La Junta de Castilla y León mantiene su apoyo al sector apícola y reivindicará la modificación de la normativa de movimientos de explotaciones y la necesidad de un etiquetado claro

  • Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural seguirá aportando fondos para el Plan Nacional Apícola
  • La Junta colabora con el control y detección de enfermedades de las abejas mediante su propio programa de vigilancia
  • Castilla y León tiene una red de monitorización y vigilancia de avispa asiática que cuenta con 158 trampas distribuidas por toda la Comunidad

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, ha participado en las XXII Jornadas Apícolas de COAG en Salamanca. Carnero ha comprometido “el apoyo de la Consejería al sector apícola. Vamos a seguir destinando fondos al Plan Nacional y estaremos al lado de los apicultores para reclamar al Ministerio la modificación de la normativa de movimientos de explotaciones apícolas”. El consejero también se ha comprometido “a exigir al Ministerio que defienda ante la Comisión Europea un etiquetado claro que identifique el origen de la miel”.

Castilla y León es la Comunidad con mayor número de explotaciones apícolas, con 5.145 lo que representa el 15,7 % del total nacional, genera de media al año más de 40 millones de euros en Castilla y León y da trabajo a unas 5.000 personas. En Salamanca, la apicultura tiene un papel protagonista ya que esta provincia lidera el censo de colmenas al concentrar el 62 % de las existentes en la Comunidad, unas 272.923.

Nuevo Plan Nacional Apícola

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural va a apoyar presupuestariamente el nuevo Plan Nacional Apícola 2020-2022.

En la convocatoria de este año, la Junta ha abonado 1.565.560 euros para 330 solicitudes presentadas. Estas ayudas están cofinanciadas por el Feaga en un 50 %, el Ministerio en un 25 % y el 25 % restante es aportado por la Junta de Castilla y León.

El Plan Nacional Apícola tiene como principales objetivos la mejora de la rentabilidad de las explotaciones, la profesionalización del sector, mantener un adecuado estado sanitario de las colmenas, facilitar el asentamiento y transporte a los apicultores y mejorar la competitividad del sector.

Normativa de movimientos

Desde la Junta de Castilla y León se va a seguir reclamando al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación la modificación de la normativa de movimientos de explotaciones apícolas. El sector demanda esta adaptación que permitiría garantizar jurídicamente cualquier asentamiento de colmenas, bien sean estantes o trashumantes, y asegurar una convivencia entre ambos sistemas de producción.

La modificación del Real Decreto que regula los movimientos es necesaria ya que afecta a varias comunidades autónomas como Castilla y León, Extremadura y Valencia.

Picha y conoce más del «Otoño Mágico».

Origen de la miel

Ante la negativa de la Comisión Europea a incluir en el etiquetado el listado de países de los que procede la miel en orden decreciente en cuanto a su importancia incluyendo el porcentaje de cada uno de ellos, la Consejería ha reclamado al Gobierno central que se mantenga firme en su petición.

Si se eliminan los porcentajes y solo se mantienen los países de procedencia se puede inducir a error al consumidor y se puede penalizar a aquellos productores que apuestan por la miel nacional de calidad.

Apoyo al control y detección de enfermedades

La Consejería mantiene, con recursos propios, un programa piloto de vigilancia de las enfermedades de las abejas. La detección y control temprano de estas enfermedades, especialmente la varroa, es fundamental para que las explotaciones apícolas mantengan un nivel sanitario óptimo y puedan seguir siendo competitivas.

La Junta de Castilla y León, consciente de la importancia de reducir la mortalidad que producen estas enfermedades, pone a disposición del sector una herramienta fundamental para la detección temprana de estas enfermedades. En los últimos cinco años se han destinado a este plan de vigilancia más de 85.000 euros.

Avispa asiática

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural tiene establecida una red de monitorización y vigilancia de avispa asiática que cuenta con 158 trampas distribuidas por toda la Comunidad y que se van moviendo estratégicamente para detectar lo antes posible si hay presencia de esta especie invasora.

El número de trampas ha ido aumentándose anualmente y, por el contrario, el número de capturas se ha reducido en un 40 % pasando de las 1.800 avispas asiáticas recogidas en las trampas en 2018 a las 1.052 capturadas hasta la fecha en 2019.

La Junta está a disposición del sector para, ante la aparición de un ejemplar de avispa asiática, colaborar para modificar las ubicaciones de las trampas y así detectar precozmente su presencia.