Guillermo FERNÁNDEZ VARA █ Presidente de la Junta de Extremadura y candidato por el PSOE

Marciano Martín Castellano
Sede de la Junta de Extremadura
■ MÉRIDA (Badajoz)

Guillermo Fernández Vara (nacido en Olivenza, Badajoz) vuelve a presentarse a la Junta de Extremadura para consolidar los múltiples proyectos que ha iniciado en esta pasada legislatura. El actual presidente es licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Córdoba. Es médico forense. Fernández Vara ya ocupó la presidencia de la Junta de Extremadura entre los años 2007 y 2011, y ahora desde 2015.

Guillermo Fernández Vara, candidato a la Junta de Extremadura, por el PSOE.

–Estamos a un mes de las elecciones autonómicas y municipales, ¿cómo ve usted el panorama en Extremadura?
–Objetivamente, la situación a día de hoy es mejor que hace cuatro años, pero no es como a mí me gustaría. Aún así es necesario seguir trabajando para hacer posible que los avances logrados tengan una vía de continuidad.

–Termina la presente legislatura con dos partes muy diferentes, los dos primeros años ha conseguido aprobar los Presupuestos con Partido Popular y los dos últimos con Podemos. ¿Cómo explicaría usted estas dos situaciones a los extremeños?
–Ésta ha sido una legislatura en la que los ciudadanos no otorgaron mayorías y nos mostraron el camino del diálogo y el entendimiento como única opción para poder gobernar esta región. Algo que no es difícil si concebimos la política como la mejor herramienta para favorecer el desarrollo de cualquier territorio, al tiempo que trabajamos por lograr un mayor grado de bienestar para la sociedad. Por ello, en estos últimos años, desde el diálogo político y social hemos ido asentando los pasos necesarios para seguir construyendo una región de la que poder sentirnos orgullosos. Por eso, sin tener mayorías, hemos sacado adelante cuatro proyectos de Presupuestos Generales de Extremadura con la abstención del PP o de Podemos. Ha sido la legislatura del diálogo.

“Desde el diálogo político y social hemos ido asentando los pasos necesarios para seguir construyendo una región de la que poder sentirnos orgullosos”

–Durante estos últimos cuatro años al no tener mayoría absoluta ha tenido que lidiar con todas las formaciones políticas de la Cámara. ¿Cómo han sido esos momentos que usted en alguna ocasión ha tratado de centralismo?
–Mi preocupación en estos años ha sido gobernar pensando en los extremeños y las extremeñas. Aplicando el sentido común, desde la defensa del interés común, cumpliendo con nuestras obligaciones, pero atendiendo y garantizando las necesidades de la ciudadanía. No es más que entender la política como el único instrumento útil capaz de demostrar confianza en la gestión de lo público.

El presidente durante la entrevista.

–Los Presupuestos del Estado al final no se aprobaron y a su juicio era unas cuentas positivas para Extremadura. ¿Qué aportaban al bienestar de los extremeños?
–Una realidad que quedaba reflejada en una subida del 3% en las pensiones de 170.000 extremeños. Un aumento para los empleos públicos del 2,25 o 2,5% cuando antes estaban congelados. Mejoras en el presupuesto para dependencia. Subsidio para los mayores de 52 años, o el incremento del salario mínimo. Esos presupuestos aportaban beneficios que tenían que ver directamente con la vida de 600.000 extremeños.

–La oposición le culpa de no hacer nada, pero la lista del paro sí que ha bajado en unas 40.000 personas ¿qué otras iniciativas han prosperado en esta legislatura?
–La oposición siempre ha tenido un problema con los datos, con la realidad. Si tomamos como referencia la primera EPA de 2015 y la de 2019, lo cierto es que el desempleo ha bajado en torno a las 40.000 personas y ahora mismo hay casi 400.000 personas en alta en la Seguridad Social, 23.000 más que hace cuatro años. Esto desmiente que el paro baje porque baja la población. La tendencia al crecimiento del empleo no se da por casualidad. Al inicio de esta legislatura se articuló una Estrategia de Empleo, concertada con los agentes sociales y económicos, que introducía un concepto novedoso: la conexión entre todos aquellos departamentos y entidades que tuviesen que ver con la generación de oportunidades. Para ello planteamos un sistema integral e integrado que comienza a trabajar en el origen, en el sistema educativo, para evitar el fracaso y el abandono, y desde ahí generan programas interconectados. El plan de empleo social, la atención a autónomos, los programas de innovación y talento, son algunos ejemplos de este periodo de trabajo. Todo respondiendo a una premisa: son las políticas de empleo las que se deben adaptar a las personas y no al revés.

