La víctima, al denunciar el supuesto uso fraudulento de su tarjeta, puso de manifiesto que habían dejado sin fondos su cuenta, imposibilitando que pudiera hacer frente a los gastos básicos diarios

Efectivos de la Guardia Civil, pertenecientes a la Sección de Patrimonio de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de Cáceres, tras la denuncia de presentada por una mujer mayor, vecina de un pequeño municipio de “Las Hurdes”, en la que manifiesta el uso fraudulento de una tarjeta de crédito, comienzan una serie de investigaciones que finalizan con la detención de una mujer, del círculo íntimo de la víctima, como supuesta autora de un delito de estafa.

 

LOS HECHOS

Personada en dependencias de la Guardia Civil, la vecina de la comarca de las Hurdes, denuncia que cuando se disponía a extraer dinero de su cuenta bancaria para satisfacer las necesidades básicas a las que se enfrenta diariamente, ha podido comprobar que el saldo de su cuenta, se encuentra en números rojos como consecuencia del uso fraudulento de su tarjeta.

Efectivos de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Cáceres inician una serie de investigaciones tendentes al esclarecimiento de la supuesta estafa, comprobando que desde la tarjeta de crédito asociada a la cuenta de la víctima, se habían realizado multitud de operaciones de compra por internet, cuyo gasto había superado los cinco mil euros, en más de un centenar de operaciones.

Realizadas gestiones con diferentes empresas dedicadas a la venta online, así como con varios hoteles de la localidad de Oviedo donde se reservan habitaciones con cargo a la tarjeta de la denunciante, las sospechas de los agentes se centran en círculo íntimo de la víctima, concretamente en la pareja sentimental de su hijo, quién llevaba varios meses en Oviedo, supuestamente en el domicilio paterno.

Las investigaciones revelan que la detenida se había alojado en los establecimientos hoteleros de Asturias con un varón distinto al hijo de la víctima, habiendo dejado durante todos estos meses a su bebé, nacido en el año 2016, al cuidado de la víctima y de su hijo en el domicilio cacereño.

La Guardia Civil ha podido demostrar que la mujer había realizado las compras fraudulentas utilizando la conexión a internet ubicada en el domicilio de la localidad de Oviedo donde residen sus padres. Los envíos eran recogidos en puntos de entregas próximos al domicilio paterno o en las oficinas de las empresas de transporte, a las que previamente avisaba para que no se las entregaran en la vivienda.

La supuesta autora del delito de estafa, detenida el pasado día 19 de enero de 2017, había gastado más de cinco mil euros en adquirir diecisiete teléfonos móviles, dos tablets, un e-book, un portátil, zapatos, flores y prendas de vestir, así como múltiples reservas hoteleras.

Las diligencias han sido puestas a disposición del Juzgado número 3 de Plasencia (Cáceres).