El Ayuntamiento de Hervás quiere mostrar sus condolencias y cariño a la familia de D. Eduardo Martín, Párroco de nuestra localidad y querido vecino. Hoy sin duda es un día triste por su pérdida, pero queremos recordarle con el artículo que nos dejó en la Revista de Ferias y Fiestas de 2016

El sacerdote fallecido Eduardo Martín Herrero.

BIOGRAFÍA DE D. EDUARDO MARTÍN HERRERO (PÁRROCO DE HERVÁS)

Nació en Hervás el 18 de Diciembre de 1.940. Sus padres se llamaban Eduardo y Benedicta; y tiene una hermana 5 años menor que él. Pasó su niñez en Hervás y estudió en el colegio de aquí. Estudió 1º de Bachillerato en Salamanca, y de allí pasó al seminario con 11 años, estuvo estudiando allí durante 12 años, hasta que le ordenaron sacerdote. Terminó la carrera con sus compañeros en 1964, pero al ser muy joven, decidió esperar unos meses para ordenarse. Se ordenò en Plasencia el día 7 de febrero de 1.965, siendo obispo D. Juan Pedro Zarranz y Pueyo.

Lo recuerda como un día de muchos nervios y muy emotivo, porque le acompañaron sus compañeros que ya estaban ordenados sacerdotes.Su primer destino fue Navalvillar de Pela (Badajoz).

Llegó con 24 años y estuvo 17 años y medio. Refiere que fueron los mejores años de su vida; me cuenta como anécdota que salió de Hervás a la 1 de la madrugada en tren y después de varios trasbordos, llegó a Navalvillar a las 17 horas de ese mismo día (16 horas de viaje tardó en recorrer 190 km.).

En Navalvillar trabajó con jóvenes, era la época de los centros y los clubs de jóvenes, después trabajó también con personas mayores.Junto con otros compañeros, tomaron conciencia de la situación tan atrasada de aquellos pueblos e intentaron ayudarles.

Eso les supuso problemas con las autoridades, ya que les achacaban que los sacerdotes se estaban metiendo en política y lo único que querían era ayudar a las personas necesitadas, para que pudiesen vivir dignamente.En esa época, ya había terminado el Concilio Vaticano II, lo que provocó un cambio radical en la iglesia, la cual antes era sólo para hacer culto y a partir de entonces, la iglesia tenía que afrontar y preocuparse por los problemas de las personas, ya que entra dentro de la labor de un sacerdote, y no sólo atender la cuestión religiosa.

Me comenta que la situación sacerdotal es difícil, ya que a día de hoy, sólo hay dos seminaristas que en un par de años se van a ordenar sacerdotes y después ya no hay nadie, de ahí que un sacerdote tenga varios pueblos a su cargo. En la Diócesis de Plasencia, se está invitando a que vengan sacerdotes de Hispanoamérica, al contrario de lo que sucedía antes, que los sacerdotes españoles iban allí.Le pregunté si creía que si los sacerdotes pudiesen casarse, habría más vocaciones, me contestó que se intentó que los padres Conciliares lo tratasen en el Concilio, ya que en aquella época, había muchos obispos que defendían el celibato opcional, no quitarlo como la gente creía, sino que hubiese sacerdotes que optaran por casarse y otros por seguir célibes, es decir, por vivir como viven ahora los sacerdotes, pero el Papa lo vetó.

Actualmente es posible que el Papa francisco lo afronte, como ocurre en otras religiones católicas orientales, en las que los sacerdotes se pueden casar.Comenta que el problema fundamental, es que los niños una vez que hacen la comunión, no vuelven a aparecer por la iglesia y no siguen su educación cristiana como debe ser, de hecho son pocos los jóvenes que se confirman hoy en día.Su segundo destino, fue Jarandilla de la vera (Cáceres), donde estuvo 1 año.

Pasó después un año sabático en Madrid, y ese verano (1984), se fué tres meses a Colombia.Al llegar a España, le enviaron junto a otro compañero a Guareña (Badajoz), estuvo 16 años y celebró allí sus bodas de plata con el sacerdocio.En Guareña trabajó con matrimonios, para tratar de la situación de los hijos, sin dejar de atender a los jóvenes. Allí estuvo hasta el año 2.000.A punto de cumplir los 60 años, y habiendo ya fallecido su madre, le comentó al obispo su deseo de ir a trabajar a América, y le autorizó a irse a Argentina, donde estuvo hasta el año 2007.Recuerda su estancia en Argentina como muy enriquecedora e interesante. Le preocupaba mucho el tema de la sanidad, porque la Seguridad Social allí no funciona como aquí, por ej. las personas iban a comprar una sola pastilla cuando lo necesitaban, porque no podían comprar más cantidades.

Cuando tenían que ir al hospital, el estado pagaba la operación, pero los pacientes tenían que llevar el algodón, los puntos de sutura, el alcohol.Allí se cultivaba mucho algodón, e hicieron proyectos con las personas del campo, les hacían préstamos para cuidar el cultivo y se lo financiaban con la ayuda que recibía de los pueblos de España donde había estado de sacerdote, incluso de aquí de Hervás.El día 7 de Octubre de 2007, con 67 años, llegó a Hervás para tomar posesión de las dos parroquias (Santa María de Aguas Vivas y San Juan Bautista), y también de la de Gargantilla.Espera poder jubilarse en septiembre.

Al cumplir los 75 años, se hace un escrito en que se pone a disposición del Obispo la parroquia de la que se es titular.Aunque no se esté a cargo de ninguna parroquia, “Un sacerdote, nunca deja de ser sacerdote”.

El Ayuntamiento de Hervás desea que recordemos a D. Eduardo Martín Herrero por su buen hacer como sacerdote al frente de las dos parroquias, así como su por amabilidad y colaboración con Hervás y sus vecinos.