Emilio DE JUSTO █ Matador de toros extremeño

Emilio de Justo, durante la entrevista a LA ALDABA.

El torero cacereño toreará este año dos ganaderías legendarias en la Feria de San Isidro, de Madrid, que son Victorino Martín y Baltasar Iban, más una tercera corrida que está por definir.

Por Marciano Martín Castellano.

Emilio Elías Serrano Justo, conocido en el mundo del toro como Emilio de Justo, es el torero revelación de la última temporada taurina, nació en Cáceres en 1983 y se crió en el Valle del Alagón, en el municipio de Torrejoncillo, conocido por su gran fiesta de La Encamisá, declarada por el Gobierno regional “Fiesta de Interés Turístico Regional” y sus fiestas de agosto declaradas como “Festejo Taurino Popular Tradicional”.
De Justo se inició como torero en la antigua escuela taurina de Plasencia, luego pasó a la de Cáceres, con Emilio Rey, que le enseñó el arte de cúchares.
El maestro debutó con picadores en Cáceres, donde abrió la puerta grande de la “Era de los Mártires”, donde se le empezaron a ver los primeros toques de gran torero.
Tras pasar por grandes plazas, el matador torrejoncillano decidió tomar la alternativa en su casa, un 26 de mayo de 2017, en plenas fiestas de Cáceres, con toros de Vegahermosa, que apadrino Alejandro Talavante y Cayetano como testigo. Obtuvo una muy merecida vuelta al ruedo y dos orejas.
Al año siguiente en la isidrada decidió confirmar su alternativa, en una corrida de Juan Luis Fraile, donde tuvo como padrino a Aníbal Ruiz y a Sergio Martínez como testigo. Silencio y ovación, pero sus modales de buen torero ya estaban más que claros.
Después vinieron años difíciles y muy pocas corridas, pero bien aprovechadas, hasta su encerrona en Hervás (Cáceres), con gran éxito y su primeros pasos para el éxito actual.


— Estamos ante una de las figuras del toreo, ¿cómo empieza su afición a los toros?
— Aún no soy figura del toreo, es un término que solo pueden ostentar pocos, muy pocos. Y a mí, aún me queda demostrar muchas cosas para serlo un día. Mi afición empieza de la manera mas sencilla del mundo, viendo toros por la tele y con la ayuda de mi padre, empecé a ir a la escuela taurina.

— Antes de entrar en el fondo de la entrevista, ¿cómo se encuentra de sus últimas lesiones?
Todavía sigo en proceso de recuperación para estar al cien por cien. Las lesiones siempre vienen en mal momento, pero la mía del escafoides ha venido en un momento trascendental para mí, pero siguiendo las indicaciones médicas, no debo de precipitar mi reaparición, al ser una fractura muy delicada y con muchos riesgos si no cumplimos los plazos que nos recomiendan.

– Llevaba varios años luchando por abrirse camino en el mundo de los toros, y ese camino era difícil y complicado, pero Burgos, Madrid y Pamplona llegaron. ¿Cómo lo ha vivido?
— Son momentos de felicidad plena, de una satisfacción inmensa por ir logrando metas y triunfos en ferias que siempre había soñado. Vistalegre, Burgos y Pamplona sirvieron para puntuar y Madrid refrendar que lo que sucedió durante la temporada no fue casualidad. Es fruto del trabajo y la disciplina constante.

“Nunca he esquivado ningún tipo de encaste ni ganadería, al contrario, un claro ejemplo es la divisa de Victorino Martín”

No obstante, la ilusión y las ganas siguen intactas y seguimos intensificando la recuperación con sesiones intensas de fisio.

— Como le ha cambiado la vida en estos dos últimos años, ha pasado prácticamente del anonimato a ser el torero revelación en las ferias más importantes…
— Indudablemente algo cambia para bien. Es una satisfacción tremenda por ver que el trabajo y la constancia han dado sus frutos. Estoy en uno de los mejores momentos de mi carrera y lo quiero disfrutar al máximo.

— Llevaba varios años luchando por abrirse camino en el mundo de los toros, y ese camino era difícil y complicado, pero Burgos, Madrid y Pamplona llegaron. ¿Cómo lo ha vivido?
— Son momentos de felicidad plena, de una satisfacción inmensa por ir logrando metas y triunfos en ferias que siempre había soñado. Vistalegre, Burgos y Pamplona sirvieron para puntuar y Madrid refrendar que lo que sucedió durante la temporada no fue casualidad. Es fruto del trabajo y la disciplina constante.

