• Ningún conductor dio positivo a drogas, solo 2 conductores dieron positivo como conductores de camión
Campaña de Tispol de la Dirección General de Tráfico.

Durante los siete días de duración de la campaña de Tispol de vigilancia  de camiones y autobuses que la DGT ha realizado entre el 10 y 16 de febrero, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil de Castilla y León, han controlado a 3.299 vehículos, de los cuales 805 conductores de camiones y 24  de  buses fueron denunciados por no cumplir algunos de los preceptos de la normativa. También se inmovilizaron 13 camiones por diferentes motivos.

Ningún conductor de camiones dio positivo a drogas  y solo 2 conductores de camión dieron positivo en alcohol. En el caso de los  conductores de autobús ninguno a los que se les realizó la prueba dio positivo a dichas sustancias.

En lo que respecta al cinturón, otro de los pilares básicos de la seguridad vial, 35 usuarios de camiones, 1 de autobús han sido denunciados por no hacer uso de dicho dispositivo de seguridad.

En el caso de la velocidad, 21 conductores de camión circulaban a velocidades superiores a la permitida. Ningún conductor de autobús fue denunciado por velocidad.

Las denuncias por exceso de horas de conducción han sido las más numerosas. En concreto los agentes de tráfico  han tramitado 147 denuncias por infracciones relativas a los tiempos de conducción (146 a camiones y 1 a autobuses)  y  50 por cuestiones relacionadas con el tacógrafo en camión  y 2 en  autobuses.  Un exceso en el tiempo de conducción puede generar fatiga y distracciones, aumentando el riesgo de sufrir o provocar un accidente.


Datos de la campaña en Salamanca.

Las denuncias impuestas por exceso de peso y mala disposición de la carga ascendieron a 137, de los cuales 136 fueron a camiones y  1 a buses.

Sobre la documentación relativa al vehículo y al conductor, los agentes comprobaron que 101 conductores (84 camiones y 17 a autobuses) presentaban irregularidades administrativas.