Descienden en un 67 por ciento los robos de aceitunas respecto a la campaña anterior

  • La delegada del Gobierno hizo balance con motivo de la reunión de coordinación sobre la campaña de la aceituna celebrada hoy.

La delegada del Gobierno en Extremadura, Yolanda García Seco, ha expresado hoy su satisfacción por los resultados de la pasada campaña de prevención del robo de aceitunas en el campo extremeño señalando en este sentido que  gracias a la colaboración de todos los colectivos, fuerzas e instituciones implicadas,  los robos en el campo han disminuido “considerablemente”.

La delegada hizo estas declaraciones con motivo de la reunión de coordinación para hacer balance de la campaña de aceituna del año anterior y proponer medidas de mejoras para la próxima.

Concretamente,  en la campaña pasada, la de 2018/2019, los robos de aceitunas se han reducido un 67 por ciento, una noticia que García Seco  consideró  “muy positiva” si a ello se suma la notable reducción de los kilos de aceitunas robadas, que ha sido de un 81 por ciento, pasando de 308.600 a 56.706 kilos. También disminuyó la aceituna incautada pasando de un 15 por ciento en la campaña 2017/2018 a un 41 en la campaña 2018/2019.

En cuanto al número de delitos esclarecidos han sido cercano a un 60 por ciento y 77 las personas detenidas o investigadas.

Cifras cuyo éxito la delegada atribuyó en gran medida a la nueva normativa de la Junta de Extremadura en este tema, que obliga a los agricultores a circular con un documento identificativo de la mercancía, donde se explica su procedencia y destino entre otras cuestiones. Un requisito, explicó que ha facilitado mucho el trabajo de la Guardia Civil, a cuyo cuerpo de seguridad atribuyó también “un trabajo y dispositivo extraordinario” con 11 unidades ROCA, además de la Unidad de Seguridad Ciudadana de las Comandancias, el SEPRONA, Tráfico y Policía Judicial. También agradeció el trabajo de la Policía Nacional en todas sus demarcaciones.

Un trabajo, declaró, “en el que se implican todos los medios posibles para conseguir que la aceituna sea vendida en zonas legales y su transformación industrial se lleve a cabo de forma ordenada”. “Esto no significa que haya que bajar la guardia, vamos a seguir trabajando  y escuchando al sector para conocer las posibilidades de mejora”, añadió.

En la reunión celebrada esta mañana han participado además de la Delegada del Gobierno, los subdelegados de Cáceres y Badajoz, representantes de la Junta de Extremadura, como son los responsables de Salud Pública y de Agricultura y Ganadería, representante de la Fempex, organizaciones agrarias, Guardia Civil y Policía Nacional, así como un representante de la Agencia de Información y Control Alimentario (AICA), dependiente del Ministerio de Agricultura.