La consejera Begoña García hace un llamamiento a la unidad ante la inminente reforma de la PAC


La consejera de Agricultura, Desarrollo Rural, Población y Territorio, Begoña García, ha explicado que la Política Agraria Comunitaria (PAC) es el objetivo número 1 para España, una prioridad para Extremadura también y una nueva oportunidad de dotar de herramientas para mejorar la renta de los productores y disminuir la volatilidad de los precios.

Así lo ha asegurado durante su comparecencia en la Asamblea de Extremadura, donde la responsable agraria ha realizado un balance del actual estado del campo extremeño.

“Estamos en un momento de la negociación donde cerrar filas y estar unidos es lo más importante para defender el presupuesto de la Política Agraria Comunitaria y que no haya recortes”, ha detallado la consejera, quien también ha hecho un llamamiento, no solo al sector agrario, sino a toda la sociedad extremeña, que debería unirse en torno a estos objetivos.

Durante su intervención, Begoña García ha resaltado que el sector agroalimentario juega un papel esencial en el desarrollo económico de Extremadura y también en el equilibrio territorial con relación a la lucha contra el despoblamiento.

Tiene además –ha asegurado la consejera– un marcado carácter estratégico al ser proveedor de un producto esencial y tiene que ser una herramienta para abordar los nuevos retos que debemos afrontar: los nuevos hábitos de los consumidores, adaptación a retos energéticos o retos ambientales, entre otros.

La titular de Agricultura ha informado que Extremadura cuenta con 1.423 empresas del sector agroalimentario, con un volumen de ventas cercano a los 2.200 millones de euros, el 40,4 por ciento del total de las ventas del sector manufacturero extremeño.

Como dato positivo, Begoña García ha recordado que Extremadura vendió en 2019 fuera de la región productos por valor de 2.089 millones de euros, una cifra que marca un nuevo récord de exportaciones, toda vez que en 2018 se superó por vez primera la barrera de los 2.000 millones de euros.

Ante la crispación social que vive el sector agrario en los últimos meses, la consejera ha destacado la rápida respuesta del Gobierno central, que ha aprobado un real decreto ley que contempla medidas urgentes para garantizar el nivel de vida, mejorar la posición negociadora y lograr el justo reparto de los costes generales del sector primario a lo largo de la cadena alimentaria.

Por parte de la Junta de Extremadura, ha avanzado Begoña García, se están dando los primeros pasos para la creación de un Observatorio de Precios Autonómico que, al menos con los productos más importantes a nivel regional, pueda ofrecer información de los precios de origen, salida de empresa de transformación y precios al consumidor.

Para la puesta en marcha de este observatorio y su mantenimiento será necesaria la colaboración de productores, almacenistas, transformadores, distribuidores y comercio.

Asimismo, la consejera ha afirmado que la política de la Junta en materia de seguros agrarios es clara y nítida, al subir los fondos autonómicos destinados a los seguros, los porcentajes de subvención, aplicando nuestra subvención al agricultor y ganadero en el mismo momento de formalizar la póliza del seguro, y mejorando de esta manera líneas de seguro para que sean más atractivas y beneficiosas para los agricultores y agricultoras.

“Entendemos que el seguro agrario es una herramienta fundamental para garantizar la renta de nuestros agricultores y ganaderos y la tranquilidad de los mismos”, ha dicho Begoña García. La experiencia de los últimos años, tan castigados por los cambios climáticos y fenómenos meteorológicos, demuestra que nuestra apuesta es acertada, pues ha supuesto que los agricultores afectados hayan podido defender sus explotaciones.