La Guardia Civil, Policía Nacional y Policía Local de varios municipios cacereños detienen a un grupo criminal dedicado al robo con fuerza en la provincia

  • La Colaboración entre las distintas Fuerzas y Cuerpos de Seguridad fue clave para la desarticulación de un grupo extremadamente violento y peligroso, atribuyéndose a uno de los detenidos el delito de homicidio en grado de tentativa, al atropellar intencionadamente a un testigo de uno de los robos, el cuál tuvo que ser evacuado al Hospital de Coria.
  • El grupo criminal, mantuvo en alerta a todas las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad de la provincia durante la madrugada del 28 al 29 de marzo de 2017, alternando robos y huidas temerarias en las que ponían de manifiesto su desprecio hacia la vida ajena

Agentes de la Guardia Civil, tras el dispositivo de búsqueda, localización y detención del grupo criminal organizado que había mantenido en alerta a las Unidades de Seguridad Ciudadana y especialidades de la Guardia Civil de Cáceres, Policía Local de varios Ayuntamientos provinciales y Cuerpo Nacional de Policía, instruyen diligencias por los delitos de robos continuados en varios negocios de pequeños municipios de la provincia cacereña  y detención de cuatro varones de nacionalidad española con residencia en Madrid y Toledo como presuntos autores de los robos, así como de pertenencia a grupo criminal organizado, delitos contra la Seguridad Colectiva por conducción temeraria y homicidio en grado de tentativa.

 

Trazabilidad y cronología de los hechos

Eran las 23:15 horas del día 28, cuando la Central Operativo de Servicios de la Comandancia de la Guardia Civil, recibe el aviso de un supuesto robo con fuerza en las cosas en una empresa cárnica de Malpartida de Plasencia (Cáceres), perpetrado por varios individuos en un vehículo de alta gama negro con un faro delantero fundido.

Quince minutos después, varios testigos manifiestan que cinco personas ataviadas con pasamontañas y apoyados por un vehículo BMW negro, cuando estaban robando en un establecimiento cárnico del pequeño municipio cacereño de El Batán se vieron sorprendidos por los clientes de un establecimiento hostelero próximo, donde uno de los asaltantes, mostrando gran desprecio hacia la vida ajena, de manera premeditada atropella a uno de ellos, para posteriormente volver a la nave y continuar el asalto.

Ante la gravedad de los hechos, la Central Operativa de la Guardia Civil en coordinación con otras Fuerzas de Seguridad inicia protocolo de cierre de provincia con las Unidades de Tráfico y Seguridad Ciudadana, siendo detectado el vehículo a gran velocidad en las inmediaciones de  Coria y posteriormente de Plasencia.

Transcurridas casi dos horas desde el primer robo y tras varias persecuciones estériles, el grupo vuelve a actuar en otra empresa cárnica de Baños de Montemayor (Cáceres), volviendo a verse sorprendidos por testigos y el que hacía labores de vigilancia la emprende a pedradas con ellos, dándose a la fuga a gran velocidad, conduciendo de forma temeraria y haciendo caso omiso a las señales de una patrulla de tráfico que intenta interceptarlo en la autovía A-66.

Buscados por toda la provincia, un nuevo robo alerta a los guardias civiles de su presencia y la perpetración de un robo en una cooperativa de la localidad de Riolobos (Cáceres), siendo perseguidos hasta la localidad de Cáceres, municipio donde se adentran para abandonar el vehículo en las inmediaciones del barrio de Aldea Moret, en la zona conocido como “Cerro de los Pinos”, en cuyo lugar son detenidos dos de ellos por Agentes de la Policía Local de Cáceres, cuando se encontraban aún agazapados y con el pasamontañas puesto.

Otros dos integrantes son interceptados por efectivos de la  Policía Nacional, en las inmediaciones de la estación de autobuses, agazapados en un lateral de un edificio y con la ropa aún mojada y manchada de barro.

Esta actuación pone fin al dispositivo iniciado durante la noche, continuando la investigación para la localización y detención del último integrante de la banda.

 

Gran desprecio por la vida ajena

De los hechos acaecidos durante la noche del 28 al 29 de marzo, la Guardia Civil destaca de sus investigaciones la conducta extremadamente peligrosa, altamente temeraria y el consciente desprecio a la vida ajena mostrado por los detenidos, no dudando en amenazar a los testigos a los que dirigieron frases como: “chivatos, os vamos a matar”; “os metéis para adentro u os meto un taponazo”, tampoco dudaron en emplear la violencia cuando sus palabras no bastaron, y para ello, en el mejor de los casos la emprendieron a pedradas o, como en el caso del Batán, uno de los integrantes que estaba asaltando la nave, no dudo en abandonar el lugar del robo, montarse en el vehículo y arrollar a uno de los testigos, volver al lugar como si nada, diciendo: “una linterna, ya hay uno menos”.

Efectos sustraídos, detenidos y puestos a disposición judicial.

En los establecimientos en los que actuaron durante esa noche, los detenidos consiguieron sustraer más de mil euros en efectivo, así como material cárnico y diversas herramientas, las cuales han sido devueltas a sus propietarios.

El vehículo fue sustraído hace más dos meses en la localidad madrileña de Móstoles, el cual contaba en el momento de su recuperación con el bombín forzado y varias placas de matriculas dobladas que utilizaban para eludir la persecución policial.

Dos de los detenidos residían en municipios de Toledo y los otros dos en Fuenlabrada (Madrid). Todos ellos cuentan con un amplio historial delictivo, bien sea a nivel individual o como grupo criminal, por delitos contra el patrimonio.

Finalizada la instrucción de las diligencias, la Guardia Civil les atribuye la supuesta autoría de los delitos de robo con fuerza en las cosas, homicidio en grado de tentativa, pertenencia a grupo criminal y falsificación de documento publico.

La Guardia Civil continúa con las investigaciones para la identificación, localización y detención del quinto asaltante.

Está prevista la puesta a disposición de las diligencias instruidas  y de los detenidos ante el Juzgado de Instrucción número 03 de Cáceres durante la tarde del día 31 de marzo de 2017.