El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha apostado por el conocimiento para garantizar el futuro del medio rural.  Fernández Vara ha asistido hoy en Montánchez al Congreso «Despoblamiento en las zonas rurales», donde ha defendido que “lo que sacó a los jóvenes del medio rural, debe ser la causa que posibilite su vuelta”. Para ello, ha insistido en la necesidad de invertir en sectores del medio rural que “permitan que el conocimiento pueda trabajar ahí también”.

Un discurso que Fernandez Vara ha ligado con su estrategia de Economía Verde para Extremadura en la que conjuga la defensa de la biodiversidad y la vuelta a los métodos de producción más tradicionales, con el mantenimiento de la economía de una agricultura más industrializada. “Hay experiencias en el mundo que demuestran que esto funciona, y Extremadura reúne todas las condiciones para hacer posible este modelo de desarrollo”, ha asegurado el presidente de la Junta.

Imagen del acto

En su intervención en este encuentro, el presidente extremeño ha puesto de manifiesto el problema del despoblamiento rural como consecuencia  de las políticas que priorizan el desarrollo urbano aun sabiendo que el desarrollo humano será imposible sin el medio rural. De ahí la necesidad de que sea fundamental el diseño y desarrollo de acciones que impulsen la valorización del medio rural desde la concienciación social, política y empresarial. Una tarea en la que defiende contemplar la realidad de la mujer en los escenarios rurales.

“El campo y el medio rural es un modelo de vida y un modelo de sociedad alternativo al que prioriza sólo el consumo”, ha señalado Fernández Vara, quien ha defendido que “poner en valor lo rural ayudará a mejorar el mundo que debemos dejar a nuestros hijos”. Para ello, ha insistido en la necesidad de colocar en la agenda pública de las instituciones cuestiones como los problemas derivados de la despoblación, la demografía o el cambio climático.

En el congreso, organizado por la Diputación de Cáceres, se ha advertido que las regiones españolas de interior son las que atesoran un mayor nivel de vida rural, al tiempo de ser las zonas más afectadas por la despoblación, de ahí la importancia de activar medidas y planes paliativos para frenar este éxodo. En provincias como Cáceres, el 70 por ciento de sus municipios tienen menos de 1.000 habitantes, lo que obliga a un importante esfuerzo de las administraciones, como la Diputación Provincial o la Junta de Extremadura, para garantizar la atención y servicio a sus ciudadanos, y evitar así el cierre de muchos de sus pueblos.

Galería de imágenes

 

 

La presidenta de la Diputación propone un “pacto político y social contra el despoblamiento rural en España”

 

El presiente de la Junta, que ha inaugurado el congreso, ha insistido en que aquello que una vez sacó a los jóvenes de sus pueblos y los llevó a la ciudad, ahora debe traerlos de vuelta al mundo rural, y esto es el conocimiento.

El comienzo del Congreso de Despoblamiento en zonas rurales, que se ha inaugurado este jueves en Montánchez, ha sido claro y directo desde el momento en que la presidenta de la Diputación de Cáceres, Charo Cordero, ha propuesto la firma de “un pacto político y social en el marco de las estrategias contra el despoblamiento y por el desarrollo sostenible”.

En el acto de inauguración, que ha sido presidido por el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, la presidenta provincial ha advertido de la necesidad urgente de frenar el despoblamiento que sufre gran parte de pueblos de toda España, de ahí que el Congreso haya reunido a expertos de todo el territorio español, así como a las distintas diputaciones provinciales.

En su propuesta de pacto, Charo Cordero ha avanzado que, en el seno de la Diputación, se creará una “Comisión de Despoblamiento para el estudio de acciones y su seguimiento”, una comisión que se abrirá a organizaciones sociales y económicas, así como a las mancomunidades, los grupos de acción local, los sindicatos representativos en el medio rural y a las asociaciones o federaciones empresariales y sociales del medio rural”, es decir, personas absolutamente implicadas en buscar soluciones al problema. Algo que ya ha tenido el visto bueno del todas las fuerzas políticas de la Corporación.

En este sentido, Cordero se ha comprometido a que se establecerá una partida presupuestaria en la Diputación de Cáceres para la ejecución de proyectos o medidas piloto a realizar por los ayuntamientos y mancomunidades. Medidas todas ellas dirigidas a “eliminar desigualdades en relación con las ciudades, a la vez que impulsen el diálogo rural-urbano”; encaminadas a que “el patrimonio y las profesiones rurales se contemplen como base del desarrollo”; medidas que “orienten las nuevas infraestructuras a aquello que es necesario para favorecer la permanencia de la población en el mundo rural”, concluyó Charo Cordero.

En su discurso de inauguración, el presidente de la Junta partió de una idea contundente, y es que aquello que, en su día, sacó a los jóvenes del mundo rural y los llevó a la ciudad, aquéllo debe ser lo que hoy devuelva a estos jóvenes al mundo rural, y esto es el conocimiento.

Por su parte, el presidente de la Federación de Municipios y Provincias de Extremadura (FEMPEX), Francisco Buenavista, y la alcaldesa de Montánchez, María José Franco, coincidieron en subrayar la importancia de mantener una coordinación entre las administraciones y los agentes del territorio para atajar el despoblamiento.

Son más de 250 personas las que participan durante dos días en este Congreso del que se pretende sacar conclusiones claras para hacer una política conjunta y firme contra el despoblamiento. Así, en la jornada de hoy jueves, se abordan tres paneles: La Administración como herramienta ante el despoblamiento, La valorización del medio rural y La realidad de las mujeres en los escenarios rurales.

En la jornada de mañana viernes, se presentarán los paneles: Medidas fiscales y ayudas económicas para la vida rural y Desarrollo territorial focalizado en elementos patrimoniales.

La clausura, que está prevista a las 12:45 horas de mañana, estará precedida por la firma de la Declaración de Motánchez sobre el Despoblamiento en el Medio Rural, a la que se espera que se sumen las distintas administraciones provinciales y autonómicos, así como asociaciones u otras entidades dispuestas a luchar por que la vida de los pueblos no desaparezca.

Las jornadas serán clausuradas por la consejera de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio de la Junta de Extremadura, Begoña García, que estará acompañada por la presidenta de la Diputación y por el diputado en el Parlamento Europeo Sergio Gutiérrez.