“En los próximos dos años tenemos previsto que el paro baje en 13.000 personas”


–¿Podemos hablar de más reducción del desempleo en los próximos años gracias a las múltiples inversiones en energías renovables, sobre todo en el grupo de las fotovoltaicas?
–Podemos hablar de generar al menos 13.000 nuevos empleos en los próximos dos años, según en los próximos dos años, según las previsiones del BBVA, y no solo en los sectores que usted cita, sino también en otros como la logística, el turismo experiencial, el big data, la agroindustria, la robótica, la atención a la dependencia. Para que esto suceda, hay que crear las condiciones para que las empresas tengan garantías de seguridad jurídica y paz social. Eso lo logramos a través del diálogo social y con nuevas herramientas normativas como la LEGIO, LAMA o LOTUS, entre otras leyes. Extremadura tiene un capital humano excelente y unas condiciones idóneas para las nuevas formas de trabajo. Nuestra labor es colaborar para que todo eso se convierta en empleo, riqueza y crecimiento. Hace escasos días hemos dado a conocer el Plan Impulsa Extremadura, orientado a la creación de empleo, atracción de inversiones privadas, donde las energías renovables, la producción de nuestros productos primarios o la apuesta por la educación y la innovación pondrán los pilares de la economía del futuro de Extremadura.

El presidente habla de los logros de los últimos cuatro años.

–¿Está usted satisfecho con los datos de empleo conseguidos en estos cuatro años?
–Estoy esperanzado e ilusionado por lo que se ha conseguido, pero no puedo estar satisfecho cuando hay aún casi cien mil personas en desempleo. Cierto es que cuando llegamos la situación era de emergencia social, con más de 86.000 personas paradas de larga duración y muchas de ellas sin ningún tipo de prestación para vivir, con miles de jóvenes sin titulación alguna situados en un ‘limbo’ vital formando una bolsa estructural de paro, con personas muy cualificadas a las que nada se ofrecía, con personas que había excluidas del mercado laboral por la crisis y que necesitaban recualificarse, con una tasa de abandono escolar al alza… Desde 2015 hemos tenido que combinar las medidas de emergencia con otras a medio y largo plazo. El resultado está ahí: el número de parados de larga duración se ha reducido en casi el 30%, la mitad de los nuevos empleos han sido ocupados por mujeres, o por ejemplo, cuatro de cada cinco empleos creados han venido de la empresa privada, no del empleo público.

— ¿Se podía haber hecho más en materia de empleo?
–Siempre se puede hacer más, y de hecho ya se están trazando nuevas líneas, evaluando lo realizado, afinando programas, generando otros novedosos. Hemos hecho un esfuerzo notable en materia de políticas activas de empleo, en contratación indefinida, en evitar la exclusión de las personas del mercado laboral, en reconocer las condiciones y el talento de nuestros jóvenes, o en la formación para el empleo. Pero aún queda mucho por recorrer. Formación, adquisición de competencias, mejora de la empleabilidad y generación de oportunidades siguen siendo las grandes líneas, sobre las que ya estamos construyendo la nueva estructura de las políticas activas.


— El ferrocarril es su espada de Damocles… ¿Se ha avanzado lo esperado en estos cuatro años?
— Tras los incumplimientos de los distintos gobiernos de Madrid para mejorar las infraestructuras y servicios ferroviarios de la comunidad, la creación en marzo de 2016 del Pacto Político y Social por el Ferrocarril en Extremadura fue un paso importante. El compromiso y unidad de todos los agentes políticos, sociales y económicos de la región a través de dicho pacto, ha conseguido ejercer, mediante la movilización y el apoyo de todos estos estamentos regionales, una presión sin precedentes que ha posibilitado al fin un reconocimiento nacional de las deficiencias históricas de nuestro ferrocarril, así como un compromiso del Estado para solventar dicha situación en el menor tiempo posible.

Fernández Vara apuesta por concluir el AVE en la próxima legislatura si gana las elecciones.


