Francia, Bélgica, Reino Unido, Portugal, Austria, etcétera. La mayoría de países de Europa anuncian confinamientos restrictivos. En España el Gobierno niega que sea necesario aunque no lo descarta. La misma historia que en marzo y tardaron dos semanas en aprobar el confinamiento más restrictivo de todos. España tiene el ratio de contagiados per cápita más alto de Europa y en el gráfico posterior se observa que el indicador adelantado anticipa que todo es susceptible de empeorar.

La situación hospitalaria es mejor que en marzo pero los picos de enfermedades respiratorias son en diciembre y enero. Sería necesario un confinamiento duro por distritos más afectados de 10 días para frenar el contagio hasta que el sistema de salud recupere el control de la pandemia. Combinado con test masivos de millones de personas y aplicaciones de rastreo como están haciendo en Asia y continuar con confinamientos selectivos para reducir el número de muertes y el impacto sobre el empleo. Confinar para volver abrir sin control es como vender el coche para poder comprar gasolina. El otro problema es que en la aprobación del estado de alarma de la pasada semana para dos meses, prorrogable hasta seis, el Gobierno ha cedido el control de la pandemia a las CCAA, lo cual dificulta enormemente su gestión de manera coordinada.

Ya tenemos datos de PIB del 3tr20 de los principales países. La recuperación mundial ha sido más intensa de lo esperado, como veníamos anticipando por los datos de comercio mundial. Como la caída en la primavera fue muy intensa y la recuperación en el otoño también lo más recomendable es analizar la tasa anual en el 3tr20 para medir el impacto final de la pandemia. Asia lidera la recuperación. El PIB de China aumentó un 5%, por lo que ya han superado el impacto y están en fase clara de recuperación.

En occidente el PIB de EEUU cayó un 3% anual, pero su composición permite albergar esperanza. El crecimiento lo lideró las compras de coches, la recomposición de inventarios y la inversión en equipo de las empresas que ya crecen en tasa anual. También las exportaciones que han tenido una recuperación muy intensa apoyadas por la debilidad del dólar. Sin duda, excelentes noticias para América Latina, especialmente para México donde se producen los coches que se venden en EEUU. No obstante, la tasa anual mexicana cayó 9%, el triple que la estadounidense. Buenas noticias para los dos principales bancos españoles y Telefónica.

Este martes los EEUU eligen a su presidente para los próximos cuatro años, decisión que afectará a la geoestrategia mundial. Biden lidera las encuestas con el doble de distancia que Clinton en 2016. Pero en el último mes ha aflorado voto oculto favorable a Trump y ha recortado algo la distancia. Tras el sorprendente resultado de 2016 todo el mundo está cauto. De cada 10 elecciones como las de 2016 Trump sólo ganaría una y parece que fue esa. Ganó en tres estados demócratas durante décadas: Michigan, Pensilvania y Wisconsin por una diferencia de 11.000 votos en alguno de ellos. Había descontento en los obreros industriales que muchos no fueron a votar y algunos votaron por Trump.

En el gráfico anterior se observa que la pandemia ha afectado duramente en esos estados donde la diferencia a favor de Biden es muy superior a la Clinton. Trump ha centrado su última semana de campaña en estos tres estados con hasta cinco mítines diarios. La diferencia con 2016 es que ahora muchos votantes saben que miente. El problema es que muchos demócratas han votado por correo y el resultado definitivo no se sabrá hasta el jueves. Va a ser una semana de mucha tensión, como ya reflejan las bolsas que cayeron la pasada semana.

En la Eurozona el PIB se recuperó con la misma intensidad con una caída del 4% y también liderada por las exportaciones. Alemania y Francia registraron caídas del PIB del 4% anual, Italia del 5%, España del 9% el doble de intensa. El consumo de las familias en España cayó un 10% anual, la inversión un 13% y las exportaciones un 17% anual. Las exportaciones de bienes cayeron 4% anual pero las de turismo un 75% y explican buena parte del deterioro del PIB.

