Javier Solana Madariaga (Madrid, 1942) es catedrático de Física del Estado Sólido y Alto Diplomático. Ha dirigido las políticas exteriores de la Unión Europea (1999-2009) y Comandante en Jefe de la EUFOR (1999-2009). Durante cinco años también estuvo al frente de la Secretaría General de la Organización del Tratado del Atlántico Norte –OTAN (1995-1999).
Este hombre del mundo, como él dice que es, entró en 1982 en el Gobierno de Felipe González, donde permaneció hasta la salida de González del Ejecutivo. Fue ministro de Cultura (1982-1988), Portavoz del Gobierno (1985-1988), de Educación y Ciencia (1988-1992) y de Asuntos Exteriores (1992-1995).
Es nieto del pedagogo Ezequiel Solana y sobrino nieto del político y escritor Salvador de Madariaga. Está casado y padre de dos hijos. Actualmente imparte la Cátedra de Liderazgo y Gobernanza Democrática en ESADEgeo, así como numerosas conferencias por las principales universidades de todo el mundo.

“La Democracia es un pacto entre la

sociedad para coexionarla”

JAVIER SOLANA MADARIAGA █ Ex-Secretario General de la OTAN

Por Marciano Martín Castellano
Sede del centro de estudios ESADEgeo
■ MADRID

 

 

–Para comenzar la entrevista me gustaría que me hiciera un breve resumen de cómo ve usted la situación política del mundo…
–Desde el punto de vista económico el mundo está saliendo de una difícil crisis donde los países llamados emergentes han mantenido sus grados de crecimientos altos y donde Europa sigue un poquito por detrás y no ha llegado a dar un salto hacia un crecimiento capaz de generar empleo. Desde el punto de vista político el mundo está en una situación muy compleja. Tiene un problema muy serio en Oriente Medio, como el caso de Siria, con más de tres años, otros que se están iniciando ahora como el Ejercito Islámico que ha tomado una parte del territorio de Siria e Irak. Provocando la inestabilidad en esta zona desde la intervención en Irak del presidente George Bush. Yo creo que eso fue un error y todavía creo que las consecuencias de aquello lo estamos pagando en este momento. En nuestro continente tenemos todavía un problema abierto entre Ucrania y Rusia que ha sido de enorme gravedad por haberse roto los grandes compromisos que se habían acordado durante la guerra fría con la toma de Crimea por parte de Rusia. Espero que encontremos soluciones a este conflicto. Algunos pasos se están dando en la buena dirección, pero todavía quedan pasos por hacer.

–Me comentaba antes que ya estábamos saliendo de la actual crisis económica ¿podíamos volver a caer como se está comentando en algunos sectores de la sociedad?
–Yo no creo que haya otra caída, lo que sí vamos a tener es un crecimiento desgraciadamente lento. Los países emergentes están creciendo menos pero ha recobrado el crecimiento Estados Unidos y esto va a mantener que el crecimiento global continúe siendo positivo. Ahora lo que hay que hacer es que la Unión Europea empiece a crecer con un grado importante para poder generar empleo.

–Qué ha podido cambiar en este proceso de crisis mundial de cara a los próximos veinte o treinta años…
-Es muy difícil hacer predicciones, siempre te equivocas. Nosotros somos ahora 7.000 millones de personas en el mundo, en ese periodo que usted habla seremos 9.000 millones, 2.000 millones de personas más, más que la suma de China e India, habrán salido de la pobreza muchos millones de personas y habrá habido un cambio importante, la clase media mundial habrá aumentado en 2.000 millones de personas (años 2030). Esto significa un mayor consumo, los chinos suelen comer al día un poco de arroz con algo y en esas fechas comerán algo de proteína animal, consumirán energía…, será una gran revolución. Como no seamos cuidados con el mundo no habrá recursos para que esto se pueda realizar.

 

 

–¿Qué soluciones ve usted a esta gran revolución?
–Que haya varios descubrimientos tecnológicos en tema energético o en el tema alimentario. Que se puedan hacer cosechas más productivas, etc… La esperanza de vida también revolucionará el mundo, el pasado siglo fue el que subió más. La esperanza de vida mundial está en los 50 años y en los países desarrollados sobre los 80 años. Habrá más personas mayores. Tendrán que trabajar o tener cuidados por parte de otras personas. Habrá unos cambios sociales muy importantes en los países desarrollados.

–¿Quiénes serán las nuevas potencias mundiales?
–Será China por delante de Estados Unidos. El G7 será menos ricos que los nuevos países emergentes. Los países que antes eran menos ricos en 2030 tendrán más riqueza que nosotros y por lo tanto el poder se transformará. Por eso el mundo va a cambiar muchísimo. Sera un mundo multipolar, como problemas globales: cambio climático, alimentación…, hay que resolverlos de una manera global, sino no hay solución. Todos somos interdependientes. Tendremos que crear estructuras para afrontar esta gran revolución.

–¿Ve a China como una potencia militar?
–No creo que China sea más fuerte militarmente que Estados Unidos, no creo que ocurra hoy o mañana, más adelante podrá ser. El poder se va a ir moviendo hacia el Pacifico.

–Señor Solana, centrémonos ahora en la Unión Europea, cree que se ampliará todavía la zona euro…
–La Eurozona creo que va aumentar relativamente poco, no creo que entre todos los 28 países de la Unión Europea. Entrará Polonia y alguno más. Todos no quieren entrar. Lo que hay que hacer es una integración más profunda para poder afrontar mejor los problemas económicos.

