En el transcurso de la reunión, en la que también ha participado el secretario de Estado de Empleo y Economía Social, Joaquín Pérez Rey, se ha avanzado en la constitución de un mecanismo de diálogo social específico, en el que se aborde la problemática agraria en nuestro país.

El Ministerio de Trabajo se ha comprometido a estudiar medidas que puedan aliviar la situación del sector, en el marco de sus competencias, incluido el establecimiento de bonificaciones para impulsar la calidad del empleo agrario.

Además, se estudiará el desarrollo de mecanismos de protección para el desempleo de las personas trabajadoras del campo, con el diseño de una agenda que atienda tanto a los problemas actuales planteados por Organizaciones Profesionales Agrarias y sindicatos como a la reorganización futura del sector.

Desde la vicepresidencia se señala que la reunión ha sido una primera toma de contacto «muy satisfactoria» con las organizaciones agrarias, a las que se les ha explicado que el Gobierno, a través del trabajo coordinado de varios ministerios, está «tomándose muy en serio sus reivindicaciones y demandas».