Salamanca, a 19 de enero de 2020.

Los procuradores socialistas por Salamanca y Zamora han registrado una Proposición no de Ley en las Cortes de Castilla y León instando a la Junta a que dé marcha atrás y revierta la autorización que dio a la empresa concesionaria del servicio de transporte de viajeros por carretera entre Fuentesaúco y Salamanca,  que afecta y perjudica negativamente a un gran número de localidades de la comarca salmantina de La Armuña, para cambiar los horarios de los autobuses el pasado mes de agosto.

Los parlamentarios del PSOE exigen, además de volver a los horarios que había antes del cambio en agosto del año pasado, a que la prestación de este servicio se haga en un autobús acorde y que permita mantener las distancias de seguridad entre los viajeros conforme a los protocolos establecidos para hacer frente a la pandemia del COVID-19.

Los socialistas de Salamanca consideran que los cambios autorizados por el ejecutivo regional de PP y Ciudadanos presidido por Mañueco, en cuanto a horarios, el tipo de vehículo que se utiliza, y las condiciones en la prestación de este servicio que une Fuentesaúco con Salamanca, están perjudicando gravemente a los usuarios y vecinos de la localidades salmantinas de Aldeanueva de Figueroa, Tardáguila, Arcediano, La Vellés y San Cristóbal de la Cuesta.

Los procuradores socialistas apuntan que estos cambios autorizados por la Junta atienden, única y exclusivamente a los intereses de la empresa concesionaria, y no al beneficio del servicio público y al de los viajeros que “es lo que debería primar”. En concreto, el cambio de horario en la salida de los vehículos está suponiendo dificultades, e incluso imposibilitando, que los usuarios puedan acudir a centros escolares, lugares de trabajo, consultas médicas, gestiones administrativas o, el acceso al comercio u otros servicios en la ciudad de Salamanca. Y todo ello, a personas en su mayoría de avanzada edad o que solo tienen el autobús del servicio público como único medio de transporte, se afirma desde el PSOE.

La sustitución del vehículo de grandes dimensiones que habitualmente cubría esta línea por un microbús está generando además, añaden los socialistas, situaciones de incertidumbre y preocupación tanto entre los viajeros como entre los alcaldes, por entender que en el microbús no es posible guardar las distancias de seguridad aconsejadas por las autoridades sanitarias por motivo de la pandemia generada por el COVID-19.