Hervás, a 1 de mayo de 2021.

  • La Guardia Civil ha conseguido identificar a la conductora de un vehículo que, el pasado mes de marzo, provocó un siniestro vial donde resultaron heridas dos personas, una de ellas de carácter grave
  • Tras intentar engañar a los agentes, identificando a otra persona como conductora del vehículo, ha sido investigada como supuesta responsable de los hechos

Plasencia, a 1 de mayo de 2021.

Agentes de la Guardia Civil, pertenecientes al Equipo de Atestados del Destacamento de Tráfico de Plasencia (Cáceres), han identificado a la conductora de un turismo quien, tras sufrir un accidente y salirse de la carretera, dejó a dos personas heridas, una de ellas de carácter grave, habiendo intentado después engañar a los investigadores al identificar a otra persona como conductora del vehículo. Ha sido investigada como supuesta autora de un delito por conducir bajo los efectos de bebidas alcohólicas, otro por no restablecer la Seguridad Vial y un tercero por un delito de lesiones graves.

La Guardia Civil realizando un control de carreteras.

LOS HECHOS

Los hechos que motivaron la actuación tuvieron lugar en la noche del pasado día 28 de marzo, al producirse un siniestro vial en las proximidades de la población cacereña de Cerezo, consistente en una salida de la vía con posterior vuelco resultando, como consecuencia del mismo, heridas dos personas, una de ellas de carácter grave.

La supuesta conductora del accidente trató de engañar a los agentes que se personaron en primer lugar, identificando a otra persona usuaria del vehículo como la conductora del mismo, sin embargo, este hecho no pasó inadvertido para ellos, quienes se dieron cuenta del engaño comunicándoselo a los especialistas en Atestados que han investigado los hechos.

Las investigaciones realizadas han permitido determinar la persona que conducía realmente el vehículo, resultando ser la mujer que había tratado de engañar a los agentes y quien ha sido investigada como supuesta autora de tres delitos, uno por conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas, otro por no restablecer la seguridad de la vía estando obligada a ello y, finalmente, por un delito de lesiones graves.

El Código penal castiga el primero de estos delitos con una pena de prisión de 6 meses a 2 años y la privación de conducir un vehículo a motor de 1 a 6 años, el segundo con una pena de prisión de seis meses a dos años o multa de 12 a 24 meses, además de trabajos en beneficio de la comunidad, y el delito de lesiones con una pena de 3 a 6 meses de prisión y la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores de 1 a 4 años, cada uno de ellos. Tras la instrucción de las diligencias policiales correspondientes, la conductora fue puesta a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción, en funciones de guardia, de Plasencia (Cáceres).