Béjar, a 26 de febrero de 2021.

Comunicado del Partido Popular de Béjar

En la tarde de ayer se celebró el Pleno Municipal más importante del año: la votación del Presupuesto Municipal para Béjar.

Es el más importante porque los presupuestos permiten que el Gobierno de Béjar pueda decidir en qué se va a gastar el dinero del Ayuntamiento y qué proyectos, obras, contrataciones… se van a realizar.

Por primera vez en la historia de Béjar, el Pleno rechazó este presupuesto presentado por el Gobierno de coalición de PSOE y Ciudadanos.

Los votos en contra del Partido Popular fueron decisivos para que esto se consiguiera y votamos que no por dos motivos: porque suponen un engaño a la participación ciudadana en la elaboración del presupuesto prometida por el PSOE y porque su contenido es perjudicial para Béjar.

Son unos presupuestos que atentan contra la escasa iniciativa privada que hay en Béjar (apostando por un camping por ejemplo cuando un empresario ya estaba trabajando en ello). Unos presupuestos que se olvidan de hacer nuevas inversiones para Béjar, que no recoge ninguna mejora en la ciudad y sobre todo, que se olvida del empleo en un momento donde los bejaranos más lo necesitan. Eso sí, un presupuesto que vuelve a recoger 42.000 euros de sueldo a la alcaldesa más el elevado pago de su cotización a la Seguridad Social, dice Alejo Riñones.

Unos presupuestos que aumentan el gasto para el personal pero no la plantilla para hacer nuevas contrataciones porque apenas se recogen obras públicas.

Con el rechazo del presupuesto el equipo de Gobierno de PSOE y Ciudadanos vuelven a demostrar que están gobernando en una minoría insostenible (siete concejales frente a un pleno de diecisiete). Que los apoyos que no tuvieron en las urnas, ya tampoco los tienen de otros partidos en el Pleno Municipal. Que al no tener los apoyos suficientes para gobernar, están bloqueando la ciudad y perjudicándola día a día.

Por todo ello este grupo solicitó la dimisión de la alcaldesa o que se someta de manera urgente a una cuestión de confianza. Cuestión de confianza a la que la señora alcaldesa no ha tenido más remedio que anunciar que se someterá.