El  renacido Fabio Jakobsen (Deceuninck-Quick Step) celebró su 25º cumpleaños de la mejor manera posible al anotarse la victoria en el sprint masivo que decidió la etapa 16 de La Vuelta, con final en Santa Cruz de Bezana (Cantabria).

El holandés, vestido de verde, se anotó su tercer triunfo parcial y quinto en La Vuelta –tenía dos de 2019– tras batir a Jordi Meeus (Bora Hansgrohe) y Matteo Trentin (UAE Team Emirates). Por su parte, el noruego Odd Christian Eiking (Intermarché-Wanty-Gobert Matériaux) no pasó apuros y entró con el pelotón, con lo que conserva La Roja antes del doble examen de Asturias.

La jornada, de 180 km, partió de la localidad cántabra de Laredo con susto incluido, ya que cuando apenas se llevaban cuatro kilómetros se produjo una caída de bastantes hombres en la que se vieron inmersos Enric Mas (Movistar Team), Guillaume Martin (Cofidis) y Giulio Ciccone (Trek-Segafredo), que incluso necesitó visitar a la ambulancia, si bien todos se incorporaron al pelotón, aunque el italiano tardó un poco. Mientras, saltaban cuatro hombres: Stan Dewulf (AG2R-Citroën Team), Mikel Bizkarra (Euskaltel-Euskadi), Dimitri Claeys (Team Qhubeka NextHash) y Quinn Simmons (Trek-Segafredo) a los que se uniría Jetse Bol (Burgos-BH) pasado el km 10. Fuga consentida que tomaría un par de minutos enseguida, aunque no mucho más.

De hecho, al paso por el km 50, los cinco escapados (Dewulf, Bol, Bizkarra, Claeys y Simmons) veían reducida su renta, que era de 1’44”, con Groupama-FDJ, Team DSM y Deceuninck-Quick Step turnándose en el control de la diferencia. Treinta kilómetros después, el pelotón levantaba el pie y los escapados tomaban una ventaja de 2’26», su máxima renta, en el km 78 de etapa, aunque no era sino un espejismo, pues a renglón seguido Deceuninck asumía el mando de las operaciones.

Con la carrera calmada y sin novedad, en el km 95 se anunciaban los abandonos de Giulio Ciccone (Trek-Segafredo) y Sep Vanmarcke (Israel Start-Up Nation) como consecuencia de la caída del inicio. El italiano, 12º en la General, no había podido superar el dolor tras una fuerte contusión y corte en su rodilla derecha. Con esta triste noticia se iniciaba el ascenso al único alto puntuable de la jornada, el de Hijas (3ª, km 106,2), en el que hubo algunos ataques en el pelotón fruto de los cuales el belga Harm Vanhoucke (Lotto Soudal) lograba enlazar con el quinteto cabecero.

A menos de 60 de meta, UAE Team Emirates se colocó en cabeza y empezó a imprimir un ritmo muy fuerte que dejó la ventaja del sexteto en 45” mientras se cortaba del pelotón Fabio Jakobsen, si bien Deceuninck-Quick Step logró cerrar el hueco poco después. Volvió así pues la calma y la esperanza para la fuga, con un minuto de margen a 30 km de meta. Pero el desenlace estaba cantado y los fugados fueron rindiéndose poco a poco. A casi 10 de meta lo intentó en solitario Jetse Bol (Burgos-BH) y poco después Stan Dewulf (AG2R-Citroën Team), que arrojaba la toalla a menos de 5 de meta. El sprint estaba lanzado y, pese a los esfuerzos de Groupama y Bora, nada iba a impedir a Fabio Jakobsen celebrar sus 25 años de la forma más dulce.

LA ETAPA DE MAÑANA:


Unquera – Lagos de Covadonga

Etapa 17 – 185,8 kilómetros – Montaña

Una etapa con mayúsculas…y con sorpresa. Antes de afrontar la traca final con la clásica subida a los Lagos de Covadonga, el pelotón dará dos vueltas alrededor de un circuito que incluye el ascenso a un puerto inédito en La Vuelta: la Collada Llomena (casi 8 km y rampas que alcanzan el 14%).