Abadía, a 23 de enero de 2021. En el 505 aniversario de la muerte de Fernando el Católico.

Por Marciano Martín Castellano.

El presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara aboga por difundir los hechos históricos acaecidos en Extremadura, como la muerte de Carlos V, las visitas de Juana la Loca y Felipe II, a la población de Abadía o las cacerías de Alfonso XI, por el norte de Cáceres, entre otros.

Por fin la historia coloca cada cosa en su sitio y así se demostó el pasado día 16 de abril de 2016 en Madrigalejo (Cáceres), donde murió hace 505 años Fernando el Católico, tras disfrutar de unas semanas de reposo por su maltrecha salud en el norte de Cáceres, entre estos sitios el palacio de Sotofermoso, de Abadía, propiedad de su primo hermano el II Duque de Alba, Fadrique Álvarez de Toledo y Enríquez, y en la ciudad de Plasencia.

El Duque de Alba, Carlos Fitz-James Stuart y Martínez de Irujo, el alcalde de Madrigalejo y el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, presentando la copia fasímil del testamento, propiedad de la Casa de Alba.

Pero fue Abadía donde paso largas temporadas para disfrutar de la caza y tratar con el duque importantes asuntos de Estado, así lo pone de manifiesto numerosos documentos encontrados.


En un acto público, celebrado hace cinco años, Carlos Fitz-James Stuart y Martínez de Irujo, XIX Duque de Alba, entregó a la población de Madrigalejo un libro facsímil del original del testamento de Fernando II, que fue redactado y rubricado horas antes de su defunción, el 23 de enero de 1516, en este pueblo, dejando el legado a su hija Juana I la Loca, aunque su figura como reina fue más bien honoritaria y decorativa ya que quien en verdad reinó fue su hijo el Emperador Carlos V, que también fallecería cuatro décadas después en tierras cacereñas (Cuacos de Yuste, 21 de septiembre de 1558).

Carlos Fitz-James Stuart y Martínez de Irujo, XIX Duque de Alba.


También se sabe y hay constancia documental de ello, que muchos de los asuntos expuestos en el testamento fueron consensuados y estudiados días antes en Sotofermoso, por su primo Fadrique Álvarez de Toledo y las personas más allegadas al Rey aragonés.


Pero a pesar de todos estos datos Abadía sigue sin recordar a su huésped más ilustre, esta pequeña población fue escenario de muchos de los acontecimientos de la unidad de España y de visitas reales, actos académicos en el Siglo de Oro y ejemplo de las nuevas tendencias del renacimiento español. Pero dejémoslo aquí para otras ocasiones.

Imagen del documento original redactado en el Palacio de Sotofermoso de Abadía (Cáceres).


Por su parte el Duque de Alba destacó, en Madrigalejo, hace cinco años, recordó la importancia que tuvo Fernando el Católico para la unidad de España, explicando el contenido del testamento, por encima de las consignas de la época, que son muchas, manifestando que muchos de esos ideales del monarca actual siguen vigentes cinco siglos después de la muerte de el Católico.

FERNÁNDEZ VARA
El presidente extremeño Guillermo Fernández Vara, conoce muy bien estos hechos y sabe que el turismo cultural y religioso está ahora de moda, y así lo demuestran las encuesta del sector.

José Manuel Calderón, archivero de la Casa de Alba e historiador.


El presidente quiere empezar a poner en valor el patrimonio histórico de la región, que es mucho y de gran calidad, para sacar rendimiento del “hecho de que la región haya sido el lugar elegido por reyes y emperadores a lo largo de la historia para pasar sus últimos días”, y afirmó en su alocución que, “los extremeños deben de sentirse muy orgullosos de haber formado parte de una parte importantísima de la historia del país, porque Extremadura ha sido el escenario de acontecimientos históricos muy relevantes, al tiempo que ha recordado que en un breve espacio de tiempo pasaron sus últimos días en la región el rey Fernando el Católico y el Emperador Carlos V”, explicó en el V Centenario del Aniversario de la muerte de El Católico.


Por otro La Aldaba esta intentando organizar una jornada sobre el legado sefardí con importantes estudiosos en esta materia, para unos días antes de “Los Conversos”, como pudiera ser Shlomo Ben Ami (por confirmar), ministro y embajador de Israel en España, así como un gran hispanista.