— ¿Se puede decir que la corrida de Hervás (Cáceres) fue su punto de partida para comenzar los triunfos?
— Esa tarde supuso mucho para mí como torero, lidiar seis toros de diferentes ganaderías siempre es un reto y conlleva una responsabilidad importante. Creo que me sirvió para demostrarme a mí mismo que puedo torear todo tipo de encastes y ganaderías. Además de mi constancia de querer estar en las grandes ferias.

— ¿Lidió varias ganaderías, por qué?
— Nunca he esquivado ningún tipo de encaste ni ganadería, al contrario, un claro ejemplo es la divisa de Victorino Martín con la que mi trayectoria está ligada desde los comienzos. Lidiar seis toros de diferentes hierros no es nada fácil, pero es un reto.

— ¿La fe en su trabajo le ha llevado a conseguir lo que ahora está disfrutando?
— Indudablemente sí. Sobre todo, las ganas e ilusión que permanecen como el primer día. Ahora echo la vista atrás y veo que el trabajo, la disciplina diaria y la constancia han dado sus frutos.

— ¿Hay muchas grandes ferias que ya han anunciado su nombre en los carteles, qué opinión tiene de ello?
— Estoy muy ilusionado con la temporada que está por llegar. Es una campaña trascendental en mi carrera y quiero consolidarme en las grandes ferias. Son sueños y metas que, poco a poco, van llegando y se van cumpliendo. Espero que vengan muchas más y refrendarlo con mis triunfos.

— Hablemos de sus triunfos en Francia y de este público. ¿Qué tiene Francia para usted?
— Francia me lo ha dado todo, es un pilar fundamental para mí como torero. Por ello, como agradecimiento a la afición francesa mataré seis toros de Victorino Martín en solitario el próximo 7 de septiembre en Dax, una plaza talismán para mí.

— ¿Nîmes está siendo también una de las plazas más importantes para usted, allí confirmó la alternativa, es su talismán?
— En Nîmes confirmé alternativa el año pasado con toros de Victorino Martín. Fue una tarde especial por las muestras de cariño de la afición en la que corté una oreja. Nímes, como otras muchas plazas me ha aportado mucho.

— ¿Pero su consagración se puede decir que ha sido Madrid y su Puerta Grande?
— Madrid fue el colofón de una gran temporada. Supuso mucho para mí en un momento personal complicado. La Puerta Grande fue un sueño hecho realidad. Fue un aldabonazo importante que necesitaba y tenía que dar.

— Le gusta torear todos los encastes y casi todas las ganaderías ¿Por qué?
— Siempre tuve afición para todos los encastes, después, en mis años difíciles tuve ocasión de matar muchas corridas de distintos encastes, con algunos me fue mejor, con otras peor, pero siempre aprendía y creo que me hacía mejor torero, más completo.

— ¿Qué opinión tiene del bombo en los sorteos de las ferias?
— Esa idea surgió de la mente del empresario Simón Casas para la feria de otoño del año pasado, tuvo una buena aceptación de cara a los aficionados. Quiso repetir esa formula para este San Isidro. Pienso que todo lo que sea innovar y crear expectación es bueno. Yo no quise entrar en el bombo porque quería hacer una apuesta especial y tener en mis manos mi próximo San Isidro. De allí mi ofrecimiento de matar 2 ganaderías legendarias en Madrid que son Victorino Martín y Baltasar Iban, más una tercera corrida que está por definir.

¿Qué opinión tiene de los nuevos novilleros extremeños?
— Son el futuro, la sabia nueva que necesita la fiesta y que es necesario para que cojan el relevo generacional. Siempre tendrán mi apoyo y mi respeto. La lucha y la constancia son el camino, el resto vendrá solo.

— Para terminar, ¿cómo se presenta la temporada actual, maestro?
— Estoy en uno de mis mejores momentos. Espero que sea de éxitos y de faenas para el recuerdo. Es una temporada ilusionante y llena de responsabilidad.

— Le deseamos mucha suerte…
— Muchas gracias.