La Junta de Extremadura defiende la importancia de Europa en la reconstrucción tras la crisis sanitaria y la vinculación estratégica de la región con Portugal


La vicepresidenta primera y consejera de Hacienda y Administración Pública, Pilar Blanco-Morales, ha defendido el importante papel de Europa en la reconstrucción tras la crisis sanitaria y la vinculación estratégica de la región con Portugal.

Así lo ha puesto de manifiesto en la reunión del Pleno de la Conferencia para Asuntos Relacionados con la Unión Europea (CARUE), celebrada hoy por videoconferencia, presidida por la ministra de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias, en la que además han participado la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, y la ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González Laya.

La titular de Economía del Gobierno de la nación ha traslado a las comunidades autónomas las prioridades de la política económica en el marco de la política europea, un día después de que la Comisión Europea presentase el Marco Financiero Plurianual para 2021-2027, que asciende a 1,1 billones de euros, y el instrumento de recuperación Próxima Generación UE, que permitirá a la Comisión Europea utilizar su sólida calificación crediticia para pedir prestados 750.000 millones de euros en los mercados financieros.

En este ámbito, Pilar Blanco-Morales ha destacado que el Comité Europeo de las Regiones será una de las instituciones de la Unión Europea que contribuirá a la reconstrucción tras la pandemia, proceso que se deberá diseñar y ejecutar entre todos.

La vicepresidenta primera de la Junta se ha referido a la Política de Cohesión como principal herramienta de inversión de la UE, gracias a la cual podremos reforzar nuestro sistema sanitario y mejorar nuestra capacidad de adaptación a nuevos contextos y, sobre todo, paliar las consecuencias económicas y sociales derivadas de la emergencia sanitaria.

Extremadura, según ha mantenido Blanco-Morales, ha agradecido la defensa de los ideales europeos que el reino de España ha realizado desde el comienzo de esta crisis sanitaria que, posteriormente, ha derivado en crisis económica y social.

El Ejecutivo extremeño está convencido de que el actual modelo de cogobernanza, también con las entidades locales, es un ejemplo de que compartir no es solo repartir, y trabajará en el diseño y gestión de las medidas que ayuden a afrontar esta situación.

En este sentido, Pilar Blanco-Morales ha abogado por intensificar la coordinación para la reprogramación de los programas europeos y para la flexibilidad de los gastos que permitan un uso eficiente de los recursos disponibles. Y ha resaltado la diligencia y celeridad con la que el Gobierno de la nación permitió la flexibilidad de los fondos europeos.

Asimismo, ha reclamado que se posibilite que las comunidades autónomas puedan diseñar ya el próximo año de los programas operativos, aunque aún no esté aprobado el nuevo marco.

POSICIÓN TRANSFRONTERIZA DE EXTREMADURA

Por otro lado, la ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación ha explicado la situación de las negociaciones con el Reino Unido por el Brexit, que encara su cuarta ronda de negociaciones, y de la previsión de la apertura de las fronteras del espacio europeo, que no se realizará hasta el 1 de julio, una vez que todos los territorios españoles hayan pasado a la denominada nueva normalidad.

La vicepresidenta primera de la Junta ha resaltado la especial vinculación de Extremadura con Portugal y la importancia estratégica de la región, una postura que ya trasladó el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, al presidente del Gobierno en la primera Conferencia de Presidentes una vez iniciada la crisis sanitaria.