mismo; ello no obstante, en el momento en el que el demandante tenga todos los permisos y licencias y tenga una fecha de la obra prevista lo comunicará al juzgado y a la parte demandada.”

Por lo tanto, el Ayuntamiento de Navacarros es la administración competente para conceder esa licencia, y esa administración no ha concedido licencia ni se ha presentado solicitud alguna al respecto y además no se ha presentado tampoco en la Dirección General de Medio Ambiente, la cual debe pronunciarse favorablemente.

El proceso no ha finalizado y está recurrido por el Ayuntamiento de Béjar, ya que hay discrepancia entre los límites de las fincas establecidos en el catastro y los límites que describen los títulos de propiedad de las fincas, que son además los límites entre la Solana de Ávila y Navacarros, y límites entre la provincia de Salamanca y de Ávila.

Como consecuencia de estas actuaciones clandestinas, el Ayuntamiento de Béjar realizará las actuaciones pertinentes y exigirá responsabilidad jurídica en todos los ámbitos.

Mientras tanto la estación de esquí “Sierra de Béjar- La Covatilla” abrirá esta temporada sus puertas, pero no se podrá acceder a las pistas de la zona alta de la estación, con las consiguientes consecuencias económicas y de empleo directo e indirecto que este acto tenga en Béjar y la comarca.