Con la presente legislatura es la tercera que preside el peñarandino Iglesias, “escuchar a nuestros alcaldes nos sirve para diseñar nuestras estrategias políticas que se impulsan pensando en las necesidades reales y cambiantes de la provincia”

El patio del Palacio de La Salina (sede de la Diputación de Salamanca) acogió el acto de toma de posesión de la nueva Corporación Provincial para la legislatura 2019-2023 en la que estará presidida, de nuevo, por Francisco Javier Iglesias, al obtener los 13 votos de los diputados del Grupo Popular, frente a los 10 votos obtenidos por Fernando Rubio, portavoz del Grupo Socialista y los 2 votos para Manuel Hernández, del Grupo Ciudadanos.
En su discurso de investidura, Javier Iglesias, dejó constancia de la renovación de su compromiso y reconocimiento, y de todos los diputados provinciales, con los alcaldes y concejales de la provincia por su servicio público a los ciudadanos.
El presidente de la Diputación subrayó que “es tiempo de cambios en la sociedad, pero también de reforzar valores que permanecen, y la Diputación de Salamanca ofrece certidumbre, seguridad, trabajo y soluciones, porque nos preocupamos de todos los municipios de la provincia, pero sobre todo de esas localidades que forman parte de lo que se denomina la España vacía”.
A este respecto, anunció algunos retos de la nueva etapa de Gobierno de La Salina como “ofrecer nuevas oportunidades en el mundo rural para combatir la despoblación. Solos no podemos afrontar este complejo fenómeno y necesitamos la implicación de todas las administraciones”. Aludió a medidas que no admiten demoras como “impulsar una discriminación fiscal positiva, promover reformas legislativas y prestar servicios públicos de alta calidad que favorezcan el desarrollo de la Salamanca rural. Porque, dijo “establecer un proyecto de vida en un pueblo pequeño tiene que ser perfectamente compatible con tener unos servicios públicos de calidad”.


Concluyó Javier Iglesias su intervención de toma de posesión como presidente en la nueva legislatura indicando que la afronta “con cercanía a los alcaldes y apego al territorio”, al tiempo que mostró su voluntad de colaborar con los diputados del resto de formaciones para facilitar y mejorar con sus propuestas un poco más la calidad de vida de las personas que viven en nuestra provincia”.
Por su parte, el portavoz del grupo socialista, Fernando Rubio comenzó su intervención felicitando al presidente por su nombramiento, para a continuación indicar que iba a “realizar una declaración de los principios que nos guiarán en nuestra acción política durante la legislatura para mejorar la vida de los vecinos y vecinas de la provincia”.
Señaló que “la despoblación avanza sin descanso por el territorio provincial por lo que la Diputación debería participar de manera activa en la búsqueda de soluciones”. De ahí, que ofreció el trabajo de su Grupo, pese a tener mayoría el gobierno, para aportar a través de un Pacto contra la despoblación en la provincia.
Fernando Rubio enumeró en su intervención una serie de acciones de compromiso con los pueblos como apuesta para servicios básicos adecuados, calidad de vida y nuevos espacios para el desarrollo socioeconómico, natural y cultural de los municipios.
El portavoz del Grupo Ciudadanos, Manuel Hernández comenzó su intervención recordando que “hace cuatro años cuando me subí a esta tribuna abogábamos por la desaparición de las diputaciones, ahora abogamos por figuras como consejos de alcaldes para mancomunar servicios, pues ni lo de antes ni lo de ahora porque hay diferencias entre comunidades autónomas y las necesidades son diferentes”.
Tras indicar que su compromiso es seguir trabajando con la misma ilusión “llevando iniciativas que mejoren la calidad de vida de los ciudadanos de la provincia”, reclamó la eliminación de las competencias impropias de las Diputaciones que liberen financiación y un mayor reparto equitativo a los municipios.

LAS NUEVAS DELEGACIONES
El presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, procedió a realizar el reparto de las responsabilidades de gobierno y de delegaciones entre los diputados que junto a la presidencia forman el equipo de gobierno provincial en la presente legislatura.
El presidente, Javier Iglesias, tendrá como vicepresidentes primero y segundo de gobierno a Carlos García Sierra y José María Sánchez Martín, respectivamente. El vicepresidente primero es, asimismo, el portavoz del grupo popular.
En cuanto a delegaciones de Área, Javier Iglesias ha resuelto nombrar como diputados delegados del Área de Fomento y Área de Presidencia a Carlos García Sierra, Área de Organización y Recursos Humanos y de Centros Asistenciales a José María Sánchez Martín, Área de Economía y Hacienda y Planes Provinciales a Antonio Luis Sánchez Martín, Área de Bienestar Social, familia y Juventud a Eva María Picado Valverde, Área de Cultura a David Mingo Pérez.
Como diputados delegados, el decreto recoge Régimen Interior, Servicios Generales, Parque de Maquinaria, Parque Móvil y Brigadas de Carreteras a Marcelino Cordero Méndez, Deportes, Educación, Ferias y Escuela de Tauromaquia, Jesús María Ortiz Fernández, Asistencia a Municipios a Manuel Rufino García Núñez, Medio Ambiente y Protección Civil: Román Javier Hernández Calvo, Agricultura, Ganadería, Mercados y Castro Enríquez a Julián Barrera Prieto, Turismo y Patrimonio Artístico y Documental a Francisco Javier García Hidalgo y de Empleo y Desarrollo Rural, Antonio Agustín Labrador Nieto