El Plan de Restauración Forestal en los valles del Jerte y La Vera contempla una inversión cercana a dos millones de euros

La Junta de Extremadura, junto al Ministerio de Transición Ecológica y la Confederación Hidrográfica del Tajo, aportarán unos dos millones de euros para financiar las actuaciones previstas en el Plan de Actuación Forestal desarrollado por la Administración regional para recuperar la zona arrasada por las llamas en el incendio declarado este verano en las comarcas de la Vera y el Jerte.

Así lo ha trasladado la consejera de Agricultura, Desarrollo Rural, Población y Territorio, Begoña García Bernal, en la Asamblea regional, donde ha intervenido a petición propia, para presentar las principales líneas de actuación que se llevarán a cabo, así como las que ya han comenzado a desarrollarse para paliar la situación, con carácter de urgencia.

Begoña García ha valorado la gran labor de todos los que estuvieron trabajando en la extinción del incendio, desde quienes estaban enfrentándose directamente sobre el terreno, los profesionales del Plan INFOEX, de las BRIF, de la UME, el 112, del SEPEI hasta el trabajo realizado por el Comité Asesor Técnico del Platercaex formado por Cruz Roja, INFOEX, y Guardia Civil.  

El 14 de septiembre se presentó el plan de actuaciones urgentes, donde se han repartido competencias entre la Confederación, que actuará en el ámbito hidraúlico; la Dirección General de Biodiversidad, que lo hará en los montes de utilidad pública; y la consejería, que actuará sobre el resto del terreno afectado.

FINANCIACIÓN Y PRIMEROS TRABAJOS

Tras la publicación, el 18 de septiembre, en el Diario Oficial de Extremadura (DOE), de la declaración como zona de actuación urgente, empezaron a desarrollarse en el área afectada los trabajos de limpieza de restos vegetales y acumulación de cenizas en los cauces; así como el ‘mulching’, una novedosa técnica que consiste en acolchar paja en zonas de fuerte pendiente con medios aéreos para estabilizar el suelo y mitigar arrastres.

Según ha apuntado la consejera, entre otras acciones, se construirán fajinas para corregir el riesgo de erosión hídrica en laderas; albarradas en los cauces, que son estructuras para disminuir la velocidad de arrastre del agua y retener sedimentos; así como diques de mampostería en seco, para retener arrastre de ceniza y evitar escorrentías por las lluvias.

Además, se construirán cordones de protección, denominados bermas, en las laderas desarboladas con el objeto de controlar la erosión en zonas de elevada pendiente y carentes de vegetación, evitando así pérdida de suelo por el arrastre de finos y cenizas hacia las gargantas cercanas que abastecen de agua a varios municipios.

También, se cortarán los árboles quemados y se acometerán acciones de regeneración de la cubierta vegetal; se construirán y mantendrán pistas forestales así como otras infraestructuras dañadas por el incendio.