El PIB es una media de todos los sectores pero hay mucha dispersión. Las administraciones públicas, la educación, la sanidad y la agricultura tuvieron más actividad en el 3tr20 que hace un año, la industria cayó un 4% y los servicios un 10%. Pero dentro de servicios, comercio, hostelería, transporte, cultura y ocio cayeron un 20%. Si miras datos de empleo, la industria ha destruido un 9% de horas trabajadas, el doble que la caída de su actividad. Pero en los sectores más afectados de servicios el empleo ha caído un 10%, la mitad de la actividad.

La situación empresarial es radicalmente opuesta. Mientras la industria ha aumentado su productividad por ocupado y los beneficios, los sectores de servicios más afectados han visto cómo se desplomaba su productividad y entraban en fuertes pérdidas. La ley obliga a las empresas en pérdidas que consumen su liquidez a declarar el concurso de acreedores (que es lo más previsible que suceda a partir de este mes). La prohibición para las empresas que se acogieron al ERTES de no despedir vencía el 26/10 y por lo tanto muchos de esos ERTES en esos sectores acabarán siendo ERES y despidos en los próximos meses.

Entre enero y junio se destruyeron 3,6 mill de empleos a tiempo completo (equivalente). Es una metodología estandarizada por el FMI que corrige el empleo por horas trabajadas y traduce las horas en empleos a tiempo completo. Este indicador permite medir el efecto de los ERTES. Entre julio y septiembre se crearon 2,4 mill de empleos. O sea 1,2 mill de empleos se han destruido por esta pandemia. En el gráfico posterior se observa el destrozo a pesar de la recuperación de los últimos meses.

¿Cuánto tiempo tardarán las empresas en recuperar los empleos perdidos? Esa es la pregunta del millón de dólares y nadie sabe la respuesta con certeza. Primero es necesario eliminar la incertidumbre sobre el virus y la disponibilidad de vacunas abundantes para proteger a la población de riesgo. Estamos en noviembre y aún no hay ninguna empresa farmacéutica que haya anunciado su comercialización y tardarían algunos meses más en tener una producción masiva. Luego faltaría saber cuánto tiempo tardarán los ciudadanos en perder el miedo al virus y normalizar sus hábitos de vida. Muchos de esos hábitos cambiarán  y  en  el  caso  del  turismo  y  el  ocio  la  normalización  tardará  años.

¿Cuántos? Nadie lo sabe.

En el gráfico anterior se observa la encuesta de Metroscopia. La desconfianza económica de los españoles se ha vuelto a desplomar en octubre, igual que lo

hizo en abril, y se ha situado en mínimos de 2012 después del rescate y cuando la tasa de paro alcanzó su máximo histórico del 27%. Sin duda la situación más dramática en esta crisis la sufren los autónomos y las micropymes. Un 10% de los autónomos han solicitado el cese de actividad para cobrar una pensión mínima del estado de 500 euros y un 10%, o sea unos 300.000 personas, creen que tendrán que cerrar definitivamente según datos de una encuesta de ATA. La mayor dificultad es para los autónomos con personas contratadas que son el 50% o sea 1,5 millones de personas. El 42% según ATA dice no tener liquidez para afrontar el coste de despido de sus trabajadores.

La ley concursal para particulares no funciona y estos autónomos y sus trabajadores están en un limbo legal que puede llevar meses resolver. Sería urgente aprobar una ley de segunda oportunidad, similar a la que se aprobó para los desahucios de familias en la anterior crisis. En 2007 recuerdo que comencé a anticipar la crisis de deuda hipotecaria y los dramas familiares que se iban a producir y no se aprobaron medidas hasta 2013 después del rescate de la Troika. Veremos lo que tarda el Parlamento en legislar para evitar los dramas de los autónomos y sus trabajadores. Estamos hablando de más de 5 millones de españoles que tienen familias e hijos a cargo. Sin duda, este análisis tan duro ayuda a explicar los disturbios que estamos viendo en nuestras calles de muchas ciudades. La violencia nunca está justificada, pero cuando la democracia no resuelve los problemas de la sociedad, la gente deja de creer en la democracia. Veremos.