El alcalde de Béjar, Alejo Riñones Rico, presentó el balance de la temporada de la estación de esquí “Sierra de Béjar-La Covatilla”, calificándola de “regular” debido a “que en cuatro o cinco fines de semana la estación ha estado cerrada o abierta parcialmente” según palabras del alcalde.
A pesar de que la temporada no ha sido del todo buena, no se han sufrido pérdidas, y se ha obtenido un beneficio provisional de 61.654,74 euros.
La estación de esquí cerró la temporada 2016/2017 el día 11 de abril (Martes Santo) con un total de 100 días abiertos y 33.294 forfait vendidos, siendo el número de servicios de los grupos escolares de 9.326.

LOS DATOS
Desglosando más la temporada podemos resaltar los siguientes datos, la temporada comenzó el viernes, 2 de diciembre de 2016 y finalizó el martes 11 de abril de 2017, con un total de 129 días efectivos y 29 días cerrados, matizando que de los días abiertos, 24 fueron sólo con la zona de debutantes, explicó el regidor.
Los ingresos totales en esta temporada han sido 1.484.210,57 euros y los gastos de 1.422.555,83 euros por lo que da un beneficio provisional de la temporada de 61.654,74 euros, que serán invertidos en la propia estación.
El mes con mayores ingresos fue el de febrero, seguido de marzo y enero. La recaudación en venta de forfait fue de 676.530,40 euros, en el alquiler de esquí de 314.423,40 euros, después los siguientes ingresos fueron del restaurante-cafetería con 241.610,73 euros, seguido de la escuela de esquí con 210.665,19 euros, el resto de ingresos se reparten entre los servicios de guardería y tienda, finalizó explicando el alcalde.

GESTIÓN MUNICIPAL
Para el Equipo de Gobierno de Alejo Riñones su principal objetivo es seguir como mínimo hasta final de la legislatura gestionando la estación de esquí Sierra de Béjar – La Covatilla, por den han pasado este año más de 33.000 esquiadores y más de 70.000 turistas, que después se han dispersado por las comarcas del sur de Salamanca y Ávila, y la del Valle del Ambroz.
El impacto económico recibido en las zonas de influencia de la estación de esquí desde que se abrió hace más de una década se cifra en más de 110 millones de euros, que se reparten todos los subsectores del turismo.
A estos datos hay que añadir, según el regidor bejarano, se está trabajando sin subvenciones públicas, lo que hace más difícil la gestión.
Para los próximos años, la alcaldía espera recibir ayudas de la Diputación y de la Junta para ampliar las instalaciones.