La Cooperativa “Aceitunera Granadilla” ha tenido este año una campaña record con 13 millones de kilógramos de aceitunas. La presidencia de la sociedad explica que en breve se hará liquidación de campaña

Este año la Cooperativa de Segundo Grado Aceitunera la Granadilla ha hecho record de recogida de kilógramos con 13.000.000 kilógramos y también en facturación. Por primera vez, “hemos pagado un anticipo de campaña de 0,18 euros por kilógramos a todos los aceituneros que han recogido durante septiembre y octubre, para que nuestros socios pudieran afrontar los gastos derivados de la campaña”, ha explicado el presidente, José Julián Martín Palomero.
En diciembre, la agrupación era de el 80 % de campaña pagado y en los próximos días “haremos la liquidación de la misma”.
Ha sido una campaña muy complicada. “Hemos mantenido los precios de venta de la campaña anterior en lo que se refiere a aceituna de mesa, pero lo hemos tenido muy difícil porque empezaron a bajar los precios sin comportarse con la realidad del mercado, con la excusa de que había una gran campaña”, matizó.

José Julián Martín Palomero, presidente de la entidad cooperativa “Aceitunera Granadilla”.


Evidentemente esta bajada de precio que “han hecho” se debe a la desorganización del norte de Cáceres. Cada vez hay más puntos de compra de aceitunas, unido a que las cooperativas, “desgraciadamente, en muchos casos cada vez tienen menos decisión sobre la venta de sus aceitunas. Necesitamos que las cooperativas estén bien gestionadas y haya más unión porque en muchos casos, parece que somos enemigos”, comentó.
La cooperativa tiene que volver a ser la cooperativa del pueblo, cada pueblo con su cooperativa referente, porque la desaparición de estas va ligado al descontrol de la zona, “por lo tanto necesitamos cooperativismo”.
Otro tanto ha pasado con la aceituna de almazara, cada día con un precio en los puntos de compra. En Aceitunera Granadilla, aunque los precios hayan bajado, “hemos podido sacar una diferenciación en precio debido a la calidad de nuestro aceite, como otros años, el 80% de la producción ha sido vendida a Italia”, comentó.

NUEVAS INVERSIONES Y MEJORAS
Para finalizar, José Martín, dice que gracias a las ayudas de Asociación para la Promoción y el Desarrollo de la Comarca de Trasierra Tierras de Granadilla “Cáparra”, junto con fondos propios, se ha podido realizar un proyecto ya ejecutado de 137.035,74 euros y se está realizando otro de 192.341,21 que consiste en la instalación de una gasolinera y mejoras en la planta de aderezo.
De estas inversiones, el 50 % esta concedido en subvención. A la vez, también “tenemos solicitado a Incentivos Regionales ayuda para una inversión de 104.623 euros, que está prácticamente realizada”.
El estado de las cooperativas bases pertenecientes a Aceitunera Granadilla es bueno, ya que prácticamente todas ellas tienen previsto hacer inversiones en la próxima convocatoria de ayudas públicas. En alguna de ellas, ya es una realidad en cuanto a modernización se refiere.
Todo esto, insiste el Presidente, que se pagará con los beneficios obtenidos de trabajos a terceros en estos 6 años que lleva al frente de la cooperativa, sin necesidad de pedir préstamos bancarios, recalcando que no sale del dinero de la venta de las aceitunas de los agricultores, pero si repercutirá en un mejor precio de pago al socio.

EL SUPERINTESIVO VA LIGADO A LA DESPOBLACIÓN
El sector de aceitunas atraviesa una crisis, primero los aranceles impuestos por EEUU, después el stock de aceite mundial, lo que ha provocado una caída de precios muy significativa y ahora por desgracia el coronavirus.
“Vamos a tener incertidumbre hasta que pase todo esto, pero lo que es una realidad es que en el mercado nacional ya hay envasadoras trabajando bajo mínimos, puesto que mucha aceituna se vende en mercadillos y bares y a nosotros en particular nos afecta en las aceitunas tipo campo real, que prioritariamente se venden en Madrid. A nivel internacional el panorama no es más alentador”, afirmó.
“Tenemos una variedad única en el mundo, con una producción limitada que hay que proteger y darle una diferenciación”.

probematica del sector olivarero
En los próximos años se va a presentar un gran problema y es la siembra de intensivos en el mundo y, en particular, la promoción que se le está dando a la siembra de manzanilla cacereña con producciones de 14.000 kg/ha y precios de recolección irrisorios comparados con el olivar tradicional lo que hará que “esto sería la muerte del olivar tradicional, que es el que tenemos en el norte de Cáceres”.
Piensa José Martín que el intensivo hay que regularlo, ya que con lo que se ha sembrado hasta ahora hay suficiente para aceituna de mesa. En lo que se refiere aceite ya hay más producción que consumo mundial. Este hecho es muy grave para una recuperación de precio.
El intensivo va ligado a la despoblación. Precisamente ahora que está tan de moda la lucha por la despoblación y que el olivar tradicional fija población al mundo rural, si se sobreexplota el intensivo, que por cierto está en manos de grandes inversores, se desprotegerá a “nuestros agricultores, lo que conllevaría probablemente que haya abandono de olivar, puesto que es imposible competir con ellos”.
En consecuencia la administración y “nosotros debemos intentar por todos los medios parar esta situación, hay que reflexionar”, termina diciendo el resposable de Aceitunas Granadilla.