La DGT bajará el próximo 2 de enero los límites de velocidad en toda España.

La Dirección General de Tráfico lanzará y por ley ese día del próximo año el primer paquete de medidas para frenar la siniestralidad.

Según informa la página web “europista.es“, Tráfico rebajará con la entrada del próximo año los límites de velocidad en las carreteras españolas.

 

 

El nuevo director de la DGT, Pere Navarro y el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, anunciaron poco después de sus nombramientos que su objetivo principal en materia de tráfico consistiría en luchar contra el aumento de la siniestralidad castigando más el uso del móvil y rebajando los límites de velocidad, por lo que gracias al nuevo Real Decreto, por el que se modifica el Reglamento General de Circulación, ya se tiene una fecha de entrada en vigor: el próximo 2 de enero.

Ese objetivo dependerá del cierre a tiempo de todos los trámites y su final aprobación en Consejo de Ministros.La primera novedad será, la nueva rebaja en los límites de velocidad, cuyo primer paquete de medidas contempla pasarlo de 100 a 90 km/h en muchas vías secundarias.

En concreto, la rebaja de la velocidad máxima permitida se efectuará en las carreteras convencionales de un único carril por sentido y sin desdoblar, una limitación que ya se aplica en muchos países europeos.

El límite de 90 km/h será para coches y motos, mientras que para autobuses, furgonetas y camiones será de 80 km/h. Sólo en el supuesto de carreteras convencionales que tengan separación física de los sentidos de circulación, este límite se incrementará hasta los 100 km/h para turismos y motos. Y atento, porque circular en estas nuevas carreteras con límite de 90 a 111 km/h o más, supondrá ahora también 2 puntos de carné y 300 euros de multa: las que hasta ahora suponía superar los 121 km/h.

Esta medida supone que hasta 7.000 kilómetros de nuestras carreteras modificarán sus límites de velocidad, una medida que ya llevaba tres años en estudio y que incluso fue contemplada por los antecesores de Pere Navarro en el cargo, María Seguí y Gregorio Serrano.

El objetivo es frenar la siniestralidad en carretera, que ha pasado de 1.680 víctimas en accidente en 2013 a 1.830 en 2017. La DGT considera que con esta iniciativa se podría reducir la cifra en un 10%, ya que las un 75 por ciento de los accidentes mortales se producen en carreteras secundarias.

No es la única medida, ya que Tráfico contempla un anteproyecto de ley donde también propone ya importantes modificaciones en el carné por puntos, con una medida estrella por encima de todas: conducir utilizando el teléfono móvil con la mano supondrá ya nada menos que 6 puntos de infracción, cuando hasta ahora eran tres.

Del mismo modo, no llevar puesto el cinturón de seguridad, el casco o un sistema de retención infantil pasará a contar como 4 puntos, cuando en la actualidad eran tres. Otra nueva medida que se aplicará supone un mayor premio por realizar un curso: si éste es de recuperación de puntos, supondrá ganar 8 en lugar de los hasta ahora 6; mientras que si el curso es de conducción segura se ganarán 2 puntos.

Entre 50 y 100 km/h Según ha informado en las redes sociales la propia Dirección General de Tráfico, para velocidades permitidas hasta los 100 km/h, los radares no saltan hasta que se supera en 7 km/h dicho límite. Es decir, en las carreteras en las que se permite circular a 50, el radar no salta hasta los 58 km/h. Para las vías a 60, el límite entre la multa y la no multa es 68 Km/h. Igual para los 70 (a 78km/h), 80 (88km/h), 90 (98 km/h) y 100 (108 km/h).

Para más de 100km/h Sin embargo, la ecuación varía para las carreteras (normalmente autovías y autopistas) que están limitadas a velocidades superiores a los 100 km/h. En este caso hay que aplicar una regla que consiste en añadir el 7% a lo que indique la señal para fijar los niveles.Para el límite de 110 la velocidad a partir de la cual saltan los radares está fijada en los 117,7 km/h.La velocidad máxima permitida en las autopistas y autovía españolas es de 120 km/h. Los radares dispuestos en estas vías están regulados para que salten exactamente cuando los vehículos sobrepasen los 128,4 km/h.

Tal y como publicó La Voz de Galicia en su día, este reajuste de los radares está vigente desde septiembre del 2014, cuando la Dirección General de Tráfico redujo el margen de gracia de forma considerable y sin previo aviso.