–¿Tendrá la Unión Europea ejército propio?
–La UE no es un estado, es un conjunto de países que hace dejación de una parte de su soberanía a un punto central que es la Comisión Europea. No es un estado ni quiere ser un estado. Si debe haber una política exterior de la UE, yo la he dirigido y por lo tanto creo que hay que hacer una mayor cooperación en materia de defensa. La UE no irá a la guerra, tendrá ejercito y militares por cooperación para hacer operaciones de mantenimiento de la paz, que son operaciones para solucionar estados fallidos, étnicas o problemas religiosos…

–¿Las políticas que está haciendo la Unión Europeas servirán para salir de la crisis?
–Afortunadamente ya no hay recesión. Tenemos que fijarnos ahora en qué modelos tenemos que seguir. En el japonés creo que no. Es un país que tardó diez años en arrancar y fue muy lento. Nosotros tenemos que hacer un modelo diferente, tiene que ser muy parecido al que están utilizando los americanos ahora. Hay que poner más recursos en disposición de los ciudadanos, más dinero en circulación. Esto los hicieron los americanos. Nosotros hemos puesto unas políticas más austeras y nos están dando poco fritos. Hay que hacer mezclas para que el crecimiento sea más rápido.

–¿Qué hay que hacer a nivel nacional?
–Creo que lo mismo, pero coordinado a nivel europeo. Ya no podemos hacer casi nada que no esté en coordinación con la UE, formamos parte de un mercado único, una moneda única y por lo tanto tenemos que coordinarnos con la UE.

–Antes hablábamos del mundo globalizado. ¿Cree que los altos directivos de las grandes empresas deberían mirar más a la sociedad?
– La respuesta es sí. El 10% de los más ricos su diferencia está siendo cada vez mayor y esto es insostenible. La democracia es un pacto entre la sociedad para conexionarla. Yo seguiré luchando para equilibrar la sociedad.

–¿Por qué las grandes empresas españolas están invirtiendo en Latinoamérica y no en Europa?
–Es donde hay ahora mayor capacidad de desarrollo y de necesidad. Aquí casi todas las inversiones está desarrolladas, la maniobra es más pequeña que en esa zona.

“Habrá unos cambios sociales muy importantes en los países desarrollados”

–Desde mi punto de vista creo que África también podría ser un buen centro de partida para las inversiones. ¿Qué piensa usted?
–Es una buena pregunta. África está pasando ahora por unos momentos muy importantes en su desarrollo, a pesar de los que estamos conociendo con el fenómeno migratorio. África creció en 2013 de media un 4%, que es una cifra muy importante, están encontrando recursos naturales a gran velocidad. Mozambique se va a convertir en unos de los principales proveedores de gas en África. Es un cambio radical, como en Nigeria. Lo más problemático de África creo que puede ser la concentración urbana, esto hay que hacerlo muy bien. Si no se hace bien puede generar pobreza. Ya hay poblaciones muy grandes con Adís Abeba, capital de Etiopía. España debería hacer un servicio en África para explicar este proceso, ya que tiene mucha experiencia en esta materia.

–Usted fue ministro de Educación con Felipe González. ¿Por qué está fallando la educación?
–La educación ha fallado y no ha fallado. Quien ha fallado es la sociedad. En mi mandato la educación obligatoria era hasta los 14 y la extendí hasta los 16 años. Lo que ha pasado desde mi punto de vista es que no se ha adaptado a las transformaciones del mundo, esto no es sólo responsabilidad del sistema educativo, también es de las empresas. En España la densidad de las empresas es muy pequeña y por lo tanto las empresas pequeñas no pueden hacer formación profesional, investigación y desarrollo. Esto es un problema de la sociedad. El ladrillo tuvo también la culpa por la construcción. Hay que coordinar la educación con las necesidades de la sociedad en materias de investigación, empleo, etc…

–Hablemos ahora de usted. Tiene una gran experiencia mundial en muchos sectores: política, economía, estrategias, gobernanzas… ¿A qué se dedica ahora?
–Yo lo que hago es trabajar en el mundo, fundamentalmente. Hay muchos sitios donde mi experiencia es muy útil, principalmente estoy en las grandes universidades y Onegs mundiales para enseñar la geopolítica y geoeconomía.

 

“El poder político mundial se ira moviendo poco a poco hacia el Pacífico”

–¿Qué opinión tiene del Gobierno Rajoy?
–España tiene todavía tres problemas: económico, político y de estructura de Estado y de desconexión con ciudadanos, este es común en todos los países que han tenido y tiene crisis. Esto hay recomponerlo y cambiar los comportamientos de unos y de otros.

–¿Cuándo veremos a los españolitos de a pie la recuperación económica en nuestros bolsillos?
–No se lo podría decir, no estoy en los mandos de poder nacional. Pero si esto sigue así, todavía tardará mucho.

–¿Le gustaría volver a la política nacional?
– No. Tengo la obligación de que lo asuman las generaciones nuevas. Yo ahora trabajo para explicar mis experiencias. Devolver a la sociedad lo que yo he aprendido, que he aprendido mucho. He podido vivir en el mundo.

–¿Extremadura tiene futuro?
–Extremadura tiene mucho potencial. Algunas cosas se ha hecho muy bien. Ahora hay que exportar las cosas bien hechas. Hay que mejorar en alimentación, en turismo, sobre todo con mucha imaginación, no hay secretos.

–¿Qué opinión tiene de José Antonio Monago?
-No le conozco. No he tenido ningún contacto con él. Con los anteriores sí.

–Para finalizar, tiene algo más de contar a nuestros lectores…
– Que somos ciudadanos globales, sin entender esto no conoceremos bien el mundo.

 

Pincha y conoce más…