Desde el PSOE de Plasencia queremos reiterar nuestra denuncia  de la devolución por parte del Ayuntamiento de Plasencia de las ayudas a mínimos vitales, tal como lo hicimos en el mes de septiembre.

Según nos ha informado el Ayuntamiento en la Comisión Informativa de este mes se va a devolver 5.000 euros a la Junta de Extremadura porque no tiene tiempo para gastar, que se une a los 50.000 euros que ya devolvieron anteriormente. Recordamos que estas ayudas están dirigidas a personas empadronadas de Plasencia, mayores de edad, que carezcan de rentas e ingresos suficientes para hacer frente a las deudas relativas al suministro de energía eléctrica y agua potable de su vivienda.

Desde el equipo de gobierno en este tema solamente han tomado decisión políticas dirigidas a poner trabas en la gestión de esta ayuda:

  • primero que no la pusieron en marcha porque desde la Junta de Extremadura no se había realizado el ingreso, cosa que no se ha entendido nunca desde este Grupo Municipal, ya que se podrían haber ido adjudicando ayudas a los ciudadanos desde el momento que se aprueba oficialmente la subvención, puesto que era cuestión de tiempo el recibir dinero.
  • después que la cantidad económica asignada a la ciudad era excesiva, que sobraría dinero, cuando Plasencia además de contar con unos índices de paro importantes, también cuenta con unos porcentajes excesivos a nuestro entender de hogares en situación de riesgo de pobreza.
  • finalmente han devuelto estos últimos 5.000 euros porque no hay capacidad de ejecución según nos informaron en la Comisión, por lo que el Ayuntamiento de Plasencia utilizará para 2016 solamente 5.000 euros de los 60.000 concedidos.

Desde el PSOE de Plasencia pensamos que detrás de esta gestión existen decisiones políticas que lo único que hace es perjudicar a la ciudadanía de Plasencia por lo que seguiremos denunciado estos despropósitos ya que entendemos que la lucha por la igualdad de oportunidades e integración social tienen que ser prioridades para cualquier gobierno local, y las ayudas destinadas a mitigar la exclusión social tienen que ser aceptadas y utilizadas.