La pasada semana conocimos los datos de exportaciones de julio. La tasa anual aumentó con fuerza cerca del 10% versus el 4% de crecimiento promedio anual. No obstante, eliminando el efecto estacional, las expor se mantuvieron estancadas con respecto a junio. La partida que más crece es la de exportaciones de productos energéticos, principalmente refinados, mientras las exportaciones no energéticas apenas crecen en euros mientras las importaciones crecen el doble y aumenta el déficit exterior. Y el aumento de los precios del petróleo también aumenta nuestro déficit. El déficit de comercio de bienes con el exterior entre enero y julio ascendió a los 18.000 mill. versus los 13.000 mill del pasado año, lo cual suponen niveles próximos a los de 2012 cuando se aprobó la reforma laboral. Por lo tanto, un mes más se confirma que el mantra que la reforma laboral había mejorado nuestra competitividad es falso.

Fue una estrategia política apoyada desde varios medios de comunicación y servicios de estudios de bancos. Con la salida del PP del Gobierno esos medios y servicios de estudios han dejado de apoyar esa tesis y ya resaltan las debilidades de nuestro modelo de crecimiento con la productividad estancada y salarios precarios. En este blog lo seguimos denunciando para mejorar la calidad de nuestros empleos y nuestros salarios. En esos medios y servicios de estudios lo asocian ahora al cambio de gobierno y a la inestabilidad para perjudicar al Psoe y dar la sensación que la izquierda no sabe gestionar bien la economía.

Es la misma estrategia que vivimos en 2004 y sabemos que irá a más en los próximos meses. Para mejorar la productividad, la competitividad y nuestros salarios hay que aumentar la inversión en innovación, en educación y capital humano y en infraestructuras. La realidad es que en seis años el PP ha hundido la inversión en innovación y en infraestructuras a niveles mínimos históricos. Y ahora culparán al gobierno del Psoe como le culparon de la burbuja inmobiliaria que se creo con el PP en el gobierno entre 1998 y 2004 donde los precios de la vivienda pasaron de suponer 3,5 veces el salario medio de un trabajador a 7 veces. Esta estrategia es muy dañina para la formación de expectativas y el futuro de la inversión y el empleo, tanto de los empresarios españoles como de los inversores internacionales. En 2010 Montoro dijo “que se hunda España que nosotros la rescatamos” y en 2018 Casado le acaba de decir al presidente de la Comisión Europea “España es un desastre”. Como en El Príncipe de Maquiavelo, el fin y el poder siempre justifica los medios para la derecha española que es mucho más que el PP.

El problema es que la falta de una estrategia clara del Gobierno y las permanentes contradicciones les facilitan mucho el trabajo. Tras centrar el debate económico exclusivamente en las subidas de impuestos, esta semana el Gobierno ha comenzado a hablar de bajadas de impuestos. Eliminar el impuesto a la electricidad supondría un aumento del déficit de unos 1.500 mill. y bajar el impuesto de sociedades a las pymes de 25% al 23%. Para compensar, Podemos empieza a hablar de eliminar las deducciones a las aportaciones de fondos de pensiones. Esa medida afecta a 9 millones de españoles y es muy poco probable que el PNV y PdCat la acaben apoyando. Por lo tanto, el Gobierno genera ruido que favorece la estrategia de la derecha.

Esta semana el Gobierno ha amortizado anticipadamente 3.000 mill del préstamo del rescate. Cuando lo hacía el PP era una señal de eficacia en la gestión y que la economía va bien. Cuando lo hace el Psoe apenas sale en los medios. Cuando se publicaban datos de exportaciones cada mes con el PP titulaban la nota de prensa “record histórico de exportaciones” y lo replicaban todos los medios. Cuando las exportaciones marcan un nuevo record histórico en julio el ministerio de Industria titula “las exportaciones crecen 3,8%” y casi ningún medio habla del tema.

¿Qué dicen los datos? Los datos de empleo y afiliaciones en julio y agosto, como comentamos, fueron peor de lo esperado. Pero esta semana el INE publicó su indicador de actividad del sector servicios de julio que aumentó un 7% anual, su mayor crecimiento desde septiembre. Por lo tanto, lejos de desacelerar la actividad acelera. El turismo y las ventas minoristas no han ido bien, por lo tanto el resto de sectores está creciendo con fuerza para compensar. Este economista observador ha tenido una semana muy viajada y no había leído esta noticia comentada en ningún medio o en redes. Ya estamos en campaña electoral, la derecha va a usar la economía como principal argumento para pedir el voto y la izquierda en economía sigue a por uvas. Nosotros en este comentario seguiremos analizando los datos con una visión crítica, hasta positiva cuando los datos sean buenos.

La pasada semana estuve en Nueva York aprovechando la Asamblea de la ONU y los foros de ODS y sostenibilidad como director del Foro del Agua de la Universidad de Alcalá. Pero también me reuní con inversores de Wall Street. Las bolsas en EEUU siguen subiendo y registrando máximos históricos, la confianza del consumidor en máximos igual que la deuda de las familias, etcétera. La semana que viene os contaré cómo está el estado de opinión en el que sigue siendo el principal centro financiero del mundo.

* Es economista de Macroeconomía en la Universidad de Alcalá, donde actualmente trabaja como profesor e investigador. http://www.jcdiez.com