La presidenta del Grupo Parlamentario de Podemos, Irene de Miguel, ha afirmado que “utilizará todas las herramientas e instrumentos para mejorar las condiciones de vida de los extremeños y extremeñas”

 

Por Marciano Martín Castellano

Hospedería Valle del Ambroz
■ HERVÁS

 

Irene de Miguel Pérez, nació en Madrid hace 36 años. Estudió Ingeniería Agrónoma y más tarde especializó en Agricultura ecológica. En su época de universitaria participó con la asociación de agroecología de su escuela “Kybele” buscando referencias sobre otros modelos de producción basados en la sostenibilidad y la soberanía alimentaria. Antes de llegar a Extremadura vivió varios años en la Sierra de Francia (sur de Salamanca) donde trabajó en la conservación de las variedades antiguas de cultivo y sus saberes asociados. Una época de grandes enseñanzas para está joven política.
Hace ocho años se instalaron en la comarca de Las Villuercas (Cáceres) y allí nacieron sus tres hijos, el último hace unos meses. A día de hoy tienen una finca donde tienen montado un vivero especializado en frutales de variedades antiguas.

— Han anunciado que no presentarán enmienda a la totalidad de los Presupuestos Generales de la Junta de Extremadura. ¿Cuál ha sido la decisión de ustedes?
— Nosotros seguimos luchando para que el Gobierno de Fernández Vara incluya en los Presupuestos de la Junta Extremadura para 2019 un Proyecto Integral de Empleo que facilitará la contratación de unos 15.000 puestos de empleo. El montante económico no es tan grande como se baraja, de los 5.800 millones de euros que tiene la Junta de Extremadura, nosotros sólo pedimos 170 millones para este proyecto. Utilizaremos todas las herramientas e instrumentos necesarios para mejorar las condiciones de vida de los extremeños y extremeñas.

— ¿Cómo pretenden hacerlos?
— Bien con enmiendas parciales a las cuentas o como el señor Fernández Vara decida. El Presupuesto no hace frente a los principales problemas que sufre nuestra región y no realiza un verdadero esfuerzo para crear empleo, porque mientras la pobreza sube en más de ocho puntos en Extremadura, el dinero destinado a las políticas de empleo crece en 1,8%.

— ¿A quién beneficiaría estas medidas que ustedes proponen?
— Se facilitaría la contratación de las mujeres jóvenes y del medio rural, que son las que más están sufriendo el drama del paro, pero también se avanzaría en la consolidación de las pequeñas empresas, de los autónomos y autónomas, y contribuiría a fijar población en nuestros pueblos. Esto debería ser una prioridad para el Gobierno de Fernández Vara, y sin embargo vemos que no lo es.

— ¿Apoyarán ustedes la enmienda a la totalidad presentada por el Partido Popular en la Asamblea de Extremadura?
— Podemos no va hacerle el juego a la derecha porque ha sido quien más ha devastado nuestra región, si no dialoga el presidente y acuerda políticas que supongan victorias para la gente a su Presupuesto le puede pasar cualquier cosa. Fernández Vara prefirió al Partido Popular, permitió los recortes de Monago durante seis años, cuatro de Gobierno del PP y otros dos más cuando pactó los presupuestos con él. Nosotros no le vamos a dar un cheque en blanco porque tenemos la experiencia de los presupuestos pasados y ha habido muchos incumplimientos en los acuerdos pactados.

Irene de Miguel y Marciano Martín, durante la entrevista.

— ¿Por qué usted se ha presentado de candidata por Podemos a la Junta de Extremadura y no el secretario general, Álvaro Jaén? ¿Cuál ha sido el motivo?
— Era el momento de que las mujeres demos pasos adelante y necesitamos liderar estos proyectos de transformación social y políticas. Mi secretario general ha sido una de las personas que más me ha ayudado hacerlo. No creo que haya sido por ser mujer, sino porque llevo ya cuatro años mostrando mi valía en la Asamblea de Extremadura. Me estoy sintiendo muy apoyada por todos los compañeros y compañeras de Podemos. Hay que aceptar estas responsabilidades, porque aquí hemos venido a prestar un servicio público, no a vivir de la política, sino a llevar la política donde debería estar.

— ¿Cómo se puede dignificar la política?
— Ha habido un alejamiento muy claro de los políticos y la ciudadanía. Los políticos se han encerrado en burbujas de cristal y no han sabido ver los problemas reales de la ciudadanía. Para ello hay que eliminar muchos privilegios que tiene la clase política. Nosotros hemos instado a la Asamblea a bajarnos los sueldo, no porque seamos los más austeros, sino porque vivimos en una región con menor renta per cápita y nuestros sueldos deberían parecerse más a los de la gente que representamos. Hemos renunciado a coches oficiales y al bono de aparcamiento. La política la tenemos que hacer cada vez lo más parecido a un trabajo normal. También queremos que los políticos coticen por el Régimen de la Seguridad Social y no por uno especial.

— ¿Qué ha aprendido de su paso por la Asamblea de Extremadura?
— He aprendido muchas cosas, la política institucional tiene sus límites y necesitamos que los cambios legislativos vengan siempre apoyados por movilizaciones ciudadanas. Estamos acostumbrados a que las leyes cambian según el Gobierno que esté. Por eso es también importante que los legisladores tengamos un pié en la Asamblea y otro pié en la calle para que intentemos traducir a leyes las demandas de la sociedad.

— En el supuesto de que tras las elecciones el PSOE necesitara sus apoyos, ¿Se los darían o harían la pinza como hizo Izquierda Unida con la derecha de Monago?
— El Partido Popular ha sido uno de los grandes males que ha tenido este país, es el más corrupto de Europa, allí donde gobiernan mucho tiempo no vuelve a crecer la hierba. Nosotros no vamos a permitir que los retrocesos sociales que hemos tenido con el PP vuelvan a ocurrir. Todos los acuerdos tienen que pasar antes por los inscritos y las inscritas de Podemos, es la gente la que decide. Si Podemos nació, es por dignificar la política y para luchar contras las políticas del Partido Popular. Lo veo muy complejo y muy difícil que nosotros apoyáramos a un Gobierno del Partido Popular.