La Guardia Civil intercepta un vehículo en la autovía A-66 con 900 gramos de hachís ocultos en su maletero

  • Sus ocupantes, dos hombres, de 32 y 40 años de edad, han sido detenidos como supuestos autores de un delito de tráfico de drogas
  • Los agentes hallaron una bolsa con varias tabletas de hachís, oculta en el maletero del vehículo

Agentes de la Guardia Civil, pertenecientes al Puesto de Monroy (Cáceres), han procedido a la detención de dos hombres como supuestos autores de un delito de tráfico de drogas, después de interceptar el vehículo en el que viajaban cuando circulaba por la autovía A-66, a la altura del término municipal de Cañaveral (Cáceres), y hallar ocultas en su maletero varias placas de hachís con un peso de 900 gramos.

LOS HECHOS:

La actuación, enmarcada dentro del “Plan contra el tráfico de hachís procedente de Marruecos”, que la Guardia Civil tiene activo en todo el territorio nacional, tuvo lugar el pasado día 4 de enero, cuando una patrulla de Seguridad Ciudadana, perteneciente al Puesto de Monroy (Cáceres), prestaba servicio preventivo de seguridad por la autovía A-66.

A la altura del término municipal de Cañaveral (Cáceres), los agentes observaron un vehículo que, de manera repentina, salió de la vía y que, al percatarse de la proximidad de la Guardia Civil, regresó nuevamente a ella, infundiendo así sospechas a los agentes que, en prevención de hechos delictivos, interceptaron el vehículo.

Tras proceder a la identificación de sus ocupantes, dos hombres de 32 y 40 años de edad, vecinos del municipio onubense de Almonte, y comprobar que a uno de ellos le constaban numerosos antecedentes por variados hechos delictivos, los agentes realizaron un registro más exhaustivo del interior del vehículo que les permitió localizar ocultos, en un habitáculo del maletero, dos paquetes con varias placas de hachís cada uno, los cuales, tras ser pesados, arrojaron unpeso de 900 gramos.

Por estos hechos, los agentes procedieron a la detención de los dos ocupantes del vehículo, como supuestos autores de un delito contra la salud pública por tráfico de drogas, siendo puestos a disposición de la autoridad judicial tras la instrucción de las correspondientes diligencias policiales.