El encuentro se produce en el marco del viaje organizado por Slow Food Extremadura que recorre la región con visitas a numerosos lugares de producción y elaboración de productos agroalimentarios únicos, artesanales y de calidad

Francisco Martín Simón, director general de Turismo de la Junta de Extremadura, con los responsables Slow Food Extremadura, en la ciudad manumental de Trujillo (Cáceres)

El director general de Turismo de la Junta de Extremadura, Francisco Martín Simón, se ha encontrado hoy en Trujillo con el grupo de estudiantes de la Universidad italiana de Ciencias Gastronómicas, en un día dedicado a la puesta en valor de las plantas silvestres como recurso gastronómico.

Con su visita, el director ha querido conocer de primera mano la valoración del desarrollo de este viaje de estudios de una semana de duración y una treintena de actividades a lo largo de catorce pueblos y ciudades extremeñas. El objetivo ha sido también apoyar públicamente el trabajo que la renovada Slow Food Extremadura está llevando a cabo en la región.

Según Francisco Martín “Extremadura es un paisaje gastronómico con productos de calidad y en este sentido el turismo gastronómico debe ser la columna vertebral sobre la que se estructuren las estrategias de promoción turística”. Asimismo, el director de Turismo ha destacado la importancia de apoyar y trabajar en red con todos aquellos pequeños productores que preservan productos gastronómicos tradicionales y singulares, saberes antiguos y el propio territorio.

“La gastronomía sostenible, auténtica y  pausada debe tener lugar destacado en la región, algo que se ha puesto de manifiesto con este viaje que hoy finaliza” ha matizado el director de Turismo

Francisco Martín Simón durante la reunión.

Por su parte, Susana Sancho, presidenta de Slow Food Extremadura, ha valorado muy positivamente las experiencias únicas de intercambio generadas en este viaje que hoy finaliza, y confía en que estos estudiantes de último año de Grado, se conviertan en auténticos embajadores de nuestros productos gastronómicos únicos y contribuyan a posicionar las señas de identidad de la región como destino de turismo Slow.