La pasada semana el INE publicó varios datos del primer trimestre de 2017 y dieron señales preocupantes. La actividad del sector servicios (que explica dos tercios del PIB) cayó en enero, eliminando el efecto estacional y de calendario para hacer los datos mensuales comparables. Es la primera caída mensual desde febrero de 2016. Hay que esperar a los próximos meses, pero en enero las ventas en el sector registraron la mayor caída desde noviembre de 2015. Las ventas del sector industrial estuvieron estancadas en enero. Tras tres meses con fuerte crecimiento un dato estable no es tan preocupante como la caída de servicios. Habrá que esperar a los próximos meses para saber si hay un cambio de tendencia, aunque las encuestas PMI industriales anticipan que la actividad del sector seguirá creciendo.
Las pernoctaciones hoteleras de febrero fueron sin duda el peor dato publicado. Las pernoctaciones de extranjeros aumentaron 2% anual. Es un dato débil pero la serie es errática y hay que esperar a próximos meses para saber si es un cambio de tendencia, aunque lo más probable es que sigan creciendo ya que la demanda en los países que viajan a España sigue creciendo. Pero las pernoctaciones de españoles se desplomaron un 8,5% anual, la mayor caída desde febrero de 2013 cuando la economía estaba en recesión. Febrero fue el tercer mes en negativo y la caída es cada vez mayor. Como anticipamos, la subida de los precios del petróleo con los salarios estancados tendría efectos negativos sobre el consumo de las familias y es lógico que los primeros gastos en recortar sean ocio, viajes y turismo.
Paradójicamente en 2016 el mayor riesgo era la incertidumbre política y la economía creció más de lo esperado sin gobierno. Y en 2017, cuando se ha formado gobierno, la economía se frena. La causa ha sido exógena y deja en evidencia que la economía está altamente endeudada con el exterior y es muy dependiente de lo que sucede fuera de nuestras fronteras.
En EEUU Donald Trump sufrió su primera gran derrota política y tuvo que retirar su reforma sanitaria por la falta de apoyos, especialmente dentro de las filas de su propio partido. Trump -empresario que gestionaba la empresa heredada de su padre a su antojo- empieza a comprender que la política y gobernar un país es mucho más complicado que el mundo empresarial. Otras propuestas que ya ha anunciado por Twitter como el impuesto del 20% sobre las importaciones tampoco cuentan con apoyo suficiente en el congreso. Por lo tanto, no será el último revés que sufra.
Esta semana apenas hay datos macroeconómicos relevantes. En la Eurozona se publicarán datos de confianza empresarial y del consumidor. En la encuesta preguntan por las expectativas del propio hogar y es una variable que anticipa bien el comportamiento del consumo. Habrá que ver con atención si en España continúa deteriorándose. En EEUU se publica el indicador de precios PCE que sigue la Fed como objetivo. Está próximo al 2% y no se espera que aumente. En el reciente comunicado de la autoridad monetaria se confirmó que las expectativas de inflación se mantienen estables.