–¿Con quienes ha trabajado mejor, con el Gobierno del PP o con su compañero Pedro Sánchez?
–Siempre he dicho que después de muchos años de olvido, ha sido durante la etapa de Íñigo de la Serna y José Luis Ábalos cuando el tren extremeño se ha tomado en serio. Pero no olvidemos, en los últimos 8 meses han venido a Extremadura, para interesarse por nuestros problemas, más ministros del Gobierno de España que en los últimos 8 años.

–¿Cómo está ahora la red ferroviaria extremeña?
–Gracias a toda la labor del pacto en los dos últimos años se han producido avances importantes en la mejora de nuestras infraestructuras ferroviarias, aunque dado el tremendo déficit histórico y el gran tamaño de estas obras y sus tramitaciones, las mejoras han tardado en percibirse por los usuarios. Sin embargo, ya se pueden ir viendo los avances en diferentes tramos.

–¿Qué iniciativas pondrá en marcha si vuelve a ganar en Extremadura el Partido Socialista?
–En lo referente a infraestructuras, los objetivos prioritarios para la próxima legislatura son lograr el cumplimiento de los compromisos alcanzados con el Ministerio de Fomento y Adif para terminar las obras de la nueva Línea de Alta Velocidad (LAV) Plasencia-Badajoz-Frontera en 2019 y electrificarla en 2020, continuar con la LAV entre Plasencia y Navalmoral para concluirla en 2023, finalizar la mejora de la línea convencional Madrid-Monfragüe en 2020, modernizar y electrificar el corredor Mérida-Puertollano entre 2019 y 2021, así como mejorar las líneas que nos comunica con Sevilla y Huelva entre 2019 y 2020. Además, habrá que avanzar en las nuevas autovías y en cuestiones como la depuración de aguas. La red sanitaria y educativa, es decir los hospitales y colegios, también deben estar presente en esa agenda de trabajo.

–¿Cree que se podrá reeditar en la región el pacto andaluz de las tres derechas?
–Esa variable dependerá del resultado en las urnas. Andalucía no tiene porqué ser una excepción, pero Extremadura tampoco es Andalucía.

–La legislatura anterior apareció Podemos, ¿a qué cree usted que responde ahora Vox?
–Tal vez porque en el debate político ahora se habla más de los políticos que de las personas. Vivimos tiempos en los que la radicalidad se ha impuesto a la moderación, con lo que hemos llegado a un punto en que hacer política consiste en elaborar mensajes muy simples para realidades muy complejas.

–Hay un tema muy importante y es la salida de los jóvenes de la región. ¿Qué medidas propondrá para que se queden?
–Hay que posibilitar que Extremadura, nuestros pueblos y ciudades, garantice las condiciones para que cualquier persona pueda desarrollar su proyecto de vida. Y para eso hay que conjugar muchos elementos. Existen brechas relacionadas con las infraestructuras, las tecnologías, el conocimiento o la digitalización que debemos combatir. Pero aún así no es suficiente. Tenemos que esforzarnos para que el talento se quede en la región y así fijar población al territorio. Hay que formar personas con capacidad crítica, con criterios propios, que desde la reflexión nos inviten a seguir mejorando. En ese sentido, Extremadura trabaja ya en el ámbito del retorno y la conexión del talento con una estrategia propia. La finalidad es detectar ese talento y favorecer su retorno a Extremadura en una acción conjunta no solo de la administración autonómica sino también a través de los entes provinciales y locales, asociaciones de extremeños en el exterior, así como desde el ámbito universitario, empresarial y científico.

–Para terminar, ¿qué le ofrecerá a los extremeños si gana las próximas elecciones…?
–Hay que seguir trabajando en la línea de lo que hemos venido haciendo en estos años. Buscando el consenso en todo aquello que como región nos haga crecer, favoreciendo la redistribución de la riqueza para no quedar a nadie por el camino y apostando por una fiscalidad justa que genere riqueza y empleo de calidad. Los indicadores económicos constatan que ha habido mejoras, aún así hemos de luchar para acabar con los desequilibrios. Tenemos una tasa de paro que debemos seguir combatiendo. Extremadura tiene grandes potencialidades. Apostaremos por la atracción de nuevas inversiones y demostraremos que hay lugares donde se pueden hacer las cosas de otra manera. Seguiremos luchando para conseguir una verdadera igualdad de oportunidades, trabajando por una administración que esté al servicio de los ciudadanos y de las empresas. En resumen, intentando crear un espacio común en el que nuestra gente confíe para construir un proyecto de futuro conjunto.