Ana Belén FERNÁNDEZ CASERO █ Cabeza de lista del PSOE de Cáceres al Congreso de los Diputados

Por Marciano Martín Castellano

Ana Belén Hernández Casero.

— Han pasado seis meses desde la última convocatoria de Elecciones Generales, ¿qué expectativas tienen ahora para estos comicios?
— Nos encontramos en un momento de repetición electoral que no deseábamos. Ganamos con contundencia las elecciones del 28A, pero el bloqueo al que nos han sometido el resto de grupos políticos por un lado, y ese sentido de la responsabilidad en política que nos lleva a anteponer la estabilidad del país y el interés general a cualquier otro, no han dejado otra alternativa que la de tener que volver a las urnas el próximo 10-N. Somos la única opción política que garantiza un gobierno fuerte y estable que pueda afrontar los grandes retos que tenemos por delante con una hoja de ruta clara y un programa de gobierno sólido, demostrado en los meses en los que el Gobierno de España ha sacado adelante grandes medidas que hacen de nuestro país un referente a nivel internacional y un país de justicia social. Hoy nuestra ciudadanía tiene mucha más información que hace unos meses, el PSOE es la opción que elegirá ese electorado responsable que quiere vivir en un país de progreso, que afronte el futuro con la solvencia, estabilidad y cohesión que España necesita.

— En estas Elecciones, la campaña es más corta, ¿qué va hacer para llegar a la ciudadanía de la provincia de Cáceres?
–Nuestro proyecto es compartido y por ello, nuestro trabajo tiene una base sólida en el contacto y participación de la sociedad civil. En estas semanas recorreremos la provincia haciendo lo que mejor sabemos hacer, que es estar al servicio de la ciudadanía, escuchar sus inquietudes y tratar de darles respuestas.

— Entremos en materia, ¿cuáles son las propuestas principales de su programa electoral?
— Nuestras propuestas se estructuran entorno a cuatro grandes ejes que marcan el rumbo de una sociedad moderna, igualitaria, que ha de mirar al futuro en un mundo cada vez más global. Apostamos por la justicia social frente a la desigualdad, teniendo presente que no puede haber justicia social sin justicia fiscal. Estos cuatro ejes enmarcan nuestras propuestas en la generación de empleo estable y de calidad, con el fortalecimiento de nuestro tejido productivo y la garantía de un sistema público de pensiones justo y sostenible; la priorización de la agenda feminista y la lucha contra la desigualdad, así como seguiremos velando por la calidad democrática de nuestras instituciones. En una sociedad avanzada la cohesión social y territorial son elementos fundamentales. España es diversa y plural, cualidades que nos aportan una enorme riqueza que se ve potenciada apostando por la convivencia y el diálogo dentro de la ley, frente a la división. Sólo actuando de forma cohesionada abriremos nuestra ventana a un mundo global en el que hemos comenzado a referenciarnos de nuevo tras años en los que la derecha nos mantuvo desaparecidos del panorama internacional. Este gobierno ha conseguido devolver a España su papel en el mundo, no podemos pensar en afrontar los grandes retos a los que nos enfrentamos sin pensar en multilateralismo. Las fronteras y el aislacionismo son sinónimo de involución y España necesita un gobierno de avances y progreso.

“Los socialistas afrontaremos el futuro con solvencia, estabilidad y cohesión”

— Explíqueme de forma sencilla cuáles fueron las razones que le impidieron Pedro Sánchez formar Gobierno…
— En política nos debemos al interés general. La ciudadanía nos elige para que defendamos sus intereses y les demos estabilidad, ésta es la principal responsabilidad que debemos asumir. Es una obviedad que quien gana unas elecciones ha de liderar la formación de un gobierno, pero no cualquier gobierno, por encima de esto debe estar que ese gobierno sea un gobierno fuerte, estable y cohesionado que esté en condiciones de poder dar respuestas a los desafíos que se nos presentan. En una frase, que hoy nos encontremos ante una repetición electoral obedece a que la responsabilidad con nuestro país no debe sucumbir jamás ante el oportunismo político. El PSOE no quería ir a segundas elecciones después de haberlas ganado rotundamente, pero nuestro compromiso con la sociedad no nos permitía formar un gobierno inestable y débil.

— El PSOE propone un gobierno progresista en España, ¿Cuáles serán los puntos comunes para que otras fuerzas apoyen a Pedro Sánchez en el supuesto de que gane las Elecciones?
— Nos presentamos a estas elecciones con un programa progresista, que hemos mejorado con las aportaciones de la sociedad civil que, a su vez, será partícipe en el asesoramiento, coordinación y seguimiento de su cumplimiento. Estas medidas que marcan nuestra hoja de ruta como un programa de gobierno debieran ser punto de unión de todas las fuerzas progresistas de este país.

— Los españoles empiezan a preocuparse por las nuevas situaciones económicas mundiales que se avecinan, ¿cómo valora las declaraciones de expertos internacionales con respecto de una nueva etapa de recesión?
— Con los datos disponibles hoy día ningún organismo económico especializado nacional o internacional habla de recesión inminente, sino de desaceleración económica global. Como factores que inciden en esta desaceleración están la guerra comercial de EEUU y el riesgo de un Brexit duro, según se materialicen cada uno de estos factores el enfriamiento de la economía será más o menos intenso. No obstante en España crecemos a un ritmo mayor y más equilibrado que en Europa y esto obedece a que nuestro ciclo económico no está agotado porque nosotros salimos de la crisis más tarde que otros países europeos, en parte por las políticas de ajuste del PP que agravaron la crisis y retrasaron la recuperación. Empezamos más tarde por lo que el ciclo en España aún le queda recorrido.

— Para terminar, ¿por qué la ciudadanía de a pie tiene en el PSOE la apuesta más seria para gobernar España?
— Porque desde que accedimos al gobierno hemos demostrado que hay otra forma de hacer política; la que antepone la limpieza a la corrupción, la justicia social a la desigualdad, la convivencia a la división y la crispación. Hemos demostrado que nuestra convicción es anteponer el interés general a cualquier otro y que tenemos un proyecto de gobierno sólido y coherente para afrontar los retos de futuro que se nos presentan. Los españoles y españolas han podido ver en los últimos meses, que la escena política actual solo presenta dos opciones: o un Gobierno progresista, estable y coherente, o el bloqueo. Estoy convencida de que todos y todas estamos de acuerdo en que no podemos permitirnos más tiempo de